Presupuestos: Rajoy refuerza su poder hasta 2019

El Presidente del Gobierno que todavía parece no haberse repuesto de la decisión de  la Sala de lo Penal la Audiencia Nacional de que tendrá que declarar en persona en Julio, como testigo en la primera parte del juicio “Gürtel,” (“esa situación”, dijo, sin querer pronunciar la maldita palabra que le ha venido persiguiendo, prácticamente desde el inicio de su primer mandato), ha recibido este Miércoles la primera gran alegría de su segundo mandato: la aprobación de los Presupuestos Generarles del Estado para este año. Aunque quizás por su disgusto del día de ayer, se equivocó, sin consecuencias, votando No a una enmienda de Nueva Canarias ya pactada, cuando debía haber votado afirmativamente.

Con retrasos, con una oposición casi generalizada a la aprobación de las cuentas públicas, y con una verdadera batalla de parte de la oposición para interrumpir su mandato, el Presidente del Gobierno ha conseguido lo que parecía imposible: conseguir la mayoría absoluta de los diputados, con lo que tiene, en principio, el camino despejado, hasta 2019 para convocar unas nuevas elecciones generales a las que se presentará como candidato.

Dentro de pocos días, y antes de las vacaciones de verano, comenzará a discutirse el Techo de Gasto para los Presupuestos de 2018, un Techo de Gasto que el Ministerio de Hacienda ya tiene prácticamente terminado y que permitirá ganar,  también 2018, elaborando  unos nuevos Presupuestos que seguirán contando con los votos del PP, PNV, Coalición Canaria  y Nueva Canaria: otra vez los 176 votos necesarios a menos que se complique la situación política.  En caso de que entonces no  se llegase a un acuerdo, tiene la posibilidad de prorrogar los Presupuestos de ese año con lo que nos plantearíamos en un posible año electoral de dentro de casi veintiocho meses.

Plazo más que suficiente como para que el PSOE, haya cerrado sus heridas provocadas por la peor crisis que ha sufrido desde la modernización del partido en Suresnes  en 1974. Es el tiempo que va a necesitar el nuevo secretario general del partido  Pedro Sánchez, para reordenar el partido,  hacer los cambios imprescindibles para la tan anunciada renovación ideológica que necesita la socialdemocracia española, y para recomponer una alternativa política capaz de presentar batalla para ganarle al Partido Popular.

Ganar al PP y evitar, sobre todo,  no ser absorbido por Podemos que acaba de enseñar sus cartas  con un nuevo argumentario que titula, con cierto sentido del humor, “Éramos pocos, y llegó Pedro Sanchez”. Podemos  en ese nuevo argumentarlo, insta a los  dirigentes del partido morado,  a mantener la tensión sobre el PSOE y  a no dar “ni un segundo de descanso” a su líder, lo que significa que cada vez será más difícil la colaboración entre los dos como, con la boca pequeña, predica Pablo  Iglesias, ocultando que su verdadera estrategia sigue siendo el “sorpasso”.

En la sesión maratoniana de este miércoles, en la que han  tenido que asistir incluso los enfermos para no perder ningún voto, (la diputada de Coalición Canaria Ana Orama, a pesar de la muerte de su padre esta madrugada, ha estado al pie del cañón, sabiendo que su voto era decisivo) se han superado todas las votaciones, se han añadido nuevas enmiendas  y el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) ha recibido el visto bueno de la Cámara. Ahora, pasará al Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta, para continuar su tramitación… Esta tarde-noche, aun sin recuperar del golpe de la Audiencia Nacional que Rajoy creía tener controlado, superaba la primera, gran prueba este segundo mandato.