Un aliado de Albert Rivera puede ganar las elecciones en Francia

Tras la decisión de la derecha francesa de apoyar a Fillon ante su negativa de tirar la toalla a favor de Juppé por su imputación, en el escándalo de los sueldos que cobraban su esposa e hijos de la Asamblea francesa, sin aparecer siquiera por allí, hay un niño prodigio, Emmanuel Macron, que es el único que puede parar la ola de los populistas de Le Pen que se alzarán, con seguridad, con la victoria electoral en la primera vuelta. Ese niño prodigio es el exbanquero y antiguo ministro de Finanzas con Hollande, de 39 años, carismático, pero lleno de ambigüedad política, que puede convertirse en la última esperanza de Europa ante lo que puede ser la destrucción del proyecto europeo con el Brexit y la política populista de Marine Le Pen.

Para la prensa francesa se ha puesto de moda comparar a Macron (el “Albert Rivera francés”, dicen algunos periódicos) con el líder de Ciudadanos el español Albert Rivera, hasta el punto que la Agencia Bloomberg, en un encuentro con el equipo del joven Rivera, asegura que los liberales españoles les han ofrecido a Macron, todo el apoyo en lo que califican “la batalla por Europa”. Rivera dice que las elecciones francesas conformarán el futuro de Europa. Además el candidato francés, y Rivera, desafían el dominio de los sistemas bipartidistas, con la diferencia de que la carrera hacia el Palacio del Eliseo está entre un Benoît Hamon, que está demasiado a la izquierda, Marine Le Pen que está demasiado a la derecha, y François Fillon quemado en los escándalos familiares de claro nepotismo.

Según la agencia norteamericana los liberales españoles se reunieron con dirigentes del movimiento francés de Emmanuel Macron para ofrecerles su apoyo en unas elecciones que, según el líder del partido, Albert Rivera, conformarán el futuro de la Unión Europea.

“Nos reconocemos mutuamente nuestro papel en el Sur de Europa”, dijo Rivera, líder de Ciudadanos, en una entrevista que concedía en el Congreso de los Diputados. “Estamos dispuestos a cooperar, ayudar, respaldar y todo cuanto sea necesario desde un punto de vista político. No sólo Francia está en juego, también lo está Europa”.

Recuerda Bloomberg que Rivera llevó a Ciudadanos al Parlamento español por vez primera en 2015, abriendo un espacio de centro entre los dos partidos tradicionales del país, al proponer una combinación de reformas de libre mercado y controles a la corrupción política. Macron se enfrenta a un desafío similar en Francia, donde los socialistas y el centroderecha dominan las elecciones presidenciales desde el inicio de la Quinta República, en 1958. Mientras el establishment francés se prepara para ser derrotado en los comicios de este año, los sondeos apuntan a que Macron pisará los talones a la candidata anti-europeísta Marine Le Pen en la primera vuelta, el 23 de abril, y que podría vencerla con facilidad en la última vuelta del 7 de mayo. “Francia, en el corazón de Europa, está en el centro de la batalla política más importante de los próximos años”, insiste Rivera. “No es lo mismo tener en el Elíseo a un Presidente liberal, progresista, moderno y pro-Europeo que a Le Pen, que pide la celebración de un referéndum para abandonar la UE”.

Macron, autor de la polémica Reforma laboral, promete recortar costes y burocracia para impulsar la contratación y fomentar la inversión en lo que ha denominado la economía del futuro. Pretende aumentar los ingresos netos reduciendo los impuestos sobre la renta, unificando los dispares sistemas de pensiones y alentando las negociaciones laborales a nivel de empresa, sin aumentar la edad de jubilación ni reducir las pensiones. “Macron y su partido apoyan la mayor parte de lo que representan los demócratas liberales” dice Rivera, cuyo partido Ciudadanos forma parte de la Alianza de Liberales y Demócratas de Europa, tercer grupo del Parlamento Europeo. “Nos encantaría tener a Macron como compañero en el grupo”.
La victoria del programa proteccionista de Le Pen podría tener graves consecuencias para España, ya que Francia es su principal socio comercial, según el Instituto Nacional de Estadística de España, con casi 32.000 millones de euros de exportaciones en los primeros diez meses de 2016, casi el doble de las ventas al Reino Unido. “Ya tenemos el Brexit, por lo que es esencial que Francia lance una señal diferente‖, dijo Rivera, cuyo partido ha elaborado un plan para atraer trabajadores altamente cualificados de Estados Unidos y Reino Unido, mientras sus gobiernos adoptan medidas proteccionistas.

“Como dijo Macron, si Trump cierra la puerta de Estados Unidos y May quiere expulsar profesionales, países de mentalidad abierta como España o Francia, tienen que abrir la puerta a estos cerebros”.