Reivindicación de Cristina Cifuentes

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid desde hace 22 meses, acaba de cerrar una negra etapa en el Partido Popular madrileño, con una despedida generosa de Esperanza Aguirre, (que durante una larga etapa le hizo la vida imposible), después de verse obligada a dimitir de todos sus cargos, tras el ingreso en prisión de su principal colaborador y hombre de confianza, Ignacio González, exvicepresidente, presidente y máximo responsable del Canal Isabel II, donde se ha descubierto toda una trama de corrupción en la que pueden estar implicadas casi un centenar de personas.

En una reunión con el Comité Ejecutivo del partido, la nueva Presidenta de la Comunidad madrileña, denunciante de ciertas anormalidades en el Canal que han desembocado en el descubrimiento de uno de los mayores escándalos de corrupción, anunció la apertura de una nueva etapa en el Partido Popular madrileño, caracterizada por la tolerancia cero con la corrupción. Algo que muchos han repetido pero que ella lo ha demostrado con una actuación inédita en ningún otro partido. El Comité Ejecutivo, es el máximo órgano de gobierno y administración del PP, y forman parte de él más de cien responsables del partido, entre ellos los secretarios ejecutivos, diputados regionales y nacionales, senadores por Madrid, alcaldes de grandes municipios, así como los portavoces de la Asamblea De la Comunidad y en el Ayuntamiento de Madrid.

“Consternada por lo que ha ocurrido creo que estamos obligados -por convicción- a pronunciarnos con claridad y contundencia. Debemos ser coherentes con la política que siempre hemos defendido de tolerancia cero frente a la corrupción”. Ese es el mensaje que ha dejado ante sus compañeros de partido, algunos de los cuales, asustados de lo que está pasando, se han dejado seducir por esa política de que se debía haber seguido tapando todo. De ahí, la reivindicación de Cristina Cifuentes, de su actitud firme y de su decisión de presentar ante la Fiscalía datos fehacientes de la venta de una empresa en Brasil por la que se había pagado cuatro veces más de lo que realmente valía, sin que se supiese dónde fue a parar ese sobreprecio. Algo que ha servido para poner de manifiesto el gran saqueo que se ha producido en la Comunidad madrileña.

El PP, su dirección y todos sus militantes, pueden sentirse orgullosos de Cristina Cifuentes y del paso que ha dado, un paso que en su momento, debieron dar otros, que prefirieron mirar por otro lado, para no crearse problemas, y sobre todo, para no molestar a los de arriba. Frente a los que en voz baja empiezan a decir que Cifuentes ha ido demasiado lejos, como si esto fuese la mafia y existiese la obligación de guardar silencio según la ley de la “Omertá”, este cronista no tiene más remedio que citar al vicesecretario de Acción Sectorial del PP, Javier Maroto,

Maroto, recién llegado a la dirección del partido, no ha tenido reparos en dar la cara y declarar que se siente avergonzado por casos como el del Canal de Isabel II, pero a la vez, orgulloso de personas que como, la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, lo han denunciado y ha puesto en práctica la “tolerancia cero” frente a la corrupción. “Gracias a que existe una mujer como Cristina Cifuentes que ha dicho ‘hasta aquí hemos llegado’, afortunadamente hay muchos valientes como Cifuentes en el PP, eso es fundamental. Eso mismo está esperando de otros dirigentes miles y miles de militantes que trabajan para el partido, sin ningún tipo de compensación y que hoy se sienten reconfortados por la actitud de la Presidenta madrileña.