Semana decisiva para ver cómo va a ir esto

Este lunes se inicia una semana decisiva para la casi totalidad de las formaciones políticas y, sobre todo, para sondear los apoyos con los que cuenta el actual presídente en funciones Mariano Rajoy, para acudir a la investidura como partido más votado el pasado 26 de Junio. Decisiva para Rajoy porque empieza la ronda de consultas con los dos máximos responsables de Coalición Canaria, el presidente de la Comunidad y de la Coalición Fernando Clavijo, y el secretario general del partido Miguel Barragán, como preámbulo a las conversaciones que va a tener con los representares de todos los grupos políticos, incluidos los nacionalistas catalanes, partidarios de la independencia. Semana decisiva para ver cómo va ir esto que puede complicarse por días…

Decisiva para el PSOE que reúne a su Comité Federal el sábado 9 de Julio, el primero que se celebra desde que se conoció que el partido había resistido el “sorpasso” de Unidos Podemos, pero que en la batalla había perdido cinco escaños de los noventa que obtuvo en Diciembre (en 111, lo dejó Pérez Rubalcaba) y había quedado en unos escasos cinco millones y medio de votos, exactamente la mitad de lo que consiguió Zapatero en su primera mayoría absoluta en 2004. En ese Comité Federal, igual que ocurrió en el dramático Comité Federal del 28 de Diciembre (en el que se puso en duda su liderazgo y su capacidad de negociación), el actual secretario general Pedro Sánchez, está dispuesto a dar la batalla frente a los que piensan que la mejor salida, en estos momentos, es una abstención en la investidura de Rajoy. Incluso a los que defienden que, en un momento determinado varios diputados del PSOE se abstengan, o no asistan a la votación para que haya más votos positivos que negativos.

El equipo de Sánchez que se ha manifestado muy beligerante contra Rajoy desde las elecciones de Diciembre, es partidario de pasar a la oposición (muchos se ríen cuando desde el PP, se sigue insistiendo en la Gran Coalición, fracasada antes de nacer) y, dejar que Rajoy intente el acuerdo con Ciudadanos (Rivera está, por ahora, a la espera de lo que decida también, el Comité Federal del sábado), con el PNV, con Coalición Canaria e, incluso dicen, con los nacionalistas catalanes de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC). Si Aznar, dicen, en peores condiciones que Mariano Rajoy, consiguió, en su primera legislatura, firmar el “acuerdo de Majestic”, a cambio incluso, de hablar catalán en la intimidad, Rajoy lo puede intentar, metiendo en la negociación el futuro de Cataluña, uno de los grandes retos que tiene pendiente esta legislatura y que, tarde o temprano, habrá que abordar.

Semana decisiva también, y sobre todo, para Podemos que, después de una reunión con los máximos responsables de las confluencias, y con los dirigentes territoriales del partido, tiene también la convocatoria del Consejo Ciudadano el próximo sábado. El Consejo Ciudadano es el máximo órgano entre Asambleas Ciudadanas y su función es la de dar continuidad a la línea política acordada en las Asambleas Ciudadanas y adaptarla a las circunstancias del momento. El Consejo Ciudadano está compuesto por 80 miembros y organizado por Áreas de Trabajo. Sus miembros son elegidos en la Asamblea Ciudadana a través de listas abiertas. La reunión del día 9 es, sin duda, la más importante que celebra el partido desde su fundación en Vista Alegre. La última reunión fue para ratificar a Pablo Echenique, como responsable de organización del partido, tras la decisión de Pablo Iglesias de cesar a Sergio Pascual, un hombre de Iñigo Errejón, y proponer a un hombre del sector de la Izquierda Anticapitalista.

Todo el interés que en Abril se puso en ocultar diferencias entre Iglesias y Errejón (dos maneras distintas de ver el partido y dos maneras diferentes de estrategias) se pondrá también este sábado, cuando se examinará la encuesta que se ha elaborado para saber qué es lo que ha pasado para que Unidos Podemos haya perdido más de un millón de votos. ¿Es la solución la encuesta, para los máximos responsables del partido, constituidos por politólogos, sociólogos y demoscópicos, cuando ni siquiera se ha preguntado la posible responsabilidad que ha tenido Pablo Iglesias en los resultados (un tema tabú), si se debe continuar o no, con la Coalición, o que efecto ha tenido los distintos planteamientos de esa casi veintena de formaciones y partidos que constituyen en estos momentos Unidos Podemos?.

Ahora, a pesar de todos estos acontecimientos, la pelota está en el tejado de Rajoy que es el verdadero triunfador de las elecciones del pasado domingo 26 de Junio. Él, personalmente, y no el partido. Y tiene todo el derecho a gobernar, no sólo por ser el más votado, sino porque es el que cuenta con más apoyo en una Europa, que tras el Brexit, ha entrado en una crisis peligrosa e incontrolable.