Para el “Washington Post”, Iglesias es Julio (no Pablo)

Iglesias es la percha que toma el periódico norteamericano The Washington Post, para explicar cuál es la situación española cuando están a punto de iniciarse los contactos entre el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y los distintos partidos políticos, incluido el de Pedro Sánchez, al que le va a ofrecer, más de lo que él cree, incluso su entrada en un Gobierno de Coalición al que, en segunda instancia pudiera incorporarse Ciudadanos. Esa Gran Coalición, con la que está en desacuerdo la mayoría de los dirigentes socialistas (la última ha sido la andaluza Susana Díaz), dejaría la oposición en manos de Iglesias.

Pero para el líder de Podemos, puede que sea una auténtica ofensa que el Iglesias al que se refiere el periódico norteamericano no es él, sino el otro Iglesias universal: Julio, una figura mítica en Latinoamérica y en Estados Unidos. Para el Washington Post la clave en España está en esa canción de Julio Iglesias “La vida sigue igual” con la que el cantante español ganó el Festival de Benidorm y que le ha acompañado durante toda su vida artística. ¿Ha vuelto España al bipartidismo, con dos partidos principales luchando por el poder con lo que se cumpliría el título de la célebre canción? No, el bipartidismo sin duda ha quedado fuera de juego. Lo que tendremos, a partir de ahora, es multi-pactismo, con más de un actor en el Gobierno, que es, al fin y al cabo, lo que ha empezado a trabajarse a partir de este jueves, Mariano Rajoy.

Dado que la “gran coalición” PP-PSOE volvió a ser descartada casi de inmediato por el líder del PSOE, Pedro Sánchez, para que Rajoy salga reelegido se necesitará el apoyo de, al menos, tres partidos adicionales (probablemente Ciudadanos y los nacionalistas vascos y canarios: PNV y CC), que juntos suman 175 escaños, además de la abstentión de, al menos, un diputado (la mayoría es de 176 escaños) de Nueva Canarias siempre que tenga el visto bueno de su aliado socialista. Ante esto, solo existe un camino: un Gobierno de coalición PP-Ciudadanos con la abstención del PSOE. Esta coalición evitaría que los españoles volvieran a acudir a las urnas en diciembre, para que la vida no siga siendo igual, aunque es posible que el país continúe en el mismo bloqueo político, algo que no hay que descartar por completo.

Para quien la vida no sigue igual es para Mariano Rajoy, después de haber pasado los peores seis meses de su vida, hasta el punto de tirar la toalla y declinar la oferta del Jefe del estado para ser investido Presidente del Gobierno por la oposición frontal del líder socialista Pedro Sánchez, empeñado en un Gobierno a la portuguesa con Podemos (cuando Podemos, desde el principio, lo que quería eran unas nuevas elecciones con Izquierda Unida de Socio; para dar el “sorpasso” al PSOE) y la exigencia de una renuncia de Rajoy a favor de otro candidato.

En cierto modo, la vida no sigue igual, porque la posición de Rajoy se ha fortalecido con esos valiosos 137 escaños con los que, aunque sea en minoría, y con algunos apoyos, sostiene que irá a la investidura cuando se lo proponga el Rey, y  porque este jueves, el portavoz de Ciudadanos Juan Carlos Girauta, ha dado un paso atrás y, basándose en que lo importante son los contenidos, las medidas para regenerar la vida política del país, ha anunciado que, por el momento, aparta (no ha aclarado si aparca) esa petición de renuncia de Rajoy para que sea substituido por otro candidato, siempre que no sea la actual vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Precisamente por deseo de Rajoy la Vicepresidenta, será la encargada de coordinar las negociaciones entre los partidos, especialmente con el PSOE y Ciudadanos. Más tarde otro destacado miembro de Ciudadanos, el vicesecretario general José Manuel Villegas, ha matizado que la posición del partido no ha cambiado y que la única salida es mantener unas negociaciones a tres (PP, PSOE, Cs) para hablar de política e intentar formar Gobierno.

Sorprendentemente, cuando todos los informadores pensaban que las negociaciones o los sondeos, iban a comenzar por el PSOE, han empezado de menor a mayor y, el primer contacto se ha producido con el presidente de Coalición Canaria y presidente de la Comunidad Fernando Clavijo, probablemente, a la espera de lo que decida el Comité Federal del PSOE en su reunión del próximo 9 de Julio. Rajoy ha debido pensar que un “no” ahora de Sánchez, le complicaría la situación y ha empezado por lo más fácil. Precisamente la conversación telefónica entre Rajoy y el Presidente canario, se produce horas después de que la diputada del grupo Ana Oramas manifestase públicamente que “habrá Gobierno del PP en coalición con Ciudadanos y con apoyos puntuales del PNV y de nosotros”. Oramas ha confirmado que Rajoy y Clavijo se han emplazado para una reunión el próximo martes.

Es decir que como dice Iglesias (Julio), la vida sigue igual…