Investidura: presiones de todos sobre todos (incluido el Rey)

Este jueves el Jefe del Estado, después de recibir el miércoles a la presidenta de las Cortes, Ana Pastor, con la lista de los responsables de los distintos grupos políticos, hará pública la fecha de inicio de un nuevo periodo de consultas para designar un candidato a ser investido Presidente del Gobierno. El Rey no tiene fijada una fecha concreta para esta nueva ronda de consultas, aunque Rajoy haya fijado ya una fecha (2,3 y 5 de Agosto) para ese debate, siempre que tenga garantías de que cuenta con los suficientes apoyos parlamentarios. El Rey puede retrasar el inicio de las consultas si ve que hace falta más tiempo para que los partidos vayan madurando sus pactos y acuerdos.

Ahora, y hasta que se conozca cuando empiezan las consultas, han comenzado las presiones de todos contra todos, para tomar posiciones en lo que es no sólo un intento de llegar a acuerdos para una investidura, sino también un posicionamiento para ocupar parcelas de poder. La principal presión, hay que decirlo, viene de Europa, a punto de decidir si hay multa o no por el incumplimiento del déficit (cuando Alemania, Francia e Italia han incumplido no una ni dos, ni tres, sino diez, once y doce veces) que insiste en que España no puede seguir en la inestabilidad en la que se encuentra desde hace siete meses, y que quiere tener cuanto antes en Bruselas, el Presupuesto del Estado para el año que viene, en el que hay que contar con los nuevos recortes que decida la Comisión Europea.

Esta presión europea, la transmite el presidente del Gobierno en funciones Mariano Rajoy a la totalidad de los partidos políticos a los que les urge a que colaboren en la aprobación del techo de gasto y en la elaboración de las cuentas públicas para que estén listas como fecha máxima el 23 de Septiembre, que tiene que entrar en el registro del Parlamento. Pero las presiones también las transmite Rajoy a su socio coyuntural Ciudadanos en el pacto para la elección de la Mesa del Congreso, a los que intenta convencer de que voten “Sí” en la investidura, en vez de optar por la abstención, mientras Ciudadanos presiona a su vez a Rajoy con el anuncio de votar “No si intenta algún tipo de acuerdo con los nacionalistas de Convergencia que, dicen quieren romper España”.

Puestos a presionar, Ciudadanos tiene como objetivo que el PSOE, que sigue parapetado en el “No, no y no”, como si esta película no fuera con ellos, cambie el “No” por la abstención, mientras el PSOE intenta presionar a Rajoy e, indirectamente, a los nacionalistas vascos y catalanes, para que contribuyan a que salga adelante la investidura del representante del partido más votado, al tiempo que hace juegos malabares para que Rivera firme un pacto de gobernabilidad con el Partido Popular que haga posible una investidura de 170 votos (PP ,Ciudadanos y Coalición Canaria).

Presionando, presionando, en este juego del verano, ha entrado (!lagarto, lagarto¡) hasta el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, que ha empezado a meter miedo a los barones (especialmente a los socialistas encabezados por la presidenta de Andalucía Susana Díaz) de que si no hay acuerdo para los Presupuestos y para la financiación de las Comunidades, la cosa se va a poner muy mal. “Tiene que haber Gobierno cuanto antes en agosto; si no hay Gobierno, las Comunidades Autónomas tendrán que hacer un ajuste más duro este año“, es la advertencia que ha hecho Montoro, según ha trascendido de una conversación informal que habría mantenido con periodistas y de la que se hace eco en El Mundo, Carlos Segovia.

Esto significa que los Presidentes de las Autonomías, tendrán que ajustar al menos 4.000 millones más de lo previsto, entre todas las Comunidades Autónomas. El mensaje y la presión van dirigidos, sobre todo, a los barones del PSOE, porque son los que más pueden influir en la decisiva abstención de su partido para facilitar la investidura de Rajoy en agosto, pero no serán los únicos perjudicados si se perpetúa el actual Ejecutivo en funciones. Bajo la consigna “o Gobierno o más ajustes” el titular de Hacienda ha explicado que si no hay Gobierno ni Presupuestos, las Comunidades deberán bajar el déficit al 0.3% del Producto Interior Bruto (PIB) este año, desde el 1,6%, algo que los expertos creen que es imposible.

Puestos a especular, entre muchos dirigentes del PP se ha empezado a hablar de presiones sobre el Jefe del Estado para que entre en el juego político que iría más allá que lo que establece el Artículo 99 de la Constitución , haciendo de mediador para convencer a Sánchez de que por la estabilidad política del país facilite la investidura de Rajoy con una abstención. Además lo relacionan con unas palabras que el Presidente en funciones pronunció ante el grupo parlamentario Popular: “O Ciudadanos dice sí, o el PSOE se abstiene, o tendrán que darle al Rey una alternativa”. El artículo 99 de la Constitución establece estrictamente que el Rey, “previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del Presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno”. Ese artículo, es tan breve que ni específica cuando comienzan esas consultas, cumplido el trámite de conocer los nombres de los responsables políticos por boca de la Presidencia de las Cortes, y mucho menos, cuál es la mecánica interna de esas consultas… Pero no parece que el puzzle se pueda solucionar en la primera semana de Agosto.