La ampliación del Canal de Panamá, una gran obra de la Marca España

Este lunes 31 de mayo es un día histórico para Panamá y para España porque el consorcio liderado por la empresa española Sacyr entregará las nuevas esclusas que ha construido para ampliar el Canal de Panamá, cumpliendo así con la fecha fijada por el Gobierno del país centroamericano, que inaugurará su nueva vía interoceánica, el próximo 26 de junio. De esta forma se pone fin a uno de los proyectos de ingeniería civil más ambicioso e importante del siglo XXI. Un proyecto que ha durado seis años, seis años de unas obras gigantescas, llenas de dificultades, y en ocasiones, de conflictos y problemas.

El grupo contratista liderado por la empresa española, culminará así un proyecto de ingeniería civil único, que ha supuesto seis años de trabajo cuyo coste ha ascendido a 3.260 millones de euro y en los que han participado 10.000 trabajadores de cuarenta Nacionalidades. Una obra gigantesca que lleva el nombre de la “Marca España”, que ha tenido que superar retos técnicos, tecnológicos, medioambientales y en ocasiones, también, mucha incomprensión que han generado conflictos, faltas de entendimiento y que han tenido que resolverse sobre la marcha, pensando siempre por encima de todo, como dice Manuel Manrique, presidente de Sacyr, líder del Consorcio Grupo Unido por el Canal ( GUPC), que esas obras de ampliación del Canal de Panamá han sido “unad de las más emblemáticas de la Humanidad y han significado un verdadero reto para la compañía española”.

“Desde su inicio – declara Manrique – hemos tenido que enfrentarnos a desafíos técnicos, logísticos y administrativos, de una enorme complejidad, y hemos podido demostrar nuestra capacidad de gestión e innovación, hasta entregar un producto final de máxima calidad, que nos sitúa como país a la cabeza de la ingeniería civil mundial”. Algo que también reconoce el Comisionado de la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, convencido de que se trata de un “proyecto histórico y una muestra emblemática de la Marca España porque representa la capacidad y competitividad que están demostrando las empresas españolas de infraestructuras y obras civiles que, actualmente, trabajan en todo el mundo”.

Con la terminación del proyecto se ha creado un nuevo flujo de tráfico a lo largo del canal, mediante la construcción de un nuevo juego de esclusas, con los consiguientes componentes:

• Construcción de dos complejos de esclusas nuevos, uno en el lado Atlántico y otro en el Pacífico, cada uno de ellos con tres cámaras, y con tinas adicionales para reciclaje de agua

• Excavación de nuevos canales de acceso a las nuevas esclusas y ensanche de los canales de navegación existentes

• Profundización de los canales de navegación y elevación del nivel de agua de operación del lago Gatún

Aparte de la complejidad de todas esas obras hay datos que dan idea de la magnitud de la obra realizada: tres cámaras en cada vertiente de las tres nuevas exclusas, que tienen 427 metros de largo por 55 metros de ancho y 18,3 metros de profundidad en cada una.

-16 compuertas, las mayores de las cuales tienen 33 metros de alto y 4.300 toneladas de peso y que ha habido que transportarlas por mar, prácticamente hundidas en el mar, desde Venecia

-4,5 millones de metros cúbicos de hormigón estructura, vertido, que equivalen a dos pirámides de Keops

– 220.000 toneladas de armadura de acero, que podrían equipararse a 22 Torres Eiffel

-Sesenta y dos millones de metros cúbicos de movimientos de tierras extraídos, igual a 2,6 millones de grandes camiones de transportes

-7,1 millones de metros cúbicos dragados, que equivaldría a 2.840 millones piscinas olímpicas.

Todo un récord de movimiento de tierras, de construcción, y de improvisaciones diarias difíciles de resolver, de colaboración, en ocasiones, de Universidades, Centros especializados y experimentales, que han contribuido al éxito de uno de los proyectos de ingenierías más apasionantes del siglo XXI. El día 26 el barco Neopanamax Cosco Shipping Panamá, es el primero que hará el recorrido inaugural por el tercer juego de esclusas, El Cosco Shipping Panamá, nuevo nombre que le dio la empresa naviera a la embarcación como reconocimiento al histórico acontecimiento de cumplir el primer tránsito por la vía ampliada, saldrá de Asia a principios de junio, transitará por el canal de Suez, hará una parada en Pireo, Grecia, para dirigirse a Panamá. El buque de reciente construcciónn, había sido bautizado como Andronikos y tenía este nombre hasta que el pasado 29 de Abril, ganó el sorteo que organizó la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) entre sus clientes, para escoger la naviera que sería distinguida con el tránsito inaugural.

Este portacontenedores hacía recorridos regularmente por el Canal de Suez, debido a que sus dimensiones no le permitían pasar por las esclusas panamax del Canal de Panamá. El Neopanamax tiene una capacidad máxima de 9.400 contenedores de 20 pies de largo. Mide 48.25 metros de manga y 299.98 metros de eslora. Las nuevas esclusas, hechas precisamente para estos barcos tienen 55 metros de ancho y 427 metros de largo. Aunque el Canal ampliado se inaugura el 26 de junio, ese día solo transitará el Cosco Shipping Panamá, ya que la operación comercial para la industria maritima comenzará al día siguiente. A partir de entonces empezará valorarse esta gran obra. La ampliación de la capacidad del Canal de Panamá constituye una de las grandes obras de ingeniería del siglo XXI, ya que aumentará en un 40% la capacidad de tránsito de mercancías de las actuales vías marítimas que unen el Atlántico con el Pacífico.

En 1524 el rey español Carlos I sugirió excavar en algún lugar del istmo de Panamá un canal que aqcortara los viajes al Perú ,en el Pacifico que permitiera a los buques evigtar los peligros del Cabo de Hornos para el transporte de oro. 492 años después, han sido españoles los que han llevado a cabo una ampliacion de ese Canal que se le ocurrio al rey Carlos, que supondrá una revolucion en el comercio mundial.