El PSOE rivaliza con Podemos en luchas internas

Como si tuviesen celos de la crisis de Podemos que, conforme se acerca el Congreso de la Refundación en febrero en Vistalegre, más se recrudece y profundiza, el PSOE parece querer competir con el partido morado, y, este martes, varias decenas de alcaldes, diputados nacionales y autonómicos y cargos orgánicos del partido se han reunido en Madrid en apoyo de Pedro Sánchez, el ex secretario general que dimitió el pasado mes de octubre, pero que no se resiste a seguir representando lo que, según los reunidos, es la verdadera renovación del partido. Ese es el argumento que utilizan para, en un manifiesto hecho público, pedir que se presente como candidato a secretario general, convencidos de que es el líder “moralmente legitimado para encabezar un proyecto de izquierdas”.

Los asistentes han destacado la “actitud insobornable” y la “inquebrantable posición frente a la injerencia de cualquier poder” que Sánchez mantuvo hasta su dimisión y le han pedido “que sepa que hoy es mucho más líder que hace tres años”, cuando decidió optar, por primera vez, a la secretaría general. El comunicado de hoy es el segundo que se hace público a favor de Sánchez, ya que en el mes de octubre, y promovido por el alcalde de Jun, decenas de miles de militantes en un comunicado a la opinión pública en el que afirman que las Primarias son la mejor oportunidad para un proceso ejemplar que puede solucionar la actual situación. En este sentido Pedro Sánchez, dicen, es quien puede recuperar las señas de identidad del PSOE con un proyecto que gane a la derecha y con una militancia unida que proyecte esperanza y cohesión a la sociedad española.

Más allá de la concentración de esta tarde en Madrid, a la que la Gestora no sólo le ha querido dar importancia, sino que por el contrario parece haberle dado alas pidiendo, sobre todo a Sánchez, que en cuanto se haga pública la fecha del Congreso (no parece que la andaluza Susana Díaz tenga la menor prisa, por lo que es posible que se fije la fecha muy cerca del verano) haga pública, si lo desea, su candidatura a la secretaria general. La Gestora, a pesar de la reunión de este martes, parece más tranquila que en las semanas que siguieron a la dimisión de Sanchez como secretario general del partido, forzado por el Comité Federal, aunque la presidenta del partido Micaela Navarro ha manifestado si lo de hoy contribuye al entendimiento o no.

Frente a la promesa de que inmediatamente después de ese primer fin de semana de octubre iba a coger su coche e iniciar un recorrido por toda España, igual que hizo en su campaña para la secretaria general de 2014, para exigir un Congreso lo más pronto posible sin asegurar que estaba dispuesto a presentarse, algo que ha anunciado que dirá antes de que termine el año. Probablemente, ante la indefinición en la que se encuentra la presidenta andaluza, Sánchez siga sin pronunciarse, moviendo eso sí sus peones para colocar determinados mensajes a sus seguidores.

Los últimos los ha lanzado Zaida Cantero, destituida de la Comisión de Defensa por su voto en contra de la investidura de Mariano Rajoy, que acaba de confesar al digital Cuarto Poder que se están produciendo anormalidades en el censo del partido. Según ella existe una gran preocupación por quién está controlando, ahora mismo, el censo. “Cuando la Gestora asumió el control – señala- una de sus primeras medidas, fue reemplazar a la mayoría de los informáticos que controlaban esta base de datos. Y la Gestora debería de tener en cuenta que la base de datos está protegida por la Ley Orgánica de la Protección de Datos y que es ilegal manipularla de forma irregular”.

El segundo mensaje que lanza la ex comandante objeto de acoso sexual en el Ejército, por parte de su superior, apoyado por la Institución, y recuperada por Sánchez para la lista del partido en Madrid en un puesto privilegiado, es que, según dice, hay posibilidad de una escisión dentro del partido, de acuerdo con informaciones que ha venido recogiendo en sus visitas a las distintas agrupaciones de provincias. Incluso, llega a barajar nombres para la nueva formación, del tipo de Partido de Izquierdas Democrático y Libre, o Partido Socialista Democrático y Libre, algo que viene a tensionar, aún más, al partido, a sus militantes y a la Gestora.

Eso explica la acogida que ha tenido en algunos sectores, esa “Tercera Vía”, cuyo liderazgo no lo ostenta, ni mucho menos, Patxi López ni Josep Borrel, que ha tirado la toalla. Son los que defienden la tesis de que “Ni Su, ni Sa” (ni Susana ni Sánchez), convencidos de que unas primarias cuerpo a cuerpo, entre Sánchez y Díaz, terminarían en una división del partido y en una ruptura inevitable. La solución, para evitar esa ruptura, sería buscar un tercer candidato, y que se retiraran tanto Sánchez como Díaz.