Las primarias socialistas, Pedro Sánchez y el “Conde de Montecristo”

Este fin de semana comienza la cuenta atrás para unas “primarias” socialistas decisivas en las que se elige entre la militancia al secretario general del partido que, probablemente, será el candidato a las próximas elecciones generales que tendrán que convocar el actual presidente del Gobierno Mariano Rajoy, según su conveniencia política y, sobre todo, según sea el candidato que salga elegido como responsable del, hasta ahora, principal partido de la oposición.

Por si quedara alguna duda del juego de cada uno de los tres candidatos (Sánchez, Díaz y López), el debate del pasado lunes en el que una gran mayoría de medios, dieron por ganador a Pedro Sánchez (aunque, en realidad, este cronista, que cree que el que se impondrá este domingo en esas primarias, será, con bastante probabilidad, Pedro Sánchez, dio por ganador al tercero en discordia Patxi López ver republica.com “Debate PSOE: Victoria a los puntos de Patxi Lopez”), proporcionó datos suficientes como para pensar que las dos principales posiciones, la de Sánchez y la de Díaz, son prácticamente incompatibles e irreconciliables por lo que poco se puede coser, y, no digamos si, además, hay que intentar bordar.

Sanchez sigue en el “No es No”, aunque, en estos últimos días, ha suavizado su lenguaje, más por táctica que por convencimiento, y, más por los mensajes alarmistas que llegan de los poderes económicos sobre un posible triunfo de su candidatura que por una repentina moderación. Mientras que por su parte Díaz, no ha conseguido articular un relato para colocar entre la militancia, desplazando el victimismo de su principal oponente, y sobre todo, no ha podido desprenderse del relato de que ella ha sido la principal causante de la caída de Sánchez, como secretario general del partido, en un Comité Federal en el que su contrincante tuvo que dimitir al quedarse sólo y sin apoyos.

El relato de Sanchez, con algunos elementos que no responden a la realidad, ha calado, Y ha calado, incluso, en la gran prensa internacional que está siguiendo estas primarias socialistas con interés, pero con mucho menos interés ( lo que no deja de sorprender) que el debate sobre el traslado de los restos del General Franco fuera del Valle de los Caídos. Por ejemplo, Il Fatto Quotidiano, uno de los periódicos más originales italianos, presenta a Pedro Sanchez como el “Conde de Montecristo” que pretende vengarse de los socialistas que lo traicionaron  y que, además, sorprendentemente, aparece como favorito contra el aparato del PSOE que, a pesar de la grave crisis interna que está viviendo “es uno de los partidos socialistas de Europa que, todavía, tiene un futuro electoral, siempre a la par que Podemos”.

La mayoría de los medios insisten en que si en esas primarias Sanchez recupera la secretaria general del partido, pedirá la dimisión de Rajoy, uno de sus temas estrellas que este jueves ha completado el candidato, en una entrevista en la Cadena Ser, anunciando que si efectivamente sale elegido lo primero que hará será promover una moción de censura contra Rajoy. No ha aclarado si está hablando de una moción de censura liderada por el PSOE, algo difícil porque en las actuales circunstancias no controla el grupo parlamentario, o firme un pacto con Podemos que lleva anunciada esa censura desde hace semanas y ha sido ratificada por la militancia del partido morado. Algo que parece imposible por su posterior aclaración.

En este sentido se ha mostrado convencido de que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, anunció la moción de censura “para meter el dedo en el ojo al PSOE”, aunque ha subrayado que la manifestación del próximo sábado convocada por la formación morada no tendrá ningún efecto en el comportamiento de los militantes socialistas el domingo.