El Brexit beneficia a las aspiraciones independentistas de Cataluña

El pronostico que en vísperas del referéndum británico hizo este cronista ( ver republica.com “El terror de Europa a un triunfo del Brexit”) se ha cumplido hasta el punto que el tsunami que ha provocado el triunfo de la salida del Reino Unido de la UE, dura todavía casi dos semanas después de una decisión que ha tenido repercusiones en toda Europa y que puede terminar con los principales dirigentes políticos británicos, tras la dimisión de David Cameron, el insensato primer ministro que convocó el referéndum para hacer frente, sobre todo, a todos esos euroescépticos del UKIP que en las elecciones europeas de 2014 consiguió, por primera vez, ser el partido más votado, por delante de conservadores y laboristas.

Tras la dimisión de Cameron el mismo día del triunfo del “No” y la lucha por el poder que se desencadenó en el partido conservador que le costó la dimisión al principal impulsor del Brexit, el alcalde de Londres él popular Boris Johnson, traicionado por su hombre de confianza, el exministro de Justicia Michael Gove, está por decidir el futuro del líder laboristas Jeremy Corbyn, que ha perdido una cuestión de confianza dentro de su partido, y, este mismo lunes ha dimitido el principal impulsor del referéndum y del Brexit, el eurodiputado y líder del xenófobo y populista Partido Para la Independencia del Reino Unido (UKIP) Nigel Farage. Todo un descabezamiento, mientras en Europa crece el “efecto contagio” un efecto que puede extenderse a otros o países, que cada vez son más escépticos por la política de Bruselas.

Además del efecto que los resultados del Brexit han producido en las elecciones del pasado 26 de junio, efecto que ha beneficiado al Partido Popular, en dónde se han refugiado todos los que temían consecuencias para la situación económica europea. En este sentido, el hundimiento de las bolsas y su repercusión en los pequeños accionistas e inversores, que vieron como se volatizaban sus ahorros fue decisivo. Son muchos los analistas que sostienen que el resultado sorpresa de las elecciones del 26-J, celebrada solo tres días después del referéndum británico, fue la primera manifestación de su impacto sobre otro estado europeo.

Pero el impacto puede ser mucho mayor para Cataluña según destaca este lunes la prensa francesa e inglesa, por la forma en que los Jefes de Estados han tratado a Escocia, que celebró recientemente un referéndum de independencia, que ha votado la permanencia en la UE y que quiere negociar por su cuenta con Bruselas. “Escocia no tiene competencia alguna para negociar con la UE. Si el Reino Unido se va, Escocia también”, declaraba la semana pasada el presidente del Gobierno español. Aunque otros países, especialmente Francia, hayan indicado que los tratados no prevén negociar con entidad alguna distinta a los Estados, ninguno ha demostrado la severidad del presidente español. En el Gobierno, estiman que Rajoy se ha limitado a recordar las normas. Pero la simple declaración de Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión, en base a la cual “Escocia se ha ganado el derecho a ser escuchada”, ya suscita quejas. “En Cataluña, por el contrario, están encantados“, dice el periódico francés “Le Fígaro” -que recuerda que desde 2011 y la conversión al independentismo de los líderes de la región, el Gobierno de la Comunidad Autónoma no ha conseguido entrevistarse con ninguno de los líderes de las instituciones comunitarias

Más allá del diálogo, ya en mayo pasado, con ocasión de una entrevista con Le Figaro, el Presidente, Carles Puigdemont, establecía un paralelismo: “Si gana el Brexit, Europa se adaptará. Si el Brexit gana en el Reino Unido, pero no en Escocia, veremos qué pasa y cuál es el mensaje a esta parte de un Estado que desea emanciparse”. “Si en Cataluña hay una clara mayoría a favor de la independencia, Bruselas encontrará una solución para que sigamos siendo miembros. Si en Cataluña hay una clara mayoría a favor de la independencia, Bruselas encontrará una solución para que sigamos siendo miembros”

Por su parte “Financiar Times” señala que la votación británica a favor de abandonar la UE ha generado ansiedad en toda Europa. En Cataluña, sin embargo, el referéndum del Brexit ha sido acogido con prudente optimismo.” Verán -de hecho ya lo están haciendo- cómo cambia radicalmente el discurso de la UE con respecto a Escocia”, dice el presidente catalán “Lo mismo, sostuvo, sucederá con el futuro estado independiente de Cataluña”. Para el movimiento catalán de independencia, la votación del Brexit es igualmente importante porque confirma una tendencia en ascenso en Europa hacia la democracia directa y el uso de plebiscitos.