Elecciones: segundo acto y… volver a empezar

Terminadas las vacaciones de Pascua, esta semana se reanudan las negociaciones para llegar a un acuerdo (cada vez más difícil) para la investidura del candidato socialista Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno, de forma que en los próximos días está previsto que el presidente del Gobierno en funciones Mariano Rajoy llame a Sánchez para mantener un primer contacto (a lo que se ha venido negando, una y otra vez, el candidato socialista) sobre la Gran Coalición PP-PSOE Cs, algo que, en estos momentos, parece imposible, mientras, después de un largo periodo de alejamiento, se vuelven a reunir, en principio el miércoles, el líder de Podemos Pablo Iglesias con Sánchez.

Las mismas reuniones, los mismos contactos, los mismos planteamientos, los mismos vetos, sin que nadie esté dispuesto a ceder, y con la vista puesta en la repetición de elecciones que, según todos los datos que hay encima de la mesa, sería la única salida a la actual situación de bloqueo. Un bloqueo que puede repetirse, a menos que se cumpla la última de las encuestas, la elaborado por NCReport en la que la suma del PP con Ciudadanos, podría rozar la mayoría absoluta, con ligerísima subida del PSOE e Izquierda Unida y bajada de Podemos, que reflejaría en este último caso, la actual lucha por el poder dentro de la formación morada, entre Pablistas y Errejonistas, de la que se estaría beneficiando Izquierda Anticapitalista, la facción más radical del partido y la que más estaría forzando la apuesta por unas nuevas elecciones.

Es la misma apuesta que, a partir de este lunes, visualizará Mariano Rajoy que retomará, de hecho, la campaña electoral para estar preparado de cara el 26 de Junio, fecha de las próximas elecciones. Por consejo de su jefe de gabinete y jefe de campaña, Jorge Moragas, Rajoy iniciará toda una ofensiva informativa para estar presente en radios, periódicos y sobre todo televisiones. El que durante su mandato ha sido muy reacio a comparecer en medios informativos, ahora, estará omnipresente en casi todos los medios, hasta el punto que, incluso, ha aceptado ir al programa de la Sexta, “Salvados”, el programa que presenta y dirige, Jordi Évole, una verdadera prueba que, en condiciones normales, no hubiera aceptado. Controlados los movimientos internos de su partido y sin un sucesor claro, Rajoy intentará lanzar el mensaje que su continuidad es la mejor garantía para que el crecimiento económico se consolide.

Por su parte, Sánchez, que por lo visto ya estaría dispuesto a que Pablo Iglesias ocupase una vicepresidencia, en un hipotético Gobierno, es consciente de que la situación interna en la que se encuentra Podemos, hace muy difícil llegar a ningún tipo de acuerdo para su investidura, porque el sector más favorable a una abstención, el Errejonista, está siendo laminado por Iglesias y substituido por los Anticapitalistas, los más partidarios de que se produzca el “sorpasso”, como se produjo en Grecia, con el PasoK y Syriza, en unas próximas elecciones.

Por otra parte, el candidato socialista tiene todavía que pasar dos pruebas: reconciliarse con el sector más crítico de su partido, y conseguir aplazar el Congreso del Partido, previsto para el 20, 21 y 22 de Mayo que coincidirá con la campaña electoral de Junio. Un Congreso en el que tendría que presentarse, para revalidar su puesto de secretario general del partido (habrá, sin duda, otras candidaturas, y sigue sin aclararse si, en esa batalla, participará la “Reina del Sur” Susana Díaz), que según el Comité Ejecutivo del partido, es algo que se merece, a pesar de los malos resultados del pasado 20 de Diciembre, para una segunda oportunidad, algo que es puesto en duda por los más críticos .

Con este complicado escenario, esta semana se inicia pues, el segundo, y último acto de esta obra, que se prorrogará un mes, hasta el día 2 de Mayo, en que, si no hay acuerdo para la investidura, habrá disolución de las Cámaras, convocatoria de nuevas elecciones y… volver a empezar.