Susana Díaz inicia el esprint para la Secretaría General del PSOE

En medio de un desconcierto general sobre la fecha en que se celebrará el Congreso del PSOE, en el que se tiene que elegir a un nuevo secretario general del partido y que la gestora, que gobierna actualmente el partido, quiere retrasarlo lo más posible, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ha iniciado, de hecho, su campaña electoral para optar a esa Secretaría General, aunque, sigue sin anunciarlo de forma oficial, y su postura continúa siendo que ella estará en el puesto que quieran sus compañeros y donde quieran ponerla.

Para muchos esa campaña hacia la conquista de la Secretaría General ha comenzado este miércoles con la visita que ha realizado a Bruselas donde se ha reunido con el presidente del Parlamento Europeo, el socialista Martin Schutz, y con tres comisarios de la Comisión Europea: la vicepresidenta de la CE y alta representante para la Política Exterior de la UE Federica Mogherini; la comisaria de Política Regional, Corina Cretu; y el comisario de Asuntos Económicos Pierre Moscovici. Igualmente se ha entrevistado con el presidente del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, Gianni Pittella, y ha intervenido ante los diputados socialistas en la Eurocámara, donde ha estado acompañada por Elena Valenciano, vicepresidenta del grupo socialista europeo y, Ramón Jáuregui, nuevo portavoz de los europarlamentarios socialistas españoles.

El mensaje que la Presidenta andaluza ha llevado a la capital de la Unión Europea es que debe terminar ya la etapa de austeridad y estimular la política de crecimiento, que es la política que a Estados Unidos le ha permitido salir de la crisis, una posición que viene a coincidir con lo que viene defendiendo el comisario de Asuntos Económicos Pierre Moscovici, frente a la reticencia de Alemania, empeñada en la senda de la austeridad. Díaz ha aprovechado la plataforma de Bruselas para reclamar al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que garantice que no habrá “más recortes” y que se dé más margen a las comunidades en el cumplimiento del objetivo de ddéficit. “Confío -ha dicho- que los próximos Presupuestos no se parezcan a Rajoy, es decir, que no se parezcan a los que hemos tenido años atrás y que tanto sufrimiento han provocado, llevándose por delante tantos derechos”. En cierto modo, este ha sido el bautizo europeo de Díaz que ha preparado cuidadosamente su visita para potenciar su currículum internacional, una de sus principales carencias.

En el aspecto interno, en el nacional, Díaz, que de hecho, ya está ejerciendo de secretaria general del PSOE, con el visto bueno de la Gestora designada en Octubre, está preparando su gran reaparición, con el objetivo de que se empiece a disipar esa imagen de que su actuación dentro del Comité Federal del partido, ha sido decisiva en la dimisión de Pedro Sánchez, como secretario general del PSOE. Es lo que, en el fondo está insinuando el propio Sánchez, en su reaparición y en el inicio del recorrido que hará por España para valorar las posibilidades que tiene para recuperar la Secretaría General.

La gran reaparición de la Presidenta andaluza será el próximo 16 de Enero en Jaén, una de las provincias andaluzas donde el partido tiene más implantación y más fuerza. Con la excusa de que se conmemora el sexto aniversario de la Ley de Dependencia, durante el mandato del expresidente Rodríguez Zapatero, se realizará un masivo acto en que participará el propio Zapatero que, de este modo, apoyará la candidatura de la andaluza. Igualmente estará presente algún barón socialista de los que están claramente enfrentados con Pedro Sánchez y que iniciaron la guerra contra él, dimitiendo de la Comisión Ejecutiva.

Ahora, parte del interés interno del partido está en el papel que pueda desempeñar el grupo que se ha creado en torno a un eslogan, al que se pueden apuntar muchas Federaciones del partido, especialmente en Madrid y en el País Vasco. El eslogan no deja de ser creativo. “No queremos ni Su, ni Sa”. Es decir que la alternativa no está ni en el Su (Susana), ni en el Sa (Sánchez).