El hombre que vive para la Difusión Musical

Se llama Antonio Moral, es de Puebla de Almenara (Cuenca), tiene 57 años y la mayoría de ellos los ha dedicado a la música, a la difusión de la música en un país donde la música, al contrario de lo que ocurre en cualquier nación europea, es la gran desconocida y la asignatura olvidada en Educación.

En su campo, Moral ha hecho de todo. Ha fundado revistas de difusión como la prestigiosa ‘Scherzo’; ha hecho crítica musical en el desaparecido y prestigioso diario El Independiente; ha organizado conciertos de tal complejidad que nadie se hubiese atrevido; se hizo cargo, en su momento, de lo que fue el Festival Mozart en Madrid; ha sido director de la prestigiosa Semana Religiosa de Cuenca y, sobre todo, ha sido director artístico del Teatro Real de Madrid en su época de mayor esplendor, desde 2005 hasta 2010. Cinco años en los que se alcanzaron todos los récords: en cuanto a números de espectáculos, número de estrenos, número de espectadores y número de abonados.

Desde 2010, Antonio Moral es director del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM), organismo dependiente del INAEM del Ministerio de Educación, que gestiona artísticamente el Auditorio Nacional de Música y el Auditorio 400 del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. El CNDM, un auténtico éxito de difusión musical y de participación –puede decirse que hasta popular (@cndm )–, es el resultado de la fusión en un único centro de los antiguos centros para la Difusión de la Música Contemporánea (CDMC), de las Artes Escénicas y las Músicas Históricas de la ciudad de León y la dirección artística del Auditorio Nacional de Música de Madrid.

En estos siete años, el CNDM se ha convertido en la referencia musical de todo tipo en nuestro país, desde el barroco a la música más de nuestro tiempo, pasando por el jazz, las músicas de fusión, la ópera, el flamenco, la recuperación musical del patrimonio español, la educación musical, la estancia como residentes de grandes compositores e intérpretes ….Toda una gama de actividades que se resuelve sorprendentemente con un presupuesto mínimo con el que el competente equipo de Antonio, pequeño pero ilusionado, hace verdaderos milagros. Como por ejemplo, esta temporada que, con un presupuesto de algo más de dos millones de euros, se realizarán 330 actividades en 13 comunidades autónomas, 28 ciudades españolas y 10 extranjeras.

El programa de esta temporada no sólo es un lujo, sino un dechado de imaginación y de talento, algo a lo que este país no está acostumbrado. Hay por ejemplo un ‘Proyecto Europa’, que es un peregrinaje musical en la Europa de Carlos V con el conjunto Musica Ficta como protagonista, y un recorrido que les llevará desde la Iglesia de Los Jerónimos en Madrid a Lyon (Francia); Bruselas (Bélgica); Luxemburgo; Frankfurt (Alemania) y Milán (Italia) siguiendo el camino de Flandes, que es algo único.

Pero es que además se programan dos grandes ciclos dedicados al gran compositor italiano Claudio Monteverdi (#Monteverdi4.5.0, para conmemorar el 450 aniversario de su nacimiento) y al vienés Franz Schubert, centrado sobre todo en su  producción liederística. Por otra parte, se recuperarán 25 obras inéditas del patrimonio musical español y se estrenarán 75 nuevas partituras, 46 por encargo del CNDM; un récord absoluto en la historia del Centro, que desde 2011 ya ha estrenado 207 obras con 119 encargos.

Y todo eso con un presupuesto para 2017 de 2,4 millones, con una previsión de ingresos de 1,1 millones. La temporada pasada con el mismo presupuesto, el Centro gastó 2,21 millones de euros e ingresó 1,01 millones, lo que supone el 45,7% de financiación propia. Un verdadero milagro…..teniendo en cuenta que el 40% de la programación es gratuita.