Traca valenciana en vez de “gobierno a la valenciana”…

Tras una propuesta de ultima hora formulada en el tiempo de descuento para animar un poco el panorama político y que no conducía a nada (ver en republica.com Analisis Urgente: Propuestas y juegos malabares para evitar elecciones) el Jefe del Estado, terminado el tercer turnio de consultas, no ha propuesto a ningún candidato para la formación de Gobierno por lo que, según ha anunciado el presidente del Congreso de los Diputados, Patxi López, se ha iniciado el camino de la disolución de las Cámaras que se realizaré el próximo 2 de mayo, tras lo cual se procederá a la convocatoria de nuevas elecciones generales para el domingo 26 de junio.

Ni Mariano Rajoy, que por tercera vez transmite al Rey que no tenia los suficientes apoyos para someterse a la investidura, ni Pedro Sánchez -a pesar del optimismo que en muchos de los suyos se levantaba por la mañana por una nueva y sorpresiva propuesta de Compromís- que con 131 votos (PSOE,Coalición Canaria, y Ciudadanos) tampoco se consideraba en condiciones de someterse a una segunda investidura, han dado ninguna salida al Jefe del Estado, por lo que la única alternativa, a pesar de la expectación del mediodía, ha sido la decisión de dejar correr el calendario hasta el 2 de mayo y cumplir las previsiones que establece la Constitucion para la convocatoria de unas nuevas elecciones generales.

Esa expectación se producia a mediodía, al hacerse público un documento que, emulando el Pacto del Botánico valenciano, y bautizado como el Pacto del Prado, contenía una propuesta de 30 medidas “por el cambio” divididas en cinco bloques: emergencia social, regeneración democrática, derechos sociales, nuevo modelo económico y reforma de la administración. Todas ellas se enunciaban de manera genérica, dibujando grandes líneas de actuación pero sin entrar en concreciones o cifras determinadas. Una última traca a la valenciana para acompañar ese “gobierno” del mismo nombre, a la que, un optimista Hernando, contestaba que se aceptaba 27 de las propuestas ( algunas de ellas inaceptables para el Comité Federal del partido), con un gobierno presidido por Sánchez y formado por independientes. Y claro, quienes pedían desde el principio la vicepresidencia y varios Ministerios, no podían aceptarlo, máxime para apoyar con 71 votos a un gobierno de 141 diputados, que mantenía su pacto con Ciudadanos.

Como era de esperar, Iglesias culpaba a Iglesias de boicotear la oferta porque era preso del pacto que tenia con Rivera y, porque Sánchez quería la constitución de un Gobierno con independientes de distintas trayectorias .”La política no es un casino -eran palabras de Iglesias- no un juego de póker. Hay que ser serios y coherentes”.

Por su parte el líder socialista acusaba a Pablo Iglesias de haber bloqueado la formacion de un gobierno progresista al haber “antepuesto” los sillones al “cambio” del país. “Me parece inexplicable”, ha dicho Sánchez que si bien hay un “amplio consenso” sobre las políticas que se han de poner en marcha, “desgraciadamente” los “sillones” hayan “vetado” el cambio en España. “Nosotros acordamos 200 medidas con Albert Rivera, aceptamos 18 de las 20 medidas de Iglesias y hoy hemos dicho sí a 27 de las 30 de Compromís, pero a todo Iglesias ha dicho que no”.

“Incluso cuando he planteado un gobierno socialista con independientes de reconocido prestigio”. Pero ha censurado que el secretario general de la formación morada haya “primado” sus sillones porque “nunca quiso ver a un socialista al frente del Gobierno”, una situación que no entiende porque el “bloqueo” institucional no va en contra del PSOE o de su persona, sino en contra de la recuperación del país.

Era, eso si, el final de la traca valenciana, antes de que el Jefe del Estado diese oficialmente por cerrado el periodo de consultas..