La pelota en casa de Sanchez y las elecciones en casa de todos…

A una semana de que se inicie la tercera ronda de consultas del Jefe del Estado, para una posible investidura que desbloquee la situación política en la que se encuentra el país desde el pasado 20 de diciembre, y, a poco más de dos semanas de la fecha límite del 2 de mayo en que se disolverán las Cámaras si no hay ningún tipo de acuerdo entre las distintas fuerzas políticas, el panorama está más complicado que nunca después de que Podemos haya sometido a referéndum de sus bases las dos únicas salidas que hay diseñadas hasta el momento: ampliar el acuerdo PSOE-Ciudadanos al partido que lidera Pablo Iglesias o, forzar un “gobierno a la valenciana” con Izquierda Unida, Compromís, En Marea y En Comú Podem.

En este sentido y tal como defendía la dirección de Podemos, que estaba dispuesta a asumir sus responsabilidades si sus propuestas no eran aprobadas por la militancia, el 88,23% de los votantes de Podemos han rechazado la posibilidad de pactar un gobierno con el socialista Pedro Sánchez con el concurso de Ciudadanos. Un total de 149.444 seguidores de Podemos han participado en este referéndum realizado los días 14, 15 y 16 pasados. Según la cifra facilitada por los organizadores, el censo de electores ha ascendido a 393.538 personas, lo que supone que el índice de participación ha sido del 37,97%.

Podemos ha realizado dos preguntas a la militancia. La primera: “¿Quieres un Gobierno basado en el pacto Rivera-Sánchez?”; la segunda: “¿Estás de acuerdo con la propuesta de Gobierno de cambio que defiende Podemos, En Comú Podem y En Marea?”. A la primera pregunta, el pacto con el PSOE en los términos planteados por Sánchez, solo han contestado que sí un 11,77% de las bases de Podemos y, a la segunda pregunta, el respaldo a la propuesta de gobierno defendida por Podemos y las confluencias, ha sido apoyada en esta consulta interna por el 91,79% de quienes se han pronunciado, frente a solo el 8,21% que han expresado su rechazo. Hay que destacar que en esta consulta han votado más, que en la que se realizo para la fundación del partido en Vistalegre y que ha superado en cerca de 50.000 votos a la consulta que realizo el PSOE para aprobar el pacto Sánchez -Rivera.

De esta forma queda definitivamente cerrada la posibilidad de una ampliación del llamado “Pacto del Abrazo” que firmaron Sánchez y Rivera, un pacto de regeneración política con más de doscientos propuestas que suponían las bases de una amplia regeneración, muchas de ellas coincidentes con algunos de los postulados de Podemos y sobre lo que fue imposible llegar a acuerdos, especialmente por temas de política económica y de gasto público, en unos momentos en que se ha disparado el déficit público, se ha ralentizado el crecimiento económico y, Europa ha anunciado que volverá a pedir más ajustes al gobierno que suceda al de Mariano Rajoy.

Con la consulta realizada por Podemos, el partido morado ha vuelto a colocar la pelota en el tejado de Pedro Sánchez (y las elecciones en casa de todos), sabiendo que ponen al dirigente socialista en una situación imposible, ya que tendría que aceptar condiciones que han sido establecidas por el Comité Federal del PSOE como “líneas rojas”, entre ellas la celebración de un Referéndum en Cataluña y contar con la abstención de partidos independentistas. Así, con la propuesta que ha hecho el partido de Iglesias de que los socialistas sometan a las bases qué les parece un acuerdo para el llamado “Gobierno a la valenciana” (una propuesta confusa porque en el Gobierno valenciano, Podemos no está en el Ejecutivo, sino en el apoyo parlamentario) la situación se complica más y más. Ahora solo hay tres salidas. La gran coalición (imposible por la oposición del PSOE y por las reticencias de Ciudadanos a que sea presidida por Rajoy), o la propuesta de Podemos (imposible por la oposición del Comité Federal del PSOE) o la convocatoria de nuevas elecciones, aunque hay quienes todavía, creen en la “sorpresa”…

Una sorpresa que exigiría traspasar esas líneas rojas establecidas por el Comité Federal, máximo órgano del partido entre Congresos cuyas resoluciones, hay que cumplir según establece el artículo 8 de los Estatutos y queda ampliado en el articulo 54. Quien no los cumpla puede sufrir desde un expediente sancionador hasta la expulsión del partido.