Independencia de Cataluña entre el 68 y el 55

68-55. Estas son las cifras mágicas que Artur Mas, Oriol Junquera y la totalidad de los partidos políticos manejan para enfrentarse con las elecciones plesbicitarias e independentistas, que el presidente de la Generalitat Artur Mas convocará el día 3 de agosto para que se celebren el próximo 27 de septiembre. Unas elecciones con una lista única que abre el ecocomunista Raul Romeva, ex europarlamentario de Iniciative per Catalunya Verds y que cierra el ex entrenador del Barca Pep Guardiola, que ha seguido este lunes desde China la presentación de la lista independentista, con el mismo fervor y devoción que entrenó durante años al laureado equipo catalán.

68-55. Entre estas dos cifras está el futuro de Cataluña. Sesenta y ocho, según la ex presidenta de la ANC (Asamblea Nacional de Cataluña) Carmen Forcadell, la llama viva del independentismo, es esa mayoría absoluta que abre las puertas de ese independencia con la que viene soñando tanto Mas, ahora en uno de sus peores momentos políticos de su vida política, y en los que se juega el todo por el todo, y Oriol Junquera, el dirigente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que ha sido engañado y que ha aceptado un maridaje extraño, con el que ambos, pretenden declarar unilateralmente la escisión de Cataluña de España la independencia, como un nuevo Estado de Europa.

Por otra parte, cincuenta y cinco, es el número de parlamentarios que varias encuestas dan como resultado final de las elecciones autonómicas de septiembre, con lo que se perdería, definitivamente, como dice Mas, el tren de esa liberación nacional con la que vienen soñando muchos sectores de la sociedad catalana, especialmente esa sociedad civil que se ha querido integrar en la lista única que ha sido presentada este lunes en el Museo de Historia de Cataluña, como acuerdo “Juntos por un estado independiente para ganar la Catalunya del futuro”.

Un éxito político de Mas que cuajó hace una semana entre CDC (Convergencia Democrática de Catalunya) y ERC (Esquerra Republicana de Catalunya), después de que el Presidente de la Generalitat, amenazase a los representantes de esa sociedad civil constituida por la Asamblea Nacional de Catalunya, Omnium Cultural y Asociación de Municipios para la Independencia (AMI), y al propio Oriol Junquera, con no convocar las elecciones, con el riesgo de que las reivindicaciones se hubiesen enfriado aún más, y los partidarios de la independencia (actualmente un 42%, según la última encuesta de la Generalitat) bajasen aún más, frente a los contrarios a la separación de España, que están, según la misma encuesta, en torno al cincuenta por ciento.

La llamada lista soberanista está liderada por el eco comunista, Raúl Romea, una especie de Varoufakis a la catalana, marxista como el griego, atleta como el exministro de Finanzas de Grecia, y con un look que recuerda, lejanamente, quizás por la cuidada alopecia, a quien ha tenido cinco meses sin dormir a la canciller alemana Angela Merkel y que no ha tenido reparos en calificar a sus interlocutores de “terroristas”. La número dos en la lista es la expresidenta de la Asamblea Nacional de Cataluña Carme Forcadell, la inspiradora de las últimas tres movilizaciones del 11 de septiembre, seguida por Muriel Casals, la presidenta de Ómnium, una Asociación partidaria del derecho de determinación y que alcanzó su mayor protagonismo en 2010 cuando, tras la sentencia del Constitucional, consiguió reunir un millón de personas en Barcelona reivindicando el derecho a decidir de Cataluña como nación.

Los puestos 4 y 5 lo ocupan Artur Mas y Oriol Junquera, que serían el presidente y el vicepresidente de la Generalitat, en caso de ganar las elecciones. En ese escenario y si tienen mayoría suficiente para legislar, tanto Mas como Junqueras, ya han anunciado un paquete de medidas para declarar la independencia de Cataluña, así como una “ley de transitoriedad jurídica”, que suprimiría progresivamente la legislación española, hasta el punto de que las Leyes del Estado seguirían vigente a medida que se irían cambiando por leyes catalanas.

Esto es precisamente lo que se ha destacado en el acto de presentación de la lista unitaria, especialmente por Raul Romea el candidato que encabeza la lista que ha insistido en que “cuando tengamos todo el plan de desconexión con España hecho, declararemos la independencia y si España bloquea, declararemos igualmente la independencia. Vamos a todas”.