Es verdad que todo lo que pasa es la “repera patatera”

“Yo dispongo de todos los datos y son la repera patatera” La gráfica frase fue pronunciada por el director de la Agencia Tributaria Santiago Menéndez este martes durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados a raíz del estallido del ”caso Rato”, de las críticas que se han recrudecido sobre la Amnistía fiscal de Montoro a la que se ha acogido el antiguo vicepresidente del Gobierno y, el descubrimiento de todo un entramado de sociedades que, al parecer, se estarían desmontando en lo que es un claro alzamiento de bienes para no pagar la fianza multimillonaria que Rato tiene que depositar en el Juzgado, por sus posibles responsabilidades en la salida a Bolsa de Bankia cuando era presidente.

Al final, en el contexto de su detallado informe del que no ha querido saber nada el ministro Montero, que es el que debería haber comparecido a petición de la totalidad de la oposición, no ha llegado a saberse (o por lo menos este cronista no lo sabe), si esa “repera patatera” está relacionada con la situación personal del exvicepresidente del Gobierno y de los datos que se conocen de él; de lo que encierra esa Amnistía fiscal a la que se han acogido 29.065 personas y 618 empresas, a través de las cuales se recaudaron 1.193 millones de euros; de esos 27.500 contribuyentes, que han declarado 14.300 millones de euros de bienes y derechos en el extranjero en lo que va de año 2015, con lo que se han conseguido aflorar 124.500 millones de euros de 197.000 contribuyentes; de ese afloramiento de bienes en más de 200 países, entre los que destacan Suiza, con casi 20.000 millones, de los 14.000 millones son activos financieros y 4.800 millones son cuentas bancarias en Andorra (4.000 millones), casi la mitad de ellos en activos financieros, y Gibraltar (260 millones), o de todo, en conjunto. O de esos 715 sospechosos de blanqueo de capitales que están siendo investigados por la Agencia Tributaria, entre los que se encontrarían políticos, embajadores, funcionarios y empresarios

La verdad es que todo lo que está ocurriendo, según feliz expresión del señor Menéndez es la “repera patatera”. Es la repera, no sé si patatera o no, la no comparecencia en el Parlamento del ministro Montoro, que si lo hizo en el caso del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol para explicar el “caso Rato”; es la negativa a formar una Comisión de Investigación que si se hizo en el caso del señor Pujol, con el apoyo del PP; es el propio desarrollo de cómo se han producido los acontecimientos desde que la semana pasada se instó a la Fiscalía de Madrid a que se detuviese al señor Rato ante el estupor del fiscal anticorrupción que creía ser él el competente; es la marcha atrás del Juzgado de Instrucción numero 31 de Madrid de querer de nuevo que sea la Audiencia Nacional la que se encargue del caso, frente al recurso de la Fiscalía que dice no ver relación con los delitos que se le imputan a Rato y las investigaciones que está llevando a cabo el juez Fernando Andreu sobre la salida a Bolsa de Bankia y el escándalo de las tarjetas black.

Para completar ese escenario que es de “repera patatera” (todo lo que viene ocurriendo con el manejo de la crisis que ha provocado en el Gobierno y en el partido el “caso Rato” es la “repera”, no sé si patatera o no, porque no tengo capacidad para ello y las contradicciones y los mismos hechos me desbordan), horas antes de la intervención parlamentaria del director de la Agencia Tributaria, el Partido Popular con su mayoría absoluta frenaba la iniciativa a del PSOE para crear una Comisión de Investigación sobre la Amnistía fiscal (sería prevaricar entregar la lista de amnistiado se defiende el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro) y paraba la posible comparecencia del presidente del Gobierno Mariano Rajoy para que diese su versión del caso Rato.

Y la solución a esa situación de “repera patatera” no es pedir la reprobación del ministro Montoro, solicitada por el PSOE y toda la oposición y rechazada por la mayoría popular.