El baile-debate a tres, y Rajoy como perdedor

El debate a tres (Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera ), con el atril vacío para Rajoy, celebrado este lunes por el periódico El País, en una fórmula en la que internet y las redes sociales, han sido los verdaderos protagonistas, un auténtico éxito del periódico que pretende ser el líder en español de Internet, ha abierto, de hecho, la campaña electoral, cuyo inicio oficial se producirá el viernes 4 de diciembre, y ha servido de prólogo para el otro debate a cuatro (esta vez con la representante del Presidente del Gobierno, más que del Partido, Soraya Sáenz de Santamaría) programado para el lunes 7 de diciembre en Antena 3, la Sexta, Onda Cero y Antena 3 Canal internacional. El debate a tres del lunes, en algunos momentos parecía un baile de presentación de tres jóvenes en sociedad. Tres jóvenes de casi la misma generación, que se tuteaban, que se llamaban por su nombre y que por primera vez aparecían en sociedad, en este caso más para debatir que para dejarse llevar por la música. Los tres decidieron salir y el papá se empeñó en quedarse en casa.

Un retraso en un avión procedente de Berlín, impidió a este cronista seguir el debate en directo con lo que tuvo que acudir al grabado, con lo que supone de pérdida de calor y emoción que supone el directo y seguirlo también a través de Twitter. Contemplado de esa forma el debate, y cuando en Twitter este martes, desde primeras horas de la mañana está siendo TT #pierdeRajoy, por su ausencia, es difícil sustraerse a la oleada de que, especialmente entre los lectores de El País (un lector de centro- izquierda) dan ganador absoluto, al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, al igual que la mayoría de los periódicos on line. Los sondeos online dan el siguiente resultado: El Economista: Rivera 47,61%, Iglesias 32,25%, Sánchez 9,04%. Cadena SER: Sánchez 23,55%, Rivera 12,10%, Iglesias 64,35%. El País: iglesias 47,01%, Rivera 28,90%, Sánchez 24,09%. InfoLibre: Iglesias 79,39%, Sánchez 11,62%, Rivera 3,14%. Eldiario: Iglesias 64%, Rivera 25%, Sánchez 10%. Público: Iglesias 86,4%, Sánchez 9,5%, Rivera 4,2%.

Por eso, es difícil resistirse a la ola y es verdad que ganó Iglesias en la rapidez de la respuesta, en lo elaborado y pensado de las contestaciones, en destellos de sentido del humor, en contención, teniendo en cuenta el nuevo discurso más digerible para sectores en los que sigue produciendo miedo o rechazo, convencido ya, de que el cielo no se toma al asalto, sino tocando el timbre. Por el contrario, Rivera ganó en presencia, en seriedad , en propuestas razonables  en el tono, en la forma y, en esa actitud de transmitir la sensación de que está listo y preparado para asumir la Presidencia del Gobierno, como van reflejando las encuestas. Por último Pedro Sánchez, objeto de los ataques de Iglesias y Rivera, ha intentado transmitir la imagen de que la auténtica alternativa a Rajoy es él, y que por el tono y la forma (aunque cargar con la política llevada a cabo es una mochila difícil de llevar) está en condiciones de asegurar, con propuestas viables, la sucesión de Rajoy. Cada uno atacó en el flanco que más le convenía: Pablo Iglesias en el flanco de Sánchez y del PSOE, para seguir ganando votos en ese centro izquierda, Sánchez en el flanco de Rivera que tras penetrar en las filas del PP, ahora lo está haciéndolo en el PSOE y Rivera en el terreno de Sánchez y del PSOE, sabiendo que entre las filas de Podemos es difícil penetrar a pesar de la dulcificación del discurso.

Este de El País es el primero de los debates en los que participarán los distintos candidatos a la Presidencia del Gobierno, en las elecciones del próximo domingo 20 de diciembre, si bien el Presidente de Gobierno es el único que se ha negado a participar en el del periódico madrileño, y en los otros que se organizan con la excusa de que sólo uno de los candidatos, el socialista Pedro Sánchez, es el que tiene posibilidades de acceder a la Presidencia del Gobierno, aunque las encuestas dicen lo contrario: todos están prácticamente empatados y será la campaña electoral y los debates los que decidan al final, quién es el inquilino de la Moncloa. Rajoy, temeroso de que todos los candidatos centrasen sus ataques en él, ha preferido sólo el cara a cara con Sánchez. En los otros no tiene nada que ganar y todas las de perder.

Por eso, Rajoy se negó a ir a la Universidad Carlos III de Madrid, a debatir con Sánchez, Rivera e Iglesias, ante la presencia de estudiantes y en un debate en el que ejercía de maestro de ceremonias el periodista de Onda Cero Carlos Alsina (programa “Más de Uno”; se ha negado a intervenir en el de este lunes en El País intentando que le substituyera la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y, por último, ha rechazado la invitación de Antena 3 para debatir el lunes 7 de diciembre, ya en plena campaña electoral, con Pedro Sánchez y los emergentes Iglesias y Rivera. En esta ocasión será la vicepresidenta del Gobierno Sáenz de Santamaría, la que substituya a Rajoy, dando a entender, de esta forma, que es la que se vislumbra como sucesora, a pesar de sus escasas vinculaciones con el Partido.

El último de los debates, y el único en el que participará el Presidente del Gobierno será el que está convocado para el día 14 de diciembre, por la Academia de Televisión, y moderado por el ya histórico de los caras a caras en TV Manuel Campo Vidal, desde que intervino en el primero organizado en Antena 3, entre Felipe González y José María Aznar. En un intento de potenciar el bipartidismo, tan criticado, Rajoy con su gesto, le ha concedido un plus a Pedro Sánchez, el único con el que se medirá y el único que según la tesis de Moncloa, tiene posibilidades de desbancarle del poder, aunque cada vez, a la vista de las encuestas, el estado mayor popular se manifiesta más preocupado con lo que es irresistible subida de Rivera, el “indignado de centro derecha” como lo acaba de definir el semanario italiano Panorama.