Macron ¿es realmente el Albert Rivera francés?

Hace poco más de un mes este cronista (Ver Republica.com “Un aliado de Albert Rivera puede ganar las elecciones en Francia”), anunciaba que Emmanuel Macron, aliado y simpatizante del dirigente español de Ciudadanos, Albert Rivera, de quien había recibido promesas de ayuda, sobre todo en su lucha en defensa del euro y de la Unión Europea, era el único que podía afrentarse claramente con Marine Le Pen, la dirigente ultraderechista del Frente Nacional, y también el que tenía más posibilidades, si lograba pasar a la segunda vuelta, de ser el futuro Presidente de Francia, el próximo 7 de Mayo. Al margen de la polémica que ha provocado Javier Nart, sobre una reunión inexistente entre los dos políticos, el francés y el español, en París, la realidad es que hay muchos puntos de coincidencia entre ellos, según se ha encargado de destacar la prensa francesa que, en general, ha recibido el triunfo de Macron el pasado domingo, con un cierto respiro por su importante triunfo.

Macron no sólo ha conseguido pasar a la segunda vuelta, sino que ha vencido en la primera vuelta de este domingo, a Marine Le Pen, arrebatándole el primer puesto, algo que hace sólo unos meses, según las encuestas, parecía prácticamente imposible. Con un 24% de los votos el social-liberal que fue ministro de Economía de Hollande y que saltó a tiempo del barco socialista, para montar su propia plataforma política “En marcha”, le saca casi tres puntos a la dirigente de la extrema derecha, algo que, para ella, tan segura del triunfo, no deja de ser una pequeña derrota, aunque haya sido presentada como un gran triunfo. El republicano Fillon, ha obtenido el 20% de los votos, algo que no creían ni sus partidarios, y se ha colocado al mismo nivel que el líder del Frente de Izquierda Jean-Luc Mélenchon. El dirigente socialista Benoit Hamon, con apenas un 6,4% del voto, ha llevado a su partido a la insignificancia, y a su práctica desaparición.

Si la diferencia este domingo ha sido de casi tres puntos, los estudios demoscópicos de hoy, auguran que, en la segunda vuelta del 7 de Mayo, Macron, el “niño prodigio” de la política francesa, le puede sacar a la ultraderechista Le Pen, entre 16 y 18 puntos. Ya han pedido para él el voto, Fillon y Hamon y sólo el astuto Mélenchon no ha querido comprometerse y ha anunciado que lo someterá a votación en el partido aunque solo se maneja el voto en blanco, la abstención, o el voto a Macron. Mélenchon, hay que decir que tiene muchos puntos de coincidencia programáticas con Le Pen, especialmente por su oposición al euro, y en general a la Unión Europea, de la que hay que salir, según insiste una y otra vez, para preocupación de Bruselas, que ha recibido con alivio la victoria de Macron, en una jornada en la que se temía el triunfo de la extrema derecha de Le Pen y, la extrema izquierda de Mélenchon, los dos grandes enemigos de Europa.

La portavoz del presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker, no ha podido ocultar su alegría por el triunfo de Macron y le ha deseado lo mejor en la cita de Mayo, una posición que ha apoyado Bruselas que ha pedido claramente el voto para el europeísta Macron. Esas reacciones dan idea de que se espera lo mejor de Macron, a pesar de que es el primer candidato a la Presidencia de la República que no tiene un partido, sino un movimiento (“En Marcha”) y que ha sido presentado por la prensa internacional, especialmente por el prestigioso Le Monde, como un nuevo Albert Rivera, “un Albert Rivera francés”.

Un personaje, este Macron fascinante, que ha estudiado Filosofía, que escribe poesía, que ha sido un niño mimado por el poder económico ya que ha trabajado en la Banca Rothschild y en la Banca de inversión, que ha pasado por la elitista ENA (Escuela Nacional de Administración), por donde han pasado desde Giscard hasta Hollande y muchos de los que han sido Presidente de la República. Casado con su antigua profesora de francés, veinte años mayor que él, y enamorado de ella desde que tenía 16 años, no tiene hijos aunque realmente sus hijos son los nietos de los tres hijos del primer matrimonio de su esposa, con los que suele jugar los fines de semana. Este aspecto de su vida privada ha ocupado páginas y páginas, de las revistas del corazón que han destacado sus relaciones sentimentales con un alto directivo de la Televisión pública francesa.

“Nos reconocemos mutuamente nuestro papel en el Sur de Europa”, decía en el mes de Marzo Albert Rivera, líder de Ciudadanos, en una entrevista que concedía en el Congreso de los Diputados a la agencia norteamericana Bloomberg. “Estamos dispuestos a cooperar, ayudar, respaldar y todo cuanto sea necesario desde un punto de vista político. No sólo Francia está en juego, también lo está Europa. Macron y su partido apoyan la mayor parte de lo que representan los demócratas liberales” dice Rivera, cuyo partido Ciudadanos forma parte de la Alianza de Liberales y Demócratas de Europa, tercer grupo del Parlamento Europeo. “Nos encantaría tener a Macron como compañero en el grupo”.