La ‘bomba Iglesias’ termina con el “gobierno de progreso”…

Mariano Rajoy ha declinado presentarse, por el momento, a la investidura como Presidente del Gobierno que le ha ofrecido el Jefe del Estado al término de su ronda de contactos que se ha desarrollado toda este semana. porque no está en condiciones de tener por ahora los apoyos necesarios para su propuesta de un Gobierno PP-PSOE-Ciudadanos, máxime cuando todo el proceso de investidura se ha complicado al ofrecer en la mañana de este Viernes Pablo Iglesias, dirigente de Podemos, un Gobierno de Coalicion al dirigente socialista Pedro Sánchez y a Alberto Garzón, de Unidad Popular-Izquierda Unida, en el que él seria vicepresidente.

Sin haberlo hablado con Sánchez ni con Garzón y solamente con el Rey, al que ha informado de sus planes en la ronda de consultas que terminaba este Viernes, Iglesias ha hecho la propuesta de ese Gobierno de Coalición, insistiendo más en el reparto de carteras que en el programa, y, sobre todo, insistiendo en que la suerte la había sonreído a Sánchez con esa propuesta algo que ha sido interpretado por dirigentes socialistas, como Eduardo Madina y el ex secretario general del partido Pérez Rubalcaba, como un signo de desprecio hacia el partido y hacia los militantes socialistas. Durante su rueda de prensa en la que trató al Rey con el máximo respeto y consideración, Iglesias estuvo rodeado por algunos miembros de Podemos que podrían ocupar carteras ministeriales, entre ellos el general José Julio Rodríguez, antiguo JEMAD, que no salió elegido diputado por Zaragoza, pero al que el dirigente de Podemos le había ofrecido la cartera de Defensa.

La bomba lanzada por Iglesias ha alterado todo el panorama político y ha hecho que Rajoy recompusiese su plan inicial de presentarse a la investidura , ya que tenía bastante avanzado su intervención parlamentaria con propuestas concretas, y además, había manifestado que se encontraba con fuerzas para presentarse a la votación en el Parlamento, sabiendo, como sabía, que iba a ser destrozado por la totalidad de los partidos de la oposición, en un debate que sería insufrible.

Tal como afirmaba este cronista en su crónica del Jueves (ver Republica.com “Las dudas de Rajoy ante una investidura frustrada”) y , según información que trascendió del propio Rey, podía pasar que quien es ahora Presidente en funciones, declinase su turno a favor de Sánchez. Y ha visto el cielo abierto al estallar la ‘bomba Iglesias’ con la sorprendente propuesta que le hacía a Sánchez, para salvarle, y en vez de esperar que el dirigente socialista le ofreciese la vicepresidencia de ese gobierno de coalición, ya le daba el tema hecho, ofreciéndole él, nada mas y nada menos que la Presidencia del Gobierno. Suerte que tenía el secretario general del PSOE para su proyecto de “Gobierno de Progreso”

Motivo más que suficiente para que esta misma tarde declinase la oferta del Rey para ser investido. Ni tenia los apoyos necesarios, ni quería, sobre todo, que a partir de su comparecencia en el Parlamento, comenzase a correr el plazo de dos meses, para unas nuevas elecciones, mientras que simultáneamente se desarrollaban conversaciones a tres bandas (Podemos-PSOE e Izquierda Unida) para la difícil formación de ese Gobierno de coalición propuesto por Iglesias.

De esta forma, Rajoy gana tiempo, deja que Sanchez se cueza en su propia salsa, contribuye indirectamente a que aumente la tensión dentro del partido socialista, en el que los barones han recibido con “estupor” la propuesta de Iglesias, y la forma en que se ha producido, deja que se muevan los “poderes fácticos” y pone en marcha todo un plan de cara a Europa para que dirigentes cercanos al socialismo español, presionen a favor de esa “Gran Coalición”, una fórmula que no solo está en funcionamiento en Alemania, sino en 25 de los 28 países de la Unión Europea.

El juego comienza de nuevo y este Miércoles, el Rey inicia una nueva ronda de negociaciones con la totalidad de los representantes de los partidos políticos…