Los barones del PP se rebelan contra Rajoy

El malestar de los barones del Partido Popular tras los resultados electorales del pasado domingo, no sólo va en aumento, sino que han empezado a surgir voces que parecen querer abrir el debate sobre si Mariano Rajoy es el mejor candidato para las elecciones generales del mes de diciembre. Unas elecciones en las que puede acentuarse la debacle ocurrida el pasado domingo en las que el partido en el poder ha perdido más de dos millones y medio de votos, once puntos respecto a las autonómicas y municipales de 2011, y todas las mayorías absolutas de una decena de Comunidades autónomas donde residía el gran poder popular, así como numerosos Ayuntamientos en Comunidades decisivas como Valencia, Madrid, Aragón, Galicia y Andalucía.

La falta de autocrítica de Rajoy en su comparecencia del lunes tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional (fue el único dirigente nacional que se negó a dar a cara el mismo domingo), su negativa a hacer ningún tipo de autocrítica, su insistencia en que habían ganado las elecciones y su descubrimiento, después de cuatro años de que la clave está en el acercamiento al electorado, y en una política de comunicación más acertada, en fin, su insistencia en el discurso de la recuperación económica, provocó el lunes casi una rebelión de los barones populares, que en sus respectivos círculos privados, le culpan a él y a su discurso, de sus fracasos en Autonomías que más o menos bien, han hecho sus deberes, pero que se han encontrado con unos resultados de verdadera catástrofe, a pesar de ese optimismo de la Moncloa.

Quienes han sido hasta ahora barones incondicionales del Presidente del Gobierno y del partido, no sólo no han aplaudido por primera vez al “líder máximo”, sino que han hecho un análisis de lo que ha pasado que Rajoy no quería oír: que el mapa preponderadamente azul de España puede tender a convertirse en rojo en las próximas semanas; que hay un rechazo a la marca PP; que algo se ha hecho mal y hay que averiguarlo y poner remedio; que no hay conexión ni con el ciudadano y, lo que es más grave, con el electorado; que el partido no tiene ninguna empatía, y que el discurso de la recuperación económica no es suficiente y que es un error que se afronte las próximas generales con el mismo discurso .

En esas críticas están la totalidad de los barones a los que se ha sumado este martes, Juan Vicente Herrera, presidente de Castilla y León, que ha perdido el poder después de 24 años y que se ha atrevido a plantear a preguntas de Carlos Alsina, en Onda Cero en su nuevo programa “Más de uno”, un tema que hasta hace poco ha sido tabú: si Rajoy, a la vista de los resultados del domingo, es el mejor candidato para las próximas generales. Y Juan Vicente Herrera, que es el más leal de sus coroneles, ha dado una respuesta para reflexionar: ” Yo le diría: Presidente mírate al espejo y respóndete a ti mismo”.

Ignoro si Mariano Rajoy se conoce a sí mismo. Es más, ignoro si es el único que es capaz de conocerse, o hay alguien en su entorno, que está en condiciones de comprenderle o entenderle cuando se explica. Sin embargo, su reacción del lunes sobre lo que ocurrió el domingo, fue idéntica a la reacción que tuvo del fracaso electoral de las europeas del año pasado en las que perdió dos millones y medio de votos si se compara con las anteriores – cinco si se compara con las generales de 2011- ocho eurodiputados y un escaso porcentaje del 26% . “Hemos ganado, – fue la reacción de Rajoy – hemos sido el partido más votado y no tenemos necesidad de cambiar nada. Ni en el Gobierno (cubrir solo la vacante de Arias Cañete) ni en el partido”. No tengo pensado hacer ningún cambio en el Gobierno, porque creo que ha trabajado muy bien, lo ha hecho con gran intensidad en una situación muy difícil. Pienso que la mejor parte de la legislatura es la que queda por venir y la gente podrá ver que los sacrificios que hemos pedido tenían sentido”.

No tuvo que pasar mucho tiempo para hacer la misma lectura en las elecciones andaluzas del pasado 22 de marzo, en medio del desconcierto general de militantes y dirigentes del partido que no terminaban de creerse en esa pérdida de medio millón de votos, y de 17 parlamentarios. Nada de autocrítica, justificación de que Andalucía es especial dentro de España, y sobre todo, nada de cambios, ni en el Gobierno, ni en el partido.

La misma reacción de este lunes en el Comité Ejecutivo Nacional, a pesar de los primeros intentos de rebelión de los barones que ya empiezan a dudar de la idoneidad de Rajoy como candidato, y piensan que el problema es, precisamente, Rajoy, que intenta tapar su parálisis y su terror a tomar decisiones con el mensaje de la recuperación y… no sólo de recuperación, lo recordaba este cronista, a principios de abril, vive el hombre… Es lo que piensan la mayoría de los barones, preocupados y horrorizados por lo que pueda pasar en diciembre… si no se hace nada como pretende Rajoy.