Encuestas catalanas: Independencia, sí; Artur Mas, no

A una semana de las elecciones del día 27, todas las encuestas señalan como vencedores, casi indiscutibles, a los independentistas de la plataforma Juntos por el Sí, que estarían a uno o dos parlamentarios de la mayoría absoluta (cuatro menos que si hubieran ido por separado Convergencia y Esquerra), pero que, sumado a los diputados de la CUP (Candidatura de Unidad Popular), se colocarían entre 77 y 78 diputados, diez más que los 68 necesario de la mayoría absoluta del Parlamento catalán.

En un ambiente cada vez más tenso y enrarecido, con la estelada en los sitios más insospechados de Cataluña, y en un clima contra la Banca catalana (Caixabanc y Banco Sabadell), que se ha atrevido a anunciar que, en caso de independencia, tendrán que abandonar Cataluña por las consecuencias financieras y económicas que eso supone con ruptura de relaciones incluidas con el Banco Central Europea (BCE), que es el que proporciona a diario la necesaria financiación; y, con esa dramática advertencia de que puede producirse un “corralito” en caso de una escisión de España, se ha entrado en la recta final de la campaña y se han dado a conocer las últimas encuestas, que son favorables a los independentistas ya situados, sumando a los de la CUP, muy por encima de una mayoría cómoda y amplia.

Las encuestas que vienen realzando para distintos medios informativos, los Institutos DYM, Sigma Dos, JM&A Feedback y Metroscopia, coinciden todos en esa cómoda mayoría que ha ido aumentando conforme ha avanzado la campaña, y la única incógnita es si aumenta esa participación por encima del 72% en la que tanto confían los partidos ‘Unionistas’ (populares, socialistas, Ciudadanos y Unió), como para frenar ese ascenso que a fecha de hoy parece imparable. Ascenso estimulado por el victimismo, en estas ultimas horas causado, según ellos, por la posición de la Banca que, por primera vez, ha mostrado su preocupación y su alarma por la implantación de un ‘corralito’, algo que en su momento, barajó la propia Comisión encargada de la Transición Nacional en Cataluña .

Con ligeras diferencias entre unos y otros sondeos, Ciudadanos sería la segunda fuerza política del Parlamento catalán, en perjuicio de populares y socialistas (19 frente a 14 del PSC y 10 del Partido Popular) y con la opción de Podemos (Catalunya Si que es Pot ) que no termina de despegar y que si sitúa al mismo nivel de los socialistas. Estos perderían seis diputados respecto a las anteriores autonómicas, menos que los populares que perderían 9, unos resultados que probablemente, con Alicia Sánchez Camacho como candidata no se esperaban.

Pero quizás el dato más revelador de una de las encuestas (la de Metroscopia para El País) sea el grado de desgaste del actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, número 4 de la candidatura unitaria y que pretende dirigir el proceso independentista cuando el 60% de los encuestados cree que no debería ser presidente de la Generalitat, porcentaje que se eleva hasta un 78% entre los votantes de la CUP, y un sorprendente 24% de quienes tienen pensado votar ‘Juntos por el Sí’, situación que con toda seguridad será aprovechada por el líder de Esquerra, Oriol Junqueras, número 5 de la lista unitaria, para dar ese decisivo y soñado paso de ser, como ha dicho en muchas ocasiones, presidente de la República catalana. Y si no, ahí está la candidatura de Raul Romeva, el eco-comunista que encabeza la lista ‘Juntos por el sí’ y que ha venido repitiendo que no hay un compromiso de votar por Mas.

Es decir, que se da la paradoja de que una mayoría de catalanes quiere la independencia pero rechazan a Artur Mas como el que tiene que conducir a Cataluña por ese camino que supone la salida de Europa y de todos los organismos internacionales. Es decir, que vienen a afirmar que si hay que romper, se rompe, pero para ese camino no necesitan a alguien tan heredero de la corrupción de Convergencia, de la Generalitat y del clan de los Pujol como su lugarteniente Artur Mas y Gavarro, su ‘consejero en cap’ y protector de su fortuna…

El más optimista para los ‘unionistas’ es es el sondeo de La Vanguardia, que sitúa a los independentistas dentro de la mayoría absoluta pero que cree que en una semana de campaña pueden cambiar las cosas ya que todavía hay 600.000 catalanes que no tienen decidido su voto.Por último, algunos datos ayudan a iluminar el horizonte electoral y las expectativas de voto. Por un lado, el Govern de Artur Mas recibe ahora un suspenso más claro que en julio pasado, ya que cae del 4,93% de entonces, al 4,59 ahora. Eso sí, tanto los exvotantes de CiU como los de ERC le dan un suspenso más suave.