Podemos : ni debate de ideas, ni nuevos enfoques… Sólo poder

Entre ayer y hoy, y probablemente entre hoy y mañana, el debate político, notablemente disminuido por las festividades navideñas, ha estado centrado en lo que no ha dicho el Rey el día 24 de Diciembre -y aquí caben todo tipo de temas a los que sí se ha referido Felipe VI a lo largo de su corto reinado- y en la trifulca interna de Podemos, disfrazada como un supuesto e inexistente debate de ideas de cara a lo que dicen que será su Refundación.

Leyendo los titulares de los medios estos últimos días sobre la pelea interna del partido morado, llegamos a la conclusión de que aquí no existe ningún debate de ideas de cara al Congreso de Vistalegre II, sino una evidente lucha por el poder para laminar a Inigo Errejon, el secretario político del partido y portavoz en el Parlamento, y a sus seguidores, que casi empatan en la última consulta a las bases con los de Pablo Iglesias. Eso sí, serán eliminados con la “fraternidad” defendida como seña de identidad del partido, y sobre todo del núcleo fundador, y con la “sonrisa de un país” reivindicada como el slogan electoral que parece definitivamente abandonado.

La muestra de esos titulares es de por sí significativa.”Errejón considera que el debate de ideas en Podemos debe darse antes de la Asamblea de Vistalegre”, “Errejón reprocha a Iglesias que el debate político de Podemos se convierta en una “pelea de gallos”, “Kichi dice que se usa el debate de ideas de Podemos para tapar la Opa sobre el PSOE”, “Errejón pide a Iglesias huir de la ‘telenovela’ y afrontar el debate de ideas que se debe hacer en Podemos”, “Yllanes lamenta que el debate de ideas en Podemos se centre en Iglesias y Errejón”, “Iglesias reclama a Errejón un Podemos sin facciones”, “Según Manolo Monereo lo más trágico es que estamos haciendo un debate de procedimientos cuando necesitamos un debate de ideas” y “Echenique asume el riesgo de que el debate sobre personas nuble el de ideas”.

Y este mismo lunes cerraba el debate, por el momento, la jefa de gabinete de Iglesias y diputada, Irene Montero, con contundencia : “La fortaleza de Errejón no se puede construir debilitando a Pablo Iglesias”. Para colmo admitía que Iglesias conocía la campaña última contra Errejón …..Y así, hasta el agotamiento acompañado de miles y miles de tuits de unos contra otros, en un ruido que no beneficia nada al partido de la gente, como se autopresentan.

Hasta ahora, huérfanos de ideas, el debate está en si se vota a la vez proyecto, programa y listas para renovar la dirección en unas candidaturas que se presentarán como cerradas (tesis de Iglesias) o si, por el contrario, se vota proyecto y programa por una parte y lista de candidatos por otra. Esa es la elección que realizó la semana pasada la militancia y en la que la postura de Pablo Iglesias ganó por la mínima a solo dos puntos de distancia de Errejón (ver republica.com “El gran susto de Pablo Iglesias y su triunfo por la mínima“).

Como escribe con lucidez Teodoro Leon Grof en el diario ‘El Mundo’, la pantalla de ese duelo no es el debate de ideas sino la retórica académica. “Nadie puede imaginar a un líder de otra fuerza escribiendo «la hegemonía se mueve en la tensión entre el núcleo irradiador y la seducción de los sectores aliados laterales». Sería de festival del humor. Iglesias lo mismo habla de «la destrucción de las expectativas de los sectores medios» que Bescansa de «superar los binomios y pasar a los polinomios». Cultivan una retórica para iniciados como hechiceros, o chamanes, por acudir a Lapuente. Frases y frases tras las cuales, como anota Santos Juliá, no hay discurso. Pero ese fraseo “tiene el vigor del tam-tam de la tribu”.

Y, en estos momentos, la Tribu está desconcertada. Este cronista ignora si es lo que pretendían, pero el resultado es ese, mientras en el Parlamento el PSOE, eso sí ayudado por el PP, le quita el papel de oposición y le roba merienda e ideas día a día…