Catalá, Maza, Moix: El culebrón de la Justicia

El culebrón protagonizado desde hace semanas por el Ministro de Justicia Rafael Catalá, el fiscal general del Estado José Manuel Maza y el fiscal anticorrupción Manuel Moix , ha vuelto de nuevo a la  actualidad en medio de un  verderón alud de informaciones  sobre la “Operación Lezo” y la “Operación Púnica”, dos casos que todos quieren tener controlados,  hasta el punto que uno de los fiscales, el polémico  Moix, ha manifestado que quiere estar al tanto de lo que está investigando tanto la UDEF (Unidad de Delincuencia económica y Fiscal) , dependiente de la Policía Nacional,  como la UCO ( Unidad Central Operativa)  de la Guardia Civil.

El culebrón que ha  tenido varios capítulos, entre ellos en Murcia,  en  donde se produjo uno de sus primeros  escándalos con toda una operación a favor del Presidente  de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez, en lo que pareció una clara intervención del Ministro  de Justicia Catalá, y de los polémicos fiscales, lo que provocó unas indignadas declaraciones del fiscal encargado del caso, el fiscal superior de Murcia, Manuel López Bernal, relevado de su puesto. Según él  ha sufrido “intimidaciones en su lucha contra la corrupción, intimidaciones que también afectan a varios de sus colegas. López Bernal añadía que se siente “desprotegido” ante estas intimidaciones. El comportamiento del Ministro y de los Fiscale ha llegado hasta el Parlamento donde tanto el Ministro, como el Fiscal general del Estado señor Maza, han tenido que comparecer, ante lo que se está presentando como una cara injerencia, coincidiendo con los casos de corrupción, especialmente los de Madrid.

El último, protagonizado por el ex Presidente de la Comunidad, Ignacio González, ha superado todas las previsiones. El que los acusados, actualmente en prisión, estuviesen al tanto de lo que investigaba la Guardia Civil (el juez Eloy Velasco nunca quiso que interviniera la UDEF) ;  la utilización de numerosos contactos claves para poner trabas a los procesos y, sobre todo, el hecho insólito de que el Fiscal anticorrupción para este escandaloso caso, fuese el que quería Ignacio González, el señor Moix, que ya estuvo de fiscal anticorrupción en Madrid y que si hubiera hecho algunas de las diligencias  encomendadas, especialmente en el tema del espionaje dentro de la propia Comunidad, que estuvo en sus manos y archivó, hubiera descubierto parte del enorme saqueo que ha sido la Comunidad madrileña,  durante la etapa de Esperanza Aguirre e Ignacio González, junto con el ínclito Francisco Granados.

El culebrón, ha vuelto al escenario del Parlamento dónde la totalidad de la Cámara por abrumadora mayoría y con la sola negativa de los Populares, ha forzado la reprobación del Ministro de Justicia ( es la primera vez que eso ocurre en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo con un Ministro en  activo)  y la petición de renuncia del fiscal general del Estado y del Fiscal anticorrupcion.  Los  afectados no le han dado mayor importancia  a la decisión no sólo porque ya  habían anunciado previamente que no pensaban  dimitir, sino porque contaban con el apoyo del Presidente del Gobierno Mariano Rajoy.

Según la resolución presentada por el PSOE,  la reprobación de Catalá se ha producido  por las  “reiteradas injerencias del ministro de Justicia para obstaculizar la acción de la Justicia en las causas judiciales por delitos relacionados con la corrupción en las que resultan investigados cargos públicos y otros miembros del PP, los nombramientos promovidos por el ministerio fiscal para favorecer los intereses de los investigados en estas causas, las maniobras que se han acreditado en el seno del Ministerio Público dirigidas a obstaculizar la actuación de los propios fiscales encargados de las mismas y las graves consecuencias que estas inaceptables actuaciones suponen para el funcionamiento de la Justicia y el estado de derecho”.

A Catalá la oposición le imputa responsabilidad directa es los nombramiento del fiscal general y del fiscal anticorrupción, “injerencia en estas causas judiciales y actuaciones que menoscaban la confianza de los ciudadanos en el ministerio Fiscal y dificultan el trabajo de los miembros de esta institución que luchan cada día contra la corrupción”. A  Maza se le imputa “incumplimiento grave y reiterado de sus funciones” y se insta al Gobierno a destituirle igual que al polémico Moix  que se llevo por delante a la anterior Fiscal del Estado Consuelo Madrigal por negarse a colocarla al frente de la Fiscalía Anticorrupción como quería Ignacio González…