Comentario general desde fuera: Los socialistas en guerra civil… se hunden

Los socialistas de España se hunden. En España, 17 miembros de la dirección del Partido Socialista Español han presentado el miércoles su dimisión. Casi guerra civil en el histórico partido. El líder de los socialistas españoles hace frente a una revuelta por su negativa a poner fin al punto muerto político. La mitad del Comité Ejecutivo del PSOE dimite en un intento de forzar la dimisión de Pedro Sánchez, después de que éste rehusara permitir que el Partido Popular forme un Gobierno de minoría. La sentencia del patriarca: Felipe González contra Pedro Sánchez. Los socialistas de España se hunden en una disputa. Un grupo de altos dirigentes del partido socialista español presentó el miércoles su dimisión en masa en un intento de forzar a que Pedro Sánchez se vaya para ayudar a poner fin al estancamiento político del país de los últimos nueve meses, afirman los medios españoles.

Estos son, simple y literalmente, una muestra de algunos de los titulares de la prensa europea y norteamericana, sobre uno de los acontecimientos políticos más importantes de los últimos meses en España, que los corresponsales extranjeros de los distintos medios acreditados en Madrid, intentan explicar a sus lectores, que no logran entender cómo en nueve meses los partidos políticos españoles, y especialmente sus dirigentes, han sido incapaces de encontrar una salida a la grave crisis de gobernabilidad en un país que era ejemplo de estabilidad, que se ha convertido, además, en uno de las principales preocupaciones de Bruselas. Primero por la falta de Presupuestos que tendrán ya que prorrogarse los de este año y, sobre todo, por el elevado déficit en el que se está moviendo la economía española, necesitada de nuevos ajustes y que además tendrá que abonar una importante multa por no haber elaborado las cuentas públicas.

A la crisis institucional española se añade, ahora, la guerra civil que estalló el miércoles en el PSOE, una guerra de tal ferocidad que importantes dirigentes del Comité Ejecutivo del partido tuvieron que dar ruedas de prensa fuera del edificio de la sede central de Ferraz, con la prohibición expresa de entrar en las oficinas centrales. Lo mismo le ha ocurrido a la presidenta del Comité Federal del partido que se ha presentado como la única autoridad que, en estos momentos manda en el PSOE, ni siquiera la han recibido y casi la han maltratado. Es el mimo trato que, en su momento, le dieron al madrileño Tomas Gómez.

Tal como anunció este cronista el lunes y el miércoles (ver republica.com “Sánchez dispuesto a morir, matando” “Sánchez cercado en todos los frentes, resiste…”) el que gran parte del partido considera cesado secretario general del PSOE se ha reunido este jueves con parte de la Ejecutiva, la que permanece fiel a él, ha elaborado un nuevo calendario para un Congreso extraordinario del PSOE que se celebrará el 12 y 13 de noviembre y al que se presentará como secretario general. Sánchez, convencido del favor de la militancia, hacia la que está dirigiendo todos los mensajes.

La mayoría de los análisis de fuera, insisten en que se ha producido un golpe de Estado y una auténtica rebelión en un partido que tiene 137 años de historia. La agencia Bloomberg señala que se ha producido una revuelta socialista para expulsar al líder Sánchez con dimisiones masivas del principal órgano decisorio después de que un barón del partido, Felipe González, acusara a Sánchez de mentir sobre su estrategia. 17 miembros de la Comisión ejecutiva formada por 35 personas dimitieron, una medida que podría provocar su disolución y derrocar al líder de 44 años. El Frakfurter Allgemaine Zeitung habla de “lucha por el poder” entre los socialistas españoles que ha estallado cuando Felipe González, patriarca del partido, lanzó un amargo veredicto sobre el jefe del partido, Pedro Sánchez, y lo acusó de haberlo “frustrado y engañado” (…) El propio Sánchez reaccionó con frialdad respondiendo a González en un comunicado que el mismo comité ejecutivo, que ahora debería acabar con él, votó unánimemente por el “no” a Rajoy.

De “golpe de mano” habla Il Messaggero que pone de manifiesto que ha sido el primer secretario general elegido por primarias en los 137 años de historia del PSOE, el primero en ser liquidado con un golpe de mano del ejecutivo federal. Pero él no está de acuerdo y presentará batalla. Y de “maniobra” se referían la mayoría de los medios que coinciden en destacar que, atrincherado en la sede madrileña del partido, Sánchez resiste la maniobra promovida por los líderes regionales socialistas de mayor peso que cuentan con el respaldo explícito del todavía muy influyente expresidente Felipe González. El PSOE, insisten, quedó roto en dos. El desenlace de esta guerra de poder, es otra coincidencia en los comentarios, influirá de manera decisiva en los planes del conservador Mariano Rajoy para formar un Gobierno después de nueve meses de bloqueo institucional.

El parte de guerra del influyente The New York Times es lacónico: “El líder del partido socialista en España sobrevive a un intento de destitución…”