El PP se planta ante Ciudadanos: la candidatura de Rajoy es innegociable

La encuesta de Metroscopia publicada este Domingo en el periódico “El País” en la que hay un empate técnico entre populares y socialistas y en la que, también, Ciudadanos, por primera vez, aparece a sólo dos puntos de diferencia con el PP, ha caído como una bomba en Génova, la sede central del Partido Popular, que ni en sus peores sueños pensaron que eso podía ocurrir, aunque convertirse en el segundo partido más votado en Cataluña, ha sido la primera pista del ascenso del partido emergente de Albert Rivera.

En cierto modo, la preocupación y el miedo que ha provocado el sondeo es comprensible porque viene a dar la razón a lo que viene diciendo el Presidente fundador del partido, José María Aznar, en el sentido de que Ciudadanos le está robando gran parte del electorado al partido que ahora preside Mariano Rajoy y, porque temen que una de las condiciones que ponga el partido de Rivera para cualquier negociación postelectoral sea la cabeza de Mariano Rajoy, algo que ha venido diciendo el staff que rodea a Rivera. “Rajoy – argumentan- es el principal causante de la actual crisis política que vive el país porque no ha puesto coto, en su momento, a la corrupción y porque tiene mucha responsabilidad en la falta de confianza que gran parte del país tiene en algunas Instituciones, Rajoy es un político que resistió en la oposición y ha seguido resistiendo en el poder” .

Al día siguiente del fracaso electoral del PP en Cataluña, Aznar, desde FAES, dio la señal de alarma, insistiendo en que Ciudadanos estaba ocupando el espacio del Partido Popular y que era la quinta vez que el electorado daba un toque de atención sobre lo que estaba haciendo el partido. “Para el PP, según Aznar, es el peor escenario posible. Tu rival de la izquierda queda fortalecido (en referencia a Ciudadanos), tu espacio queda mermado, los secesionistas van a continuar el proceso. Tu posición está seriamente comprometida”. En su opinión, “es para que algunos piensen seriamente por qué el partido del Gobierno en España no ha sido capaz de representar a la mayoría de las fuerzas constitucionales en Cataluña”. Éste es el mensaje que Aznar lanzaba al Presidente del Gobierno en un momento en que muchos en el PP creen que el Ejecutivo había reaccionado tarde al desafío soberanista.

Pero, además, de cara a las generales de Diciembre, Aznar pedía una profunda reflexión sobre lo que estaba pasando en el país desde que se inició ese largo proceso electoral que se inició con los comicios para las europeas en Mayo del año pasado. El ex Presidente insistía en que “el electorado del PP ha dado un aviso en las elecciones europeas, muy serio; otro en las municipales; otro en las autonómicas; otro en las andaluzas, y le acaba de dar otro aviso en las elecciones catalanas. Son cinco veces consecutivas en pocos meses en los que el electorado te está diciendo que no está contento cómo están las cosas. Ya va el quinto aviso y no se puede desoír”. En este sentido creía necesario emprender “un proceso muy profundo de reflexión, extraer todas las consecuencias y ponerse a ello”. Una reflexión elemental si como parece, según el CIS , la mitad de los votantes de Ciudadanos procederían del PP.

Al final, ni ha habido proceso de reflexión, ni se ha tomado ningún tipo de medida. Se ha ido a lo de siempre. Y el resultado empiezan a vislumbrarse en las encuestas que empiezan a dibujar un panorama en el que es posible un empate técnico no sólo entre PP y PSOE, sino un empate a tres: PP, PSOE y Ciudadanos, algo que para Rajoy y su gobierno seria una auténtica humillación. Humillación por ese empate y humillación, si como vienen insistiendo en Ciudadanos, cualquier pacto pasaría por la cabeza de Rajoy y la presentación de un nuevo candidato a la Presidencia del Gobierno.

La repetición de esa propuesta, hasta ahora, no se había tomado en cuenta, pero ha empezado a preocupar a la luz de los sondeos. El mensaje popular es que pedir la cabeza de Rajoy es una línea roja que no se puede traspasar. La versión del PP es que todo es negociable, excepto la candidatura de Mariano Rajoy como candidato a la Presidencia el Gobierno….