Ofensiva contra Sánchez por tierra, mar y aire

A una semana del inicio del debate de investidura de Mariano Rajoy y mientras se desarrollan las negociaciones entre Populares y Ciudadanos para perfilar el acuerdo para el apoyo de los diputados del partido naranja al presidente del Gobierno en funciones, en un ambiente en el que se no se para de insistir en que no terminan de fiarse del candidato (el último que se ha expresado en esos términos, es el portavoz del partido en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado), se ha iniciado una verdadera ofensiva por tierra, mar y aire, sobre el candidato socialista Pedro Sánchez, que sigue enrocado en el “No” a Rajoy, como prueba dice, del “cambio” que quieren los socialistas.

Desde la estrategia conjunta de PP y Ciudadanos de seguir presionando a Sánchez con el argumento de que muchos de los puntos claves firmados, especialmente de regeneración política, en su día por Rivera y Sánchez en el llamado “Pacto del Abrazo”, van a ser aceptados por Rajoy en las conversaciones que han empezado este lunes, hasta el inicio de publicación de encuestas en las que se reflejan que la mayoría de los ciudadanos que votaron a Pedro Sánchez el 26-J considera que debe abstenerse, si finalmente el partido de Rivera da el “Sí” a Mariano Rajoy, al tiempo que un porcentaje también similar en torno al 55%, afirma que prefiere un Gobierno del Partido Popular ya, antes que volver, por tercera vez, a las urnas, todo vale en esta ofensiva que, según miembros del equipo del dirigente socialista, Sánchez está dispuesto a resistir, a pesar de que el malestar con su comportamiento y el de parte de su Ejecutiva, y su forma de ejercer el liderazgo dentro del partido está produciendo un creciente malestar.

Dentro de esta ofensiva, algunos barones socialistas como el castellano- manchego García Page y el aragonés, Javier Lambán han comenzado a presionar para que se convoque un nuevo Comité Federal del partido para corregir la decisión de votar “No” en la investidura del actual presidente en funciones. A la vista de que, habría que dejar pasar tiempo para un cambio de ese tipo, otros barones serian partidarios de que esa convocatoria de un nuevo Comité Federal habría que hacerla después de fracasada la investidura, el próximo 2 de septiembre, fecha en la que empezará a correr el reloj de los dos meses para que las nuevas elecciones generales se celebren el 25 de diciembre, día de Navidad. Hay que señalar que el Comité Federal se reúne a petición de la Ejecutiva de Sánchez o por la petición formal de un tercio de sus miembros.

En ese caso, y teniendo en cuenta que empieza a barajarse la posibilidad de que Rajoy pudiese estar dispuesto a presentarse en una nueva sesión de investidura después del 25 de septiembre, fecha de las elecciones vascas y gallegas, esperando que en el resultado electoral los escaños conseguidos por el PP en Euskadi, sean de gran valor al PNV, el cambio del “No” por la abstención se produciría en un nuevo debate de investidura a celebrar a finales de septiembre o principios de octubre, algo que ha insinuó hace dos semanas este cronista (ver republica.com “Investidura y caminata ¿Y si dejan todo para octubre?”).

Parte importante de esta ofensiva la está haciendo Ciudadanos desde Andalucía, dónde Juan Marín, el hombre que negoció la Presidencia andaluza con Díaz, junto con el hombre del PP Moreno Bonilla, están intentando convencer a la dirigente andaluza de que ella tiene una gran responsabilidad en estos momentos, ya que es de las pocas dirigentes con poder suficiente como, para evitar unas terceras elecciones que, después de los fracasos electorales que se producirán en septiembre en Galicia y en Euskadi (en Galicia por las divisiones internas dentro del PSIOE fallero y en Euskadi por el posible “sorpasso” que protagonizará “Podemos”) les pasará factura y se desencadenará una tercera derrota, difícil de asimilar. A Díaz le están tocando la fibra patriótica invocando, incluso, una estabilidad política que Europa lleva pidiendo desde hace meses, temiendo que no se puedan asumir los compromisos que viene exigiendo Bruselas. Hasta ahora su posición es que el PSOE andaluz no va a facilitar ni por activa ni por pasiva un gobierno de Rajoy que tanto daño ha hecho a los ciudadanos”.

En estos momentos, comenta uno de los dirigentes históricos: “Sánchez está en un submarino, ajeno a todas las advertencias y ofensivas y, sin articular una alternativa clara a la situación de bloqueo, pero eso no se puede prolongar mucho si efectivamente se quieren evitar unas terceras elecciones”.