Horas antes del debate, Pedro Sánchez aparece como ganador

Dentro de una gran expectación, no exenta de tensión, especialmente entre el exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y la mediación de Patxi López para tender puentes entre los dos, se prepara este fin de semana el debate entre los tres candidatos a las primarias a la Secretaría general del Partido Socialista, debate que se celebrará este próximo lunes 15 de mayo en Madrid, en la sede central del partido en la calle Ferraz.

A pocas horas de lo que se presenta como “el gran debate”, en el que se encontrarán cara a cara Sánchez y Díaz, que no se ven desde el tormentoso Comité Federal del partido del 1 de octubre, en el que Pedro Sánchez se vio obligado a presentar su dimisión como secretario general del partido en un espectáculo impropio de un partido político como el PSOE, Sánchez, el candidato que ha hecho toda su campaña explotando su imagen de izquierdas como si realmente fuese el ‘Corbyn español’, ha introducido notables cambios en su programa.

Esos cambios serían el resumen de más de 90.000 propuestas formuladas por militantes y simpatizantes socialistas, a los largo de los dos últimos meses que ahora han sido incorporados al documento final que lleva por título ‘Hacia una nueva socialdemocracia’.

En vísperas del esperado debate, las encuestas, especialmente la publicada este domingo de Sigma dos para El Mundo, aseguran que Sánchez tiene bastantes posibilidades de recuperar la secretaria general del PSOE, hasta el punto que el 52% de los votantes socialistas prefieren a Pedro Sánchez frente al 27% que respalda a Susana Díaz y el 14% a Patxi López. A pesar de sus dos derrotas electorales, la encuesta asegura que el mejor candidato de los tres sería Sánchez, que haría subir casi seis puntos al PSOE en unos futuros comicios, En unas nuevas elecciones generales se produciría una bajada del PP, que pierde dos puntos por el ‘escándalo Lezo’ y hay una recuperación del PSOE y Ciudadanos, sin que Unidos Podemos obtenga los buenos resultados que se esperaban con la incorporación de Izquierda Unida.

De cara al debate de este lunes, Pedro Sánchez, que ha insistido hasta la saciedad que él era el candidato de la militancia y, sobre todo, el que representaba la izquierda del partido, ha querido rectificar dos temas que sabía que iban a salir a relucir en el debate a tres que será seguido no sólo por quienes votan al PSOE sino por el ciudadanos en general que ha seguido preocupado el enfrentamiento dentro de las filas socialistas que amenazan con la destrucción del partido, en unos momentos en que la socialdemocracia está en crisis y los partidos socialistas en retirada, ante el avance de los populismos que están cambiando el mapa político europeo.

Sánchez que, en cierto modo, ha tenido la tentación de acercarse a esos populismos anunciando una alianza, o pacto con Podemos, ha venido abogando por poner en marcha una “alianza de progreso” con “todas las fuerzas” que coincidan con el PSOE en la necesidad de desarrollar una “democracia avanzada en lo político y en lo económico”. Una alianza para hacer frente al “capitalismo neoliberal” del PP. Ahora, ese párrafo ha desaparecido por completo de la reformulada oferta, que ha sido corregida y aumentada.

“Estábamos hartos de que nos dijeran que nos hemos podemizado; nosotros somos la fuerza socialdemócrata de la izquierda”, defiende uno de los redactores del  nuevo programa, en el que ha tenido un papel importante un antiguo hombre de Alfonso Guerra, José Felix Tezanos. “Nuestro objetivo –es el párrafo que ha sido añadido al original que fue presentado en el Circulo Bellas Artes de Madrid en febrero- es que el PSOE vuelva a ser la primera fuerza política en nuestro país, pues estamos convencidos que solamente el liderazgo político del PSOE ahora puede situar a los españoles en la senda de la justicia social, la estabilidad y la prosperidad”.

Su otro talón de Aquiles, relacionado con el concepto de nación que se acercaba mucho a lo que vienen defendiendo los nacionalistas, también ha sido matizado. El equipo de Sánchez mantiene su apuesta por que la Constitución reconozca “el carácter plurinacional del Estado apuntado en el artículo 2” de la Carta Magna. Pero añade un nuevo punto en el documento ampliado que asegura que los constituyentes fueron conscientes de “la plurinacionalidad cultural de España”. La tesis defendida por Pedro Sánchez afirma ahora que “España es una nación soberana donde caben naciones culturales como Cataluña y el País Vasco, que no son soberanas”. En su opinión, no es necesario cambiar el artículo 2 de la Constitución.