Pablo Iglesias-Pedro Sánchez: Entre Órdagos y Ultimátums

La entrevista entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias que cierra la ronda de negociaciones que ha venido manteniendo el líder socialista, al que el Rey ha propuesto para la investidura de presidente del Gobierno, ha terminado este viernes con frialdad a pesar del clima de cordialidad que ha querido transmitir el líder de Podemos que ha intentado dar a entender, cosa que en ningún momento, ha confirmado su interlocutor, que es muy favorable a un Gobierno de progreso, entendiendo por tal, un Gobierno del PSOE apoyado por Podemos. Conforme ha ido avanzando la rueda de prensa de Iglesias se ha podido comprobar que el grado de entendimiento parece que ha sido mínimo, en tanto a lo que el Comité Federal del PSOE entiende como “líneas rojas” (celebración de un referéndum en Cataluña y concepto plurinacional de España que, además se maternizaría en un Ministerio encargado de esa plurinacionalidad), como a la participación en unas negociaciones en las que también, de forma paralela, se está hablando con Ciudadanos.

Con el último barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas ) sobre la mesa, que le dan unos resultados que sitúan a Podemos por delante del PSOE, con una subida de casi punto y medio, debido a la bajada de esos mismos puntos de los socialistas, Iglesias se ha presentado a la reunión crecido, en tanto Podemos, según el sondeo, se convierte, en la auténtica alternativa a un Partido Popular, que continúa siendo la primera fuerza política, con una escasísima subida en el porcentaje de votos (la poca que pierde Ciudadanos), ya que el barómetro está realizado antes del estallido del escándalo de Valencia, de la llamada “Operación Taula”, que acaba de sumir al PP en uno de los peores momentos políticos de estos últimos años.

En ese escenario, Pablo Iglesias se ha encontrado con fuerzas para ofrecer, de nuevo, un Gobierno de coalición en el que él sería el vicepresidente ( “será para mí un gran honor”, ha dicho) y, sobre todo, para plantearle a Sánchez un ultimátum: no es posible seguir manteniendo ningún tipo de negociación, mientras se siga negociando con Ciudadanos que, al fin y al cabo es la derecha. Un autentico órdago que no ha tenido más remedio que rechazar el líder socialista porque, al fin y al cabo, él es el que va a ser investido, y él es el que tiene que diseñar la estrategia de una negociación verdaderamente endiablada.

Con la entrevista con el líder de Podemos, se cierran los primeros contactos con los principales grupos políticos, con los que Sánchez pretende formar un Gobierno que supere la investidura del Parlamento. Tras el encuentro de este jueves con Albert Rivera, un encuentro que según el propio líder de Ciudadanos se ha centrado en lo que coinciden los programas electorales de los dos partidos, todas las señales que llegan es de una cierta sintonía para un gobierno que se ocupe del paro y la corrupción el paro y la corrupción y que siga dialogando y negociando sobre cinco ejes básicos: política fiscal, lucha contra la corrupción, reforma de la Constitución y lucha contra el paro. “Nuestra prioridad – ha insistido Rivera- es la lucha contra la precariedad laboral”,

Es decir, que parece haber en entendimiento casi total entre Sánchez y Rivera. Entendimiento que, con toda seguridad, se consolidará con las conversaciones que se iniciarán entre la delegación de Ciudadanos ( Girauta, Villegas y Luis Garicano) y la del PSOE, una delegación muy cercana a los postulados de Rivera, de la entera confianza de Pedro Sánchez, y que no levanta ningún tipo de suspicacias entre los críticos del PSOE. Entre los miembros de esa comisión negociadora, recibida por Ciudadanos con alivio y Podemos con una cierta desconfianza, se encuentran personajes socialistas que han participado en negociaciones muy complicadas, que tienen experiencia de Gobierno y conocimiento de la Administración. Solamente hay que poner el foco en José Enrique Serrano, un hombre que conoce muy bien Moncloa, que participó en el último traspaso de poderes del PSOE al PP y que ha dirigido el gabinete de dos presidentes del Gobierno Felipe González y Rodríguez Zapatero y que está en el secreto de muchas negociaciones delicadas.

Una vez terminada esta primera ronda de contactos del candidato socialista, la realidad es que la situación, que sigue siendo difícil y complicada, se ha desbloqueado, que ha sido Sanchez el que ha llevado la iniciativa y que por los pocos datos que trascienden la primera intención del candidato seria la formación de un Gobierno PSOE-Ciudadanos, con la abstención del Partido Popular, una labor de la que se encargaría, después de la entrevista que Sánchez tenga con el presidente en funciones, Mariano Rajoy . En su comparecencia ante la prensa este jueves, Rivera ha pedido “altura de miras” a Mariano Rajoy para que explore con PSOE y Ciudadanos un acuerdo. “España espera que dialoguemos y se llegue a pactos para las reformas. Las posiciones maximalistas y enrocadas fracasarán”. Ese acuerdo pasaría `por una abstención del PP ,a lo que se ha negado tajantemente Rajoy, a pesar de que es consciente de que el malestar va en aumento porque se ha perdido la iniciativa y porque solo se está apostando a que se estrelle Sánchez, para pedir él su oportunidad.

Según fuentes conocedoras de la negociación, ha sido el deterioro de la situación catalana y el comportamiento del presidente de la Generalitat Puigdemont que ha dado la luz verde para el inicio de la desconexión con España, lo que ha acelerado ese primer acercamiento del PSOE y Ciudadanos. puesto en marcha, como habían prometido En este sentido Junts pel Sí y la CUP han iniciado los trámites en el Parlamento catalán para crear las tres leyes de “desconexión” con el Estado (Transitoriedad Jurídica, Hacienda Pública y Seguridad Social), previstas ella declaración independentista del 9 de noviembre, que fue que fue suspendida por el Constitucional. Ambos grupos han registrado ya las peticiones dirigidas a la Mesa del Parlament para la constitución de las tres ponencias conjuntas para la elaboración de una proposición de ley integral de protección social catalana, una proposición de ley de régimen jurídico catalán y una proposición de ley de la administración tributaria catalana. Los tres pilares sobre los que se basarán la futura “República catalana”.