El discurso de la recuperación, de Rajoy, es insuficiente y llega tarde

Mientras el Presidente del Gobierno se empeña en vender recuperación económica y creación de empleo como gran argumento electoral de cara a las elecciones autonómicas y municipales del próximo 24 de mayo, la oposición sigue centrada en la amnistía fiscal, y en sus consecuencias, a raíz del estallido del “caso Rato”, el caso que después del “caso Bárcenas” más daño le ha hecho al Partido Popular, ya que en cierto modo, le ha roto el discurso económico y de regeneración política que se había elaborado de cara a los comicios de mayo.

En el Senado este martes la oposición ha insistido en la necesidad de una dimisión del ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, que se ha convertido, tras el escándalo Rato, en el principal objetivo de la totalidad de los partidos políticos, (con esa facilidad que tiene Montoro de hacer amigos) y, que este miércoles en el Parlamento tendrá que ser informado, en el turno de control al Gobierno, de todo lo que está pasando con la Agencia Tributaria, todo lo que está pasando con el señor Rato y todo lo que está pasando con la amnistía fiscal, que es bochornoso, así como conocer los efectos de la medida, la lista de supuestos defraudadores y el procedimiento que la Agencia Tributaria siguió para dirigirse a la Justicia.

Algo que el Presidente del Gobierno, tras su comparecencia en el desayuno informativo del lunes que ha tenido una gran repercusión en los medios internacionales, quiere obviar, empeñado como está, en centrar todo su discurso en la recuperación económica y en la creación de empleo. El periódico londinense The Times destaca que el primer ministro español presentó en esa comparecencia del lunes ante la prensa y los empresarios, una lucha desesperada para salvar su liderazgo, admitiendo que los escándalos de corrupción habían dañado a su gobierno.

Mariano Rajoy reconoció que los escándalos que involucraban a figuras de peso del Partido Popular (PP) habían hecho “mucho daño” al Gobierno, cuando las encuestas adelantan que su partido se enfrenta a una gran derrota en las elecciones locales del 24 de mayo y a una posible amenaza para su liderazgo. “Hemos hecho todo lo que está en nuestras manos (contra la corrupción). No puedo aceptar que todos lo que están involucrados en política estén bajo sospecha”, dijo. Su comentarios vinieron después de que Rodrigo Rato, un antiguo ministro de Economía del PP y antiguo director del FMI, fuera arrestado por blanqueo de dinero.

Según The Times Rajoy se puede enfrentarse a un reto de liderazgo si su partido sufre una gran derrota en las elecciones municipales y regionales. “Soraya Sáenz de Santamaría, de 43 años de edad, la vicepresidenta, – señala el diario- ha emergido como posible rival. Es muy conocida porque preside conferencias de prensa tras las reuniones semanales del Gabinete. También supervisa los Servicios Secretos españoles y algunos aspectos de la política económica”. Pero quizás lo que más ha sorprendido en los medios económicos españoles sea la información que publica el semanario The Economist, en la que insiste en que el discurso de la recuperación económica con el que está obsesionado el Presidente español, quizás llegue demasiado tarde.

“La brecha entre las cifras económicas defendidas por el Gobierno y la realidad de la vida de muchas personas explica por qué el Partido Popular de Rajoy ha perdido la mitad de sus apoyos desde que consiguió la mayoría absoluta en las elecciones generales de 2011. El aumento en el desempleo en el primer trimestre fue en parte estacional al finalizar los contratos temporales de Navidad, pero las cinco regiones europeas con las peores tasas de desempleo están en España, según las cifras del Eurostat. Andalucía, la región más poblada de España, lidera la lista con un elevado 35%. Casi la mitad de los desempleados del país no han trabajado en más de dos años de España, lidera la lista con un elevado 35%. Casi la mitad de los desempleados del país no han trabajado en más de dos años”.

La tesis del periódico es que la recuperación económica de Rajoy ha llegado demasiado tarde para salvar a su partido en las elecciones autonómicas y municipales que se celebrarán el 24 de mayo. Es poco probable que se creen empleos estables en muchas ciudades y pueblos, cuando se celebren las elecciones generales a finales de este año. “El futuro del Gobierno – es la conclusión del ”Economist”- es, ahora, tan incierto como el de los trabajadores españoles”.