“Liberation” hace el retrato de Errejón y “Le Monde” de Podemos

Horas antes del encuentro entre el líder socialista Pedro Sánchez y el hombre fuerte de Podemos Pablo Iglesias para desbloquear la situación política, cada uno ha comenzado a mover sus fichas para ir aclarando posiciones. Sánchez, de acuerdo con otras Federaciones del partido, ha conseguido que se aplace, de nuevo, el Congreso socialista en el que se tiene que revalidar el mandato de secretario general (puesto al que aspiraría la Presidenta de Andalucía, Susana Díaz) con lo que blindaría su candidatura para el caso de que se tengan que repetir las elecciones el próximo 26 de Junio.

Por su parte, Pablo Iglesias ha lanzado a uno de sus hombres de confianza, Rafael Mayoral, para que advierta que bajo ningún concepto Podemos está dispuesto a una posible abstención, si los socialistas mantienen su acuerdo con Ciudadanos, un acuerdo que, según comunicación del partido de Albert Rivera, quieren ampliar. De acuerdo con el argumentario, Mayoral ha insistido en la formación de un “gobierno a la valenciana”, algo que ya se ha convertido en un lugar común y que quisiere decir que hay que reservar una vicepresidencia para Pablo Iglesias. Mayoral, también de acuerdo con el argumentario, ha negado que los problemas internos que atraviesa Podemos, y que derivaron en la destitución por parte de Iglesias del ya ex secretario de Organización Sergio Pascual (mano derecha del número dos y secretario Político, Íñigo Errejón), vayan a influir en las negociaciones con el PSOE para formar gobierno, rechazando que exista división interna a este respecto entre los llamados ‘Errejonistas’ y los ‘Pablistas’.

Sin embargo, Iñigo Errejón sigue callado, casi desaparecido, aunque se cree que este martes, después de la reunión de la Junta de Portavoces en el Congreso, diga algo sobre un conflicto que ha dejado desplazado a los suyos para empezar a ser substituidos por representantes de Izquierda Anticapitalista, la facción mas radical del partido morado. Hasta ahora “esa voz juvenil y tono espontáneo”, con la que le retrata el periódico francés Liberation, ha permanecido muda desde hace casi dos semanas aunque su discurso sigue llamando la atención, “A pesar de grandes ojos azules y una cara que evoca la de un Steve McQueen juvenil, el discurso -dice el periódico francés- es maduro, construido, articulado. Una vez lanzado, el joven demuestra una sorprendente agilidad mental”.

Dice el periódico que Iñigo Errejón es el cerebro del movimiento, al igual que su compañero Pablo Iglesias, que conoció́ en la universidad de ciencias políticas de la universidad Complutense, en Madrid, vivero de muchos miembros de Podemos. Comparten la misma idea, que Errejón no se cansa nunca de repetir ‘¿Qué observamos? Cada vez más poder concentrado en cada vez menos manos. En España particularmente, oligarquías político financieras rancias, lo que llamamos la ‘casta’ tomaron como rehén la soberanía popular’. La casta es el sinónimo del ‘Antiguo Régimen’, esta élite que desde finales del franquismo habría ‘acaparado todas las prerrogativas’. Pablo Iglesias viene de los rangos de la izquierda anticapitalista, más comunista, más radical y vertical. Iñigo, pasó por el movimiento libertario. Lo que explica, mientras que Podemos está en un momento de convulsiones internas”.

Esas convulsiones internas han terminado en crisis sobre todo, por culpa de Pablo Iglesias, según el análisis que realiza el periódico alemán Frankfurter Rundschau, que cree que el éxito se le subió a la cabeza al padre del partido, un Pablo Iglesias, que en los debates decisivos de la campaña mantuvo una amabilidad y una paciencia pastoral, mostró otra cara después de su triunfo en diciembre, posiblemente su auténtica cara, o tal vez una de las muchas que tiene en su repertorio: “la de un tribuno de la plebe que no conoce otra cosa que seguidores ciegos o adversarios hostiles. Él es la voz del pueblo, todos los demás son “marionetas”.

La realidad es que, como señala Le Monde las tensiones en Podemos se han producido en plenas negociaciones para encontrar una fórmula de gobierno, por lo que el cese decidido por Pablo Iglesias es, también, una forma de reforzar su poder en el consejo ejecutivo de Podemos, frente a su número dos, Iñigo Errejón, próximo a Sergio Pascual y representante del ala moderada de Podemos. Y precisamente en un momento en el que prosiguen las negociaciones para intentar formar un gobierno en un país sin mayoría, desde las elecciones legislativas del 20 de Diciembre de 2015. “El partido no es sólo una máquina para desafiar la hegemonía del adversario, para acceder y ejercer el poder, sino también un instrumento al servicio de la dignidad de las personas”, ha defendido Pablo Iglesias en una carta dirigida a los militantes, y que fue enviada pocas horas antes de que se produjera la destitución de su número tres, titulada “Defender la belleza”.