Investidura de Rajoy: el Rey a favor de la reforma constitucional

En vísperas de la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, el rey Felipe VI, ha querido dejar claro que es partidario de una reforma de la Constitución de 1978, según ha manifestado a varios de los representantes de los grupos políticos con los que se ha reunido en las últimas cuarenta y ocho horas. Frente a la prudencia que siempre ha exhibido Mariano Rajoy sobre la reforma de la Constitución que exige un amplio consenso, el Jefe del Estado, según ha trascendido es partidario de “desdramatizar” esa reforma y aplicar, sobre todo, el sentido común.

Todo eso ha trascendido al final de la quinta ronda de consultas entre los representantes de los grupos políticos (excepto Bildu y Esquerra Republicana de Cataluña, ERC, que se han negado a despachar con el Rey en el Palacio de la Zarzuela), unas consultas que vienen siendo realizadas por el Jefe del Estado, desde las elecciones generales del pasado 20 de Diciembre, y al final de las cuales, Mariano Rajoy Brey, ha sido propuesto, por segunda vez, como candidato a la Presidencia del Gobierno, en una investidura que se desarrollará entre el miércoles 26 y el sábado 29 para que el domingo 30, con el Rey en Madrid, de vuelta de su viaje a Cartagena de Indias (Colombia) donde ha asistido a la XXV Cumbre Iberoamericana.

En realidad esta es la tercera vez que Mariano Rajoy, que lleva diez meses como Presidente del Gobierno en funciones, algo insólito en la historia de nuestra democracia, recibe el ofrecimiento real, ya que el primero, efectuado el 22 Enero fue rechazado por el candidato con una fórmula en la que “declinó” esa oferta del Jefe del Estado, algo considerado totalmente contrario a derecho, porque impedía poner en marcha el reloj de una nueva convocatoria electoral y que, en su momento, produjo un claro enfrentamiento y todo tipo de tensiones entre el Palacio de la Zarzuela y el de la Moncloa.

Para el entorno del Jefe del Estado y para muchos constitucionalistas, si algo ha enseñado esa inexplicable situación, que pudo prolongarse hasta el infinito, si nadie asumía una primera investidura y se ponía en marcha el reloj para la disolución de las Cámaras, es que la ambigüedad del Articulo 99 de la Constitución, limita al máximo las prerrogativas del Rey, sometido durante todos estos meses a una serie de presiones que ha sabido esquivar con prudencia, para no salirse ni un milímetro de su papel Constitucional. Especialmente cuando, claramente, le han pedido su intervención para convencer a uno u otro candidato, para algo determinado.

Ese tema que algunos de los representantes políticos han sacado, de pasada, a relucir durante las consultas, entraría a formar parte de una futura Reforma de la Constitución, algo que preocupa al Rey, según ha revelado este martes el representante de Compromís, Joan Baldoví, tras su despacho con el Monarca. Según Baldoví, Felipe VI le ha transmitido que hay que “desdramatizar” estos temas ya que consideraría oportuno abordar la Reforma de la Constitución en esta Legislatura. “Con desdramatizar se ha referido al tema de la reforma de la Constitución, y que no hay que tener miedo a abordar determinados temas”, ha dicho Baldoví, que ha querido matizar con palabras textuales del Rey “Reforma constitucional, siempre, desde un punto de vista del sentido común”.

No deja de ser significativo que, en vísperas de una nueva legislatura, con un nuevo Presidente y con un nuevo Gobierno y días antes de que se inicie la investidura, el Rey haya querido dejar claro, ante los miedos del futuro presidente Mariano Rajoy, que hace falta una Reforma de la Constitución, que esa Reforma tiene que hacerse desde el sentido común, que esa reforma tiene que contemplar el problema de Cataluña, según declaró ayer el representante de PDE Cat, Francesc Homs, aunque manifestó su frialdad y escepticismo a que La Constitución, a estas alturas, pueda solucionar el contencioso que enfrenta a Cataluña con el Estado.

De cualquier modo, que en vísperas de la Investidura, el Rey se haya puesto al frente de la Reforma de la Constitución, conociendo todas las reticencias que el futuro Presidente tiene a este tipo de cambios, es todo un síntoma de la etapa que se abre este domingo con la formación de un nuevo Gobierno y una Legislatura, decisiva bajo todos los puntos de vistas.