Carmen Chacón, la primera mujer que pudo ser Presidenta de España

A primeras horas de la mañana de este lunes se ha realizado la autopsia de Carmen Chacón, fallecida en la noche del sábado de un infarto de miocardio. Sus restos han sido trasladados a la sede del PSOE, donde se ha instalado la capilla ardiente y, a última hora de esta tarde de Lunes Santo, esos restos serán incinerados en una ceremonia en la intimidad. La mujer que Rodríguez Zapatero fue preparando para sucederle y ser Presidenta del Gobierno de España ha sido despedida por sus compañeros de partido y amigos dentro de una emoción y un llanto contenidos.

Y es que veinticuatro horas después de su inesperado fallecimiento en la noche del sábado y descubierto el cadáver el domingo por la tarde, después de que su exmarido, intentase hablar con ella inútilmente desde Denia, donde se encontraba de vacaciones con Miguel, el hijo de la pareja, la opinión pública no se ha recuperado de la inesperada noticia que el domingo conmocionó al país. Todavía, una auténtica ola de consternación sigue invadiendo a la familia socialista por la inesperada muerte de Chacón (Espugas de Llobregat, Barcelona 1971), una muerte de alguien con 46 años, que muchos desconocían que tuviese un corazón con una cardiopatía congénita.

La desaparición de Carmen Chacón, una mujer que ha ocupado importantes cargos en la política nacional y que significaba mucho dentro del socialismo español y muy especialmente en el catalán, no tenía más remedio que conmover a una opinión pública a la que es difícil aceptar una desaparición tan temprana, tan inesperada y en unas circunstancias tan especiales, hasta que su cadáver fue encontrado en su casa, en la cama, por una amiga, después de que hubiese que forzar la puerta de su domicilio. El mismo sábado había regresado de Miami a primeras horas de la mañana.

Para ella la vida era un privilegio, un regalo que le daban cada día por su “cardiopatía congénita”. “Tengo un corazón al revés con 35 pulsaciones por minuto, y un bloqueo auricular y ventricular completo”. Pero hacía una vida normal, sin darle importancia a su enfermedad que nunca le impidió hacer todo lo que se proponía, aunque desde muy niña le advirtieron que debería llevar un marcapasos y “una vida muy tranquila”, Chacón era todo lo contrario a la llamada tranquilidad y lo demostró a lo largo de su activa vida política.

Carmen saltó a la política nacional de la mano de Jose Luis Rodríguez Zapatero cuando, tras el atentado del 11 M, el PSOE recuperó el poder. Ella formaba parte de lo que se llamó “tercera vía”, y ocupó su primera carrera ministerial, la de Vivienda en la que permaneció solo un año. El gran salto se produjo en 2008, cuando el entonces ministro de Defensa José Antonio Alonso (recientemente fallecido, también, prematuramente ) pasa a Interior y Zapatero piensa en ella, mujer, joven, y embarazada, como responsable del Ministerio de Defensa.

“Capitán, mande firmes. Digan conmigo: Viva España y Viva el Rey”, es la primera orden dada por la primera ministra de Defensa de la historia española, al tomar posesión de su cargo al frente de las Fuerzas Armadas, embarazada de siete meses. Para muchos, era la primera señal de que Zapatero había pensado en ella como posible sucesora para candidata socialista a la Presidencia del Gobierno. Pero cuando llega el momento y Zapatero renuncia a la reelección, no da el paso por consejo del propio Presidente, que ha entrado en caída libre por su política de ajustes. Lo da más tarde para disputarle la Secretaría general del partido a Alfredo Pérez Rubalcaba con el que pierde por 22 votos.

Poco a poco, fue abandonando su vida política hasta que decidió dar un paso atrás, renunciando incluso a presentarse a las elecciones generales en las que en 2014, tuvo unos resultados espectaculares en Cataluña. Decía Carmen cuando probablemente ya tenía pensado dar un paso atrás en la política, y colocarse en segunda fila, que iba dedicarse a su hijo que está a punto de cumplir nueve años, rehacer su vida tras su separación de Miguel Barroso, portavoz del Gobierno del Presidente del Gobierno Jose Luis Rodríguez Zapatero, seguir con sus clases en Miami, trabajar en el despacho de Pedro Ramón y Cajal, y seguir influyendo en el socialismo catalán en estos tiempos convulsos de enfrentamientos e independentismo

Descanse en paz Carme Chacón i Piqueras.