El final de Rajoy y la supuesta “conspiración” contra Soria

El ministro José Manuel Soria, que se vio obligado a renunciar el pasado viernes, le ha dado el golpe definitivo al presidente del Gobierno en funciones Mariano Rajoy que, definitivamente se considera incapacitado para intentar cualquier tipo de acuerdo con PSOE y Ciudadanos, de cara a la última ronda de consultas que la semana próxima realizará el Jefe del Estado en un último intento de desbloquear la situación política, antes de la convocatoria de nuevas elecciones para el domingo 26 de Junio. Soria que está convencido de que hay toda una “conspiración” contra él, piensa que, efectivamente, ha complicado la posición política de Rajoy.

Las posiciones de Sánchez y Rivera se han endurecido todavía más a raíz del caso del ministro de Industria, al bautizar al actual gobierno como el “Gobierno de la vergüenza” y, cualquier acercamiento al PP pasaría, previamente, por la retirada de Rajoy, algo a lo que el Presidente se resiste, aun creyendo que aunque vuelva a ser el partido más votado en una repetición de elecciones, el veto a su persona será, en Junio más duro que ahora, con lo que se encuentra en una situación personal y política sin salida. Y eso que, este domingo, La Razón en un último tracking de NC Report, sostiene que el PP no acusa el “golpe de Soria” ni la detención del Alcalde de Granada, ya que ganaría por lo menos cinco diputados respecto al pasado Diciembre, los mismos que perdería el PSOE; Ciudadanos perdería dos, y Podemos ganaría también dos.

Una situación personal para Rajoy que se puede ir complicando más y más, con las crisis en el partido en Valencia, Baleares y Canarias, nuevos casos de corrupción que pueden surgir, y los movimientos que se están produciendo en el partido, de cara a la sucesión y de los que el ministro Soria, según está convencido el interesado, ha sido una víctima en una operación, según sus allegados, manejada por la fontanería de la Vicepresidencia del Gobierno.

La frialdad con la que ha tratado Soraya Sáenz de Santamaría, al ya exministro de Industria; la condena a muerte pronunciada delante suya por uno de sus hombres, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (“alguien que haya operado en paraísos fiscales no puede estar en el Gobierno”), y la falta de apoyos con la que se ha encontrado quien, según algunas versiones, pretendía ser Presidente del partido, en el caso de un gobierno técnico presidido por el ministro de Economía Luis de Guindos, han dejado tan aislado a Soria, que ni siquiera el grupo de Ministros más cercano a Rajoy, el llamado G-8 (García-Margallo, Rafael Catalá ,Tejerina, Fernández Díaz, Ana Pastor, los ex Gallardón y Wert y, el propio Soria ), ha salido en su defensa, una vez Montoro le condenó públicamente y, además, posteriormente, anunció una investigación fiscal de él y de toda su familia.

Por eso, desde el viernes, el ya exministro se ha multiplicado en los medios (13TV, diario El País, ABC y periódico El Mundo) para insistir en que siempre ha contado con el apoyo del Presidente del Gobierno, que el mensaje hacia él, del Presidente ha sido que lo que él decidiese, estaría bien hecho y que toda su culpa ha sido no saber explicarse y haberse equivocado en sus explicaciones, aunque se ha negado a entrar en las mentiras y contradicciones en las que fue cayendo, conforme avanzaban los datos que hacían publico los medios, especialmente el dato definitivo de que, además de aparecer en los “Papeles de Panamá”, y en el paraíso fiscal de Bahamas, aparecía también, en el “paraíso fiscal” de la Isla de Jersey, una de las islas del Canal de la Mancha.

Un dato que este domingo, el director de El Mundo aclara que no se debe a “filtraciones del Centro Nacional de Inteligencia CNI, periodistas con intenciones oscuras o traiciones palaciegas”. “La realidad – aclara David Jiménez – es que, tras varios días de investigación del entramado de la familia Soria, El Mundo, consiguió el documento que probaba su vinculación con paraísos fiscales desde 2002, tras pagar en Internet las 50 libras que cuesta acceder al Registro Mercantil de Jersey”.

Sin embargo, en el entorno de Soria se sigue insistiendo en la teoría de la “conspiración” y de la “venganza política”.