Mas y Rajoy pueden ser las víctimas del tsunami catalán

Los resultados electorales del domingo 27 de septiembre, amenazan la estabilidad política y emocional de los dos principales responsables políticos del largo proceso catalán que terminaba, de momento, en una relativa victoria independentista gracias, sobre todo, a los diez diputados conseguidos por la CUP (Candidatura de Unidad Popular), que salva a la plataforma “Juntos por el Sí”, montada por el Presidente de la Generalitat, el presidente de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), Oriol Junqueras, y diversas asociaciones, subvencionadas por la Generalitat y que pretenden representar a la sociedad civil. Es decir que tanto Mas como Rajoy pueden ser victimas colaterales del tsunami catalán.

Artur Mas y Mariano Rajoy, Rajoy y Mas, veinticuatro horas después de conocerse el resultado final del escrutinio, se han visto sacudidos por todo tipo de críticas y de efectos colaterales, hasta el punto que por una parte, quienes tienen que dar estabilidad al muevo gobierno catalán, la CUP, han anunciado que no votarán a Mas como presidente del futuro Gobierno, mientras que, por otra parte,  Aznar quien designó como candidato a la Moncloa y padre fundador del partido, ha vuelto a poner en duda que Rajoy, después de los fracasos electorales en las elecciones europeas, en las elecciones andaluzas, en las municipales y autonómicas de mayo, y en las autonómicas catalanas del domingo, sea el candidato ideal para las próximas elecciones generales del mes de diciembre.

Ese debate que se cerró en falso, después de las municipales y autonómicas del pasado mes de mayo, ha vuelto a ser estimulado de alguna forma, por José María Aznar desde FAES, al advertir que el electorado ha dado ya cinco avisos con los que le está diciendo (se supone que a Rajoy, aunque el expresidente no lo cita) de cómo están las cosas. Este nuevo ataque frontal contra Rajoy, se produce en un momento especial del estado anímico del Presidente, desbordado por los acontecimientos, en un estado de cansancio personal (de ahí la falta de reacción ante una pregunta sin muchas complicaciones como la que le hizo Carlos Alsina en su programa “Más de Uno” en Onda Cero) las torpezas durante el final de la campaña electoral catalana (incluida esa expresión sorprendente de que “un vaso es un vaso y un plato es un plato”), y el hecho mismo de que desde hace tiempo tiene que acudir a las notas de sus papeles escritos para cualquier intervención, incluso en el cierre de campaña en Barcelona, con el expresidente Nicolás Sarkozy. Con su comunicado, Aznar ha vuelto a abrir un debate, en un momento clave porque quedan solo dos meses y medio para la cita de las generales.

Por su parte, el principal causante de la división en que ha quedado la sociedad catalana, Artur Mas, se encuentra en una situación desesperada ante el anuncio de sus posibles aliados de gobierno, los de la CUP (que han renunciado a hacer una declaración unilateral de independencia, en tanto estiman que se ha perdido la apuesta soberanista en cuanto a votos) de que no le votarán como nuevo Presidente de la Generalitat.

Hace una semana este cronista aseguraba, en esta misma sección, que era muy probable que Mas no fuera elegido Presidente y que incluso, ante las presiones, renunciara él mismo a la candidatura para repetir mandato, con lo que tendría que dejar la Presidencia a Raul Romeva, número uno de la lista soberanista, a Oriol Junqueras, número cinco de esa lista o, a alguien que no fuese político como Carmen Forcadell o acudir a un personaje de prestigio partidario del independentismo.

Por otra parte, las encuestas indican un gran rechazo a la persona del actual presidente de la Generalitat , hasta el punto que según el último sondeo de Metroscopia para el diario El País, el 60% de los encuestados cree que no debería ser Presidente de la Generalitat, porcentaje que se eleva hasta un 78% entre los votantes de la CUP, y un sorprendente 24% de quienes tienen pensado votar ‘Juntos por el Sí’, pero que creen que Mas no es el político para liderar el proceso que se abrió el domingo.