1 Octubre, día de raíces franquistas, Referéndum catalán

La Generalitat pretende celebrar el Referéndum de independencia el Domingo 1 de Octubre, según fuentes cercanas a quienes se reunirán este Lunes con el presidente Puigdemont y con los principales dirigentes del Govern, después de que la Asamblea Nacional de Catalunya (ANC), Ómnium Cultural  y la Asociación de Municipios para la Independencia (AMI), exigieran este fin de semana al Ejecutivo catalán que pusiera fecha y pregunta a la consulta.

La fecha más probable del Referéndum, según esas fuentes,  sería el 1 de Octubre con lo que tendría  que convocarse, según establece la Ley Electoral, 54 días antes, es decir en plenas vacaciones de verano, el martes 8 de Agosto. A menos que la Generalitat decida suspender las vacaciones de todos los funcionarios, teniendo en cuenta, de acuerdo con otra salida que no se descarta definitivamente, que  habría que estar preparado para un supuesto plan B, que consistiría en una Declaración Unilateral de Independencia ((DUI) el 11 de Septiembre, día de  Cataluña, seguida de unas Elecciones Autonómicas Constituyentes. Como dato curioso hay que recordar que el 1 de Octubre ha tenido durante años un ligero sabor a fiesta franquista,  ya que ese día de 1936 en Burgos, Francisco Franco,  fue nombrado Jefe del Estado por las tropas sublevadas contra el Gobierno  legítimo de España. Ese día durante cuarenta años se celebró el día del Caudillo.

Pero por ahora ese Plan B no se quiere que vea la luz,  porque la apuesta es Sí o  Sí celebrar el Referéndum,  a pesar de que cada día es más difícil superar todos los inconvenientes, los legales y los técnicos,  desde la elaboración de las papeletas y urnas, hasta el sistema informático de control de las votaciones aparte de las reacccio9nes del Tribunal Constitucional. Da la impresión que una vez subidos al tren, Puigdemont y su gobierno no tiene la mínima intención de parar ese tren ni apearse, momentáneamente,  en ninguna estación. La salida que les ha dado el Presidente del Gobierno ofreciéndoles, que discutan la situación en el Congreso de los Diputados, no quieren ni oírla.

Oferta a la que se ha sumado, con entusiasmo, el Círculo de Economía Catalán, alarmado de hasta dónde ha llegado el tren  y la velocidad que ha tomado. Ese  tren que no conduce a ninguna parte,  y el propio Pablo  Iglesias (según él  las tesis independentistas, contaría con un tercio de apoyo, de los Diputados) y que no quieren oír hablar. Quieren simplemente negociar con el Presidente del Gobierno español. Algo que dada la situación, está fuera de la realidad. A estas alturas, no parece posible, un pacto Rajoy-Puigdemont para la celebración de un Referéndum de independencia de una parte del territorio nacional…

Al margen de esta imposible salida,  y de que una amplia mayoría de españoles, el 77%, considera que el Gobierno de Mariano Rajoy no ha gestionado de forma adecuada la crisis territorial con Cataluña (el 96% entre los ciudadanos catalanes), según una encuesta de Metroscopia, hay que decir que ha  ido creciendo la sensación de que la salida del Referéndum es una salida imposible. Según los encuestados por Metroscopia, para el periódico El País, las posibilidades de que prospere el plan de los secesionistas para lograr la independencia de Cataluña son muy pocas. El 85% de los españoles estima que ese momento tiene muy pocas probabilidades de que llegue o, directamente, creen que no se producirá nunca. Solo un 12% considera que se trata de un riesgo real. Trasladado a Cataluña, también son mayoría quienes opinan que los planes de ruptura de la Generalitat no van a cumplirse (un 62%), por un 34% que piensa que ese momento todavía es posible.

Con este ambiente, es con el que se reúne este Lunes por la tarde, la Cumbre con los partidos y asociaciones partidarios de la consulta  para fijar fecha y pregunta del Referéndum (algo que no anunciarán de inmediato, sino que esperarán a una o dos semanas) y para debatir la respuesta del Presidente español a la propuesta catalana. Como si no supiesen de antemano cuál iba a ser esa respuesta.