Hasta ahora, Ciudadanos es el árbitro del 20-D

Ciudadanos, el partido que se ha convertido en la segunda fuerza política en Cataluña en las elecciones del pasado 27 de septiembre, será el árbitro de las elecciones generales del próximo 20 de diciembre, según se deduce de los resultados de la encuesta de Metroscopia de Octubre que publica este domingo el periódico ‘El País’. Una encuesta con la que se ha venido especulando toda la semana y que, con seguridad, provocará nervios y preocupación dentro del Gobierno, empeñado como está en descalificar al partido de Albert Rivera por su escasa experiencia política y con el que le va a ser difícil pactar si el PP es la fuerza política más votada e insiste en que el candidato a la presidencia del Gobierno sea Mariano Rajoy.

Cada vez son más grandes las diferencias del PP con Ciudadanos, al tiempo que se está produciendo un acercamiento al PSOE, una alternativa que es la que más gusta a las empresas del Ibex, a los poderes económicos y a los inversores internacionales, inquietos por un posible giro hacia la izquierda provocado por cualquier tipo de pacto con Podemos, como se anuncia en Cataluña ante un posible acuerdo de la plataforma Mas-Junqueras con la CUP (Candidatura de Unidad Popular) para la reelección de Artur Mas como presidente de la Generalitat, un acuerdo difícil de entender entre la burguesía y la derecha catalana y un partido antisistema.

A nivel nacional, y tras el fracaso de Podemos en Cataluña, todo el poder e influencia que se auguraba a Podemos se está viniendo abajo, conforme pasan los meses y se manifiestan las contradicciones internas dentro del partido. Las diferencias con el centralismo que marca la dirección, bajo la férrea mano de Pablo Iglesias (acaba de dimitir la máxima responsable de Podemos en Cataluña, Gemma Ubasart, encargada de política territorial y disconforme con la campaña catalana, que ha supuesto un notable fracaso) y las visiones distintas de la estrategia a seguir así como las numerosas discrepancias que no paran de aparecer cada vez son mayores .

En resumen: según Metroscopia, a poco más de dos meses de las elecciones generales, el PSOE y el PP se encontrarían en una situación de empate técnico (23,5% frente a 23,4%), seguidos muy de cerca por Ciudadanos (21,5%). Podemos que se colocaría en un 14,1%, e Izquierda Unida que parece recuperarse, con un 5,6%. La encuesta, según sus responsables, registra una gran volatilidad del voto. Ciudadanos es el único partido que crece a costa, sobre todo, del Partido Popular. Por último se registra, igual que ocurrió el mes pasado en Cataluña, una gran movilización en el electorado.

El cuadro que dibuja Metroscopia es un cuadro de un Parlamento multipartidista en el que el bipartidismo sale muy tocado, más por el papel que desempeña Ciudadanos que por el crecimiento de Podemos, que de partido más votado hace unos meses, ha pasado a ocupar un puesto muy alejado de ese papel decisivo que parecía desprenderse de ese mensaje de que la alternativa al PP no estaba en el PSOE, sino en Podemos y en Pablo Iglesias, algo que parece formar parte más de un sueño que de una realidad. En cuanto a la valoración de líderes, Albert Rivera, de Ciudadanos, es el mejor valorado y el que menos rechazo produce frente a Podemos y a Pablo Iglesias que, junto a Mariano Rajoy, son los peores valorados.

Sería interesante que alguien hiciera un estudio de las causas de que un partido y un líder, que rompen todas las previsiones hasta convertirse en la gran amenaza del bipartidismo y la alternativa emergente que puede barrer casi cuarenta años de historia española, se sitúa meses más tarde en el lugar que viene ocupando ahora, después de las elecciones en Andalucía y en Cataluña y en las autonómicas y municipales, dónde han ido aliados con otras fuerzas de izquierdas o con otros movimientos cercanos a lo que fue, en su momento, el espíritu del 15-M.

De todas formas, la de este domingo, a dos meses y medio de las elecciones, no deja de ser una primera aproximación a lo que puede ocurrir el 20-D La fecha clave que ha elegido personalmente Rajoy cuando en las fiestas navideñas comiencen a notarse ciertas señales de la recuperación en el consumo y en la devolución de las pagas suprimidas a los funcionarios al principio del mandato popular. Por otra parte, influirá también el tipo de campaña que haga el PP y si sigue explotando el fenómeno del miedo: el miedo al PSOE (la vuelta de Zapatero, han comenzado a decir) y el miedo a Podemos (un tigre de papel como decían en la Guerra Fría los Chinos del papel de Estados Unidos) .

En fin, si no comete muchos errores, el futuro del país a partir de diciembre pasará inevitablemente por Ciudadanos y, por ahora, por un posible acuerdo de Rivera con Pedro Sánchez.

  1. Perri el Sucio says:

    Veremos pronto. Pero dudo muy mucho que el gobierno de Rajoy sepa maniobrar pensando en el interés nacional. Sería una total novedad.

  2. viajeroA3 says:

    Según el punto de vista de nuestro preclaro Presidente, el tiempo lo arregla todo sin necesidad de hacer nada. O no.

  3. antonio says:

    El sr. Sebastián escribe cosas que no son ciertas. Grecia, hasta ahora, NO HA DICHO QUE PRETENDA PAGAR LO QUE DEBE. Solo pretende recibir más dinero para ir gastándolo en agua de borraja. Es decir, que sin el cumplimiento de las condiciones, Grecia es un pozo sin fondo y lo será ad aeternum. Así es que, las únicas posturas razonables son la negativa hasta que no acepten lo que firmaron. Y no es solo Alemania quien está en ea dinámica. No falte más a la verdad, o léase los acuerdos, hombre!!

  4. azabache says:

    Los griegos siempre han sido unos rateros. Para ello solo hay que ir de turista

  5. azabache says:

    Estoy escribiendo y veo la columna de mi derecha. Aunque parece el pasillo de las cortes, no es más que una sucesión de desechos de tienta. Ni si quiera en segundo mantiene el tupé. Y el quinto, pues eso: no matar.

  6. juanpedro says:

    El problema de Grecia es como el de Andalucia,si no hay equilibrio entre ingresos y gastos la economía no funciona,es cuestión de tiempo.
    Aunque no devuelvan nada,si se lo han dilapidado,poco a poco la situación será insostenible

  7. RM714 says:

    El señor Sebastián se está convirtiendo en podemista……..dice que “Europa …… no respeta las decisiones democráticas de sus países”. Como si los alemanes no hubieran elegido a Merkel tan democráticamente como los griegos a su Tsipras…..

    Y es que, si ahora le pregunta usted a un alemán si quiere seguir dándole dinero a Grecia para que se lo gaste en vino, verá lo que le responde.

    Y todo eso de la disolución de la OTAN, y lo del boomerang, y el tobogán infernal…..milongas chavistas.