Después de tantos esfuerzos ¿va a resultar que el Presupuesto 2016 no sirve?

La Comisión Europea sigue estudiando atentamente el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2016, después de la reprimenda que el pasado martes hizo a las autoridades españolas en desacuerdo con las cifras de crecimiento económico y de recaudación que ha incluido el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, incompatibles, estas últimas dicen, con la reforma fiscal que se ha aprobado por motivos electorales. Los presupuestos de España en 2015 y 2016 corren el riesgo de romper las reglas establecidas y, la Comisión Europea insta a las autoridades españolas a limitarse a ejecutar el presupuesto de 2015 y “tomar las medidas necesarias para garantizar que el presupuesto de 2016 cumpla” con las reglas de la UE, según el comisario de Economía Pierre Moscovici. La postura de la Comisión ha producido gran malestar en el Gobierno que puede introducir algún cambio en los Presupuestos en el Pleno parlamentario que se celebrará de finales de este mes.

Por eso, mientras el Gobierno cumple los últimos trámites parlamentarios para la aprobación de esos Presupuestos, con la intención de dar una imagen de seriedad, en el cumplimiento de sus responsabilidades, y de ahí el interés de agotar la legislatura al máximo, y convocar las elecciones generales, casi en vísperas de las Fiestas Navideñas, las autoridades económicas europeas han comenzado a examinar con lupa los pasos que se están dando, alarmadas sobre todo por el temor a que se incumplan los objetivos de déficit este año y el año que viene. Por eso ha pedido que se introduzcan cambios antes de la disolución de las Cortes, ya que el nuevo Gobierno que salga elegido en diciembre no tendrá más remedio que introducir más medidas de austeridad. Es decir que después de tantos esfuerzos por tener listos los Presupuestos para el año que viene, resulta que a lo mejor… no sirven. Un varapalo a España que el Gobierno dice que es injusto porque que sus cifras cuadran.

De este modo, la propuesta de Presupuestos, se queda por debajo de las exigentes nuevas reglas de gasto de la UE y debería haber incluido recortes adicionales para ser aprobado en Bruselas, tal y como la Comisión Europea advirtió hace unos días, en lo que el Financial Times ha calificado de “hiriente reprimenda a Madrid, tan solo dos meses antes de las elecciones generales”. Los representantes de la Comisión insisten en que además de incumplir los objetivos de déficit, las medidas de reforma estructural del país, es decir, los cambios económicos a largo plazo que son esenciales para conseguir eximirse de las reglas de déficit de la UE, estaban “muy por debajo de lo recomendado”. Conforme a los objetivos acordados con Bruselas, Madrid tenía que haber implementado reformas equivalentes al 1,2 por ciento del producto interior bruto. El Gobierno no ha incluido ninguna.

El Gobierno español había sometido su presupuesto a Bruselas mucho antes de la fecha límite del 15 de octubre con la esperanza de obtener una autorización rápida antes de las elecciones de diciembre. En su lugar, las prisas obligará al Gobierno a enmendar su propuesta o afrontar una reprimenda que, en último lugar, podría llevar a la imposición de sanciones. El comisario de Economía Moscovici declaraba que el Gobierno había sido “invitado” a volver a presentar su presupuesto cuando el nuevo Gobierno asuma el poder.

En el análisis de la situación que hace FT hace referencia a que España ha sido analizada minuciosamente por Bruselas desde que la crisis financiera global sacudió́ el sector financiero del país, obligando al Gobierno a solicitar asistencia de rescate a la UE para recapitalizar sus bancos y a que Mariano Rajoy, ha venido reivindicando en su campaña de reelección su administración de la economía, que tras una extenuante serie de reformas económicas basadas en la austeridad, se ha convertido en una de las economías que más rápido crece de la zona euro. Las nuevas normas fiscales adoptadas tras la crisis de deuda de la zona euro conceden a la Comisión Europea el poder de solicitar que se enmienden los presupuestos nacionales. Los ministros de Economía del bloque tienen la última palabra en el procedimiento de control.

Las autoridades españoles serían invitadas a presentar un presupuesto actualizado poco después de que el nuevo Gobierno asuma el poder, según ha insistido el comisario de Economía Pierre Moscovici. El presupuesto revisado incluirá datos de las Comunidades Autónomas que faltan en el actual, que volverá a ser examinado el próximo 23 de noviembre, cuando ya estemos a punto de iniciar la campaña electoral del 20 de diciembre.