La prensa belga contra los “juegos malabares” de Artur Mas

La declaración del presidente de Estados Unidos Barack Obama apostando por una “España fuerte y unida” con la que entenderse, y que a pesar de la obviedad supone una toma de postura a favor de la unidad nacional en plena ofensiva independentista catalana, postura recibida con un cierto malestar por la propia Generalitat. Temiendo las palabras de Obama, el propio presidente Mas ya había advertido públicamente que en la entrevista del Presidente norteamericano con el rey español Felipe VI, se hablaría de Cataluña y que el Gobierno se había convertido en la máquina más eficaz de crear independentistas.

La declaración de Obama contrasta con la polémica actitud del embajador norteamericano en Madrid que desde su toma de posesión viene insistiendo en que la independencia de Cataluña es un “asunto interno” de España, algo que expresado en público, en un coloquio en un desayuno informativo en un hotel de Madrid provocó que el Gobierno le pidiera explicaciones después de calificar sus declaraciones de “chocantes”.

Incluso el ministro de Asuntos Exteriores García-Margallo, tuvo que recordar en el Parlamento que la Administración Obama “ha dejado claro que respalda la legalidad internacional, y la separación de un territorio por un procedimiento contrario a su propia Constitución es ilegal y no puede ser aceptada en ningún caso por la comunidad internacional”. Además “se ha manifestado absolutamente en contra de cualquier secesión en el seno de la Unión Europea y también ha defendido el principio de integridad territorial en Ucrania, Georgia, Irak o Malí”. Es decir más, mucho más que como sostiene el embajador Costos, todo sea un problema de política interna de España. Una música que el señor embajador, en medio de tantas fiestas y saraos, tendrá necesariamente, que cambiar o modular.

Artur Mas, en un intento de echar balones fuera, ha dicho que no cree que las palabras de Barack Obama, aludan y afecten al proceso soberanista que está en marcha en Cataluña. “Yo no me siento aludido, forma parte del juego normal de estos días de campaña”, ha asegurado en un acto de la candidatura “Juntos por el Sí” “Que Obama hable de una España fuerte me parece lógico, como supongo que lo haría de cualquier otro país democrático, y que hable de una España unificada, que no unida, también es normal, porque España puede estar unificada con Cataluña o sin ella”, ha añadido en un intento de obviar el mensaje del Presidente norteamericano. Igual que ha querido obviar los mensajes que tanto la canciller Merkel como el primer ministro del Reino Unido David Cameron, han lanzado sobre la incorporación de Cataluña a Europa una vez escindida de España.

Este miércoles Artur Mas ha estado pendiente del resultado del debate informativo que en el Parlamento belga ha tenido lugar con representantes de su candidatura en un intento, por ahora fallido, de que sus mensajes de independencia tengan eco en todos los foros internacionales, un eco que todos los observadores sostienen que ha sido menor que cuando el referéndum escocés puso en el primer plano de la actualidad europea el contencioso catalán, movido en Europa por una serie de “lobbies” que intentaron poner en valor el falso referéndum de noviembre del año pasado.

Hasta la prensa belga, tan favorable a las tesis independentistas pone en duda que el referéndum catalán sea “pan comido” como sostiene una de las más conocidas politólogas belgas en el periódico De Standaard. La politóloga Hannah Decavel, califica de “sospechoso” que las elecciones anticipadas catalanas se celebren tres semanas después de la Diada. Decavel tampoco entiende por qué Artur Mas decidió adelantar las autonómicas, ni por qué los catalanes tuvieron que acudir tres veces a las urnas en tan sólo cinco años. “Todo apunta a que Mas hace malabarismos electorales para intentar forzar la independencia”. Conviene subrayar que CDC y su líder Artur Mas perdieron mucho apoyo en estos últimos años, debido principalmente a las duras e incluso controvertidas medidas de austeridad que tuvieron como consecuencia la pérdida en junio de la Alcaldía de Barcelona. Todo hace pensar que los catalanes apuestan por una política socio-económica distinta por encima del programa político de un partido que pretende ocultar sus propios fracasos con su retórica independentista.

“Artur Mas está inmerso en un escándalo de corrupción que afecta al partido en su conjunto. Y esta cuestión resulta molesta para los catalanes demócratas. Todo apunta a que las horas de Mas están contadas. Resulta maravilloso redactar una hoja de ruta detallada hacia la independencia, pero muchas personas siguen a la espera de un plan detallado para después de la independencia. ¿Cuál será el sistema electoral? ¿Cuáles serán las prioridades socio-económicas? ¿Cuál será la relación con la UE? ¿De dónde saldrá el dinero necesario? ¿Qué gastos habrá?” La politóloga parece haber dado en el clavo.

  1. Costadamorte says:

    Le corrijo en una cosa, Sr. Sebastián…
    Las generales no serán a finales de noviembre…, serán a mediados de diciembre!… (el 6, 13 o 20, no descartando incluso el 8!)…

  2. RM714 says:

    ¡¡ Donde pisa zapatero no vuelve a crecer la hierba!!!!!!

    Y, le recuerdo, que España fué pisoteada de norte a sur por el pie de este señor.