Ahora Rajoy le pide al PSOE lo que no está escrito

Antesdeayer fue la euforia de una encuesta de ABC, realizada antes del intento de suicidio colectivo del PSOE el pasado sábado 1 de Octubre, que le daba una cómoda cifra de 159 escaños, una cifra similar a la que obtuvo Aznar en 1996 y González en 1993, y muchas posibilidades de una investidura tranquila. Ayer fue el envío al Parlamento de una Reforma de la Ley electoral, para que en un Pleno próximo, se apruebe que unas terceras elecciones se celebren el domingo 18 de Diciembre y, no el día de Navidad, como hace semanas fijó el propio Rajoy para que Pedro Sánchez cambiase de opinión ante la convocatoria de unas elecciones, precisamente el día de Navidad.

Hoy miércoles ha sido, la subida de la apuesta Popular, cuando lo que se debate es un simple pacto de investidura, y lo que antes era una mera “abstención técnica”, para conseguir la abstención de los socialistas, hoy estamos no ante una simple abstención técnica, sino ante una “abstención útil”. El término se lo ha sacado de la manga Rafael Hernando, portavoz del PP y significa que “cualquier abstención no sea una cuestión sólo estratégica, sino una abstención que sea útil para los ciudadanos”. En este caso, la simple abstención, sea técnica o no, es útil porque, por fin, es posible formar Gobierno y salir de un bucle que ha llegado a convertirse en diabólico.

¿Y eso de útil que significa? Significa, según Hernando, que la utilidad, “no consiste en que haya un Gobierno que dure un día, sino que haya un Gobierno que pueda gobernar”. Para lograrlo, ha garantizado que el PP está dispuesto a hablar de todo aquello que lo haga posible y que haya compromisos, y compromisos que trasciendan, según se ha podido deducir de comentarios de fuentes populares, de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado hasta el año 2019.

Es decir que se ha pasado de una situación en la que él estaba dispuesto a darle al PSOE casi todo lo que le pidiera (la oferta primera, que ha estado sobre la mesa prácticamente hasta antesdeayer, no hay que olvidarlo, era una Gran coalición PP-PSOE-Ciudadanos) a otra, donde las exigencias han ido aumentando al punto que son muchos los que piensan que algunos sectores están jugando a una repetición de elecciones, como adelantaba este martes este cronista (ver republica.com: “Ahora resulta que el PP quiere terceras elecciones”)

La reacción del PSOE no se ha hecho esperar, y el portavoz de la Gestora, Mario Jiménez, el hombre de confianza de la presidenta andaluza, Susana Díaz, en su primera comparecencia pública ha querido dejar claro, que Rajoy no está en situación de imponer condiciones al PSOE, cuando todavía no tiene mayoría para su investidura. Rajoy “no está en situación de poner condiciones absolutamente para nada y lo que tiene que hacer es “dejar de jugar a tácticas de guerra electoral. El PP no está en condiciones o en situación de poner condiciones para nada ni para nadie”.

La actitud del PP ha provocado también una toma de posición de quien, todavía, es aliado de Rajoy de cara a una nueva investidura: Albert Rivera. El Presidente de Ciudadanos ha mostrado su extrañeza ante una situación que ha calificado de “surrealista”. “Sería un poco surrealista que quien quiere ser Presidente exija cosas a los que los que no van a ser Presidentes”. Igual que se extraña y no comprende que si el PSOE ha comenzado a moverse, Rajoy no lo haga, cuando quien tiene que ser investido y tiene que obtener los máximos apoyos es precisamente él.

Pero conociendo a Rajoy bastante ha hecho llamando por teléfono al presidente de la Gestora socialista Javier Fernández.