Rajoy: unánimes críticas dentro y fuera de España

Si este miércoles, después de echar un vistazo, como todos los días, al Marca (“Ronaldo Capitán Trueno contra el Rayo”, “Todo controlado en el Calderón”), el Presidente del Gobierno se ha entretenido en leer las reacciones periodísticas, los editoriales, los análisis y los comentarios a su intervención en la Junta Directiva Nacional del PP del martes, se habrá quedado de piedra, como de piedra se quedaron, casi todos los candidatos populares a las elecciones autonómicas y municipales que el día anterior, le oyeron en la entrevista que le hicieron en Radio Nacional de España (ver republica.com “Oscuro e incierto se presenta el reinado de Rajoy“).

Se habrá quedado de piedra por la unanimidad del análisis y las conclusiones de la Junta: más de lo mismo; miedo a enfrentarse con la realidad; reunión a la búlgara huida de cualquier tipo de regeneración política; ausencia absoluta de autocrítica; utilización de un lenguaje, ortopédico, sin empatía, sin afectividad, y sin pasión; insistencia hasta el hartazgo de la mejoría de las grandes magnitudes macroeconómicas (hasta 28 veces llegó a utilizar las palabras “mejor” y “mejorar”); intervención en vísperas de los exámenes finales, sin haber explicado aún cuál es realmente su proyecto para España, y esa conclusión de que, después de todo, lo que puede deducirse de lo que está ocurriendo es que estemos en vísperas de un acuerdo del PP con Ciudadanos, para un futuro nombramiento de un presidente del Gobierno, que no sea Mariano Rajoy.

Pero quizás lo que más sorprenda es la información que en una columna de El Mundo proporciona la diputada popular por Madrid Cayetana Álvarez de Toledo, muy cercana al expresidente José María Aznar al asegurar que “cuando el Presidente acabó de hablar se dio abruptamente el acto por concluido, sin que ninguno de los asistentes pudieran tomar la palabra”. La diputada desarrolla los temas que ella quería plantear pero no pudo, entre ellos, el déficit de ”política” que hay en el partido porque “no basta con rescatar la economía, y porque la “economía no lo es todo, ni es deficiente y las encuestas lo indican: los buenos datos económicos no se traducen en apoyos a nuestro partido”.

Casualmente es la misma tesis que desarrolla Financial Times en el sentido de que “un fortalecimiento de la recuperación no han impresionado por el momento a los votantes. Los sondeos muestran que el PP conseguiría apenas un 20% de los votos si se celebraran ahora unas elecciones -en comparación con el 44% de las elecciones generales de 2011”. Y la realidad es que en Andalucía, la región más poblada de España, su participación en los votos bajó del 41% hasta el 27%, y muchos de los seguidores del PP se fueron a Ciudadanos, un partido centrista relativamente nuevo que está surgiendo como la principal amenaza electoral para el partido de Rajoy. Los críticos dentro del PP han pedido al Presidente que no confíe sólo en la recuperación y que ataje el descontento entre los votantes, por ejemplo siendo más franco sobre la corrupción política o las dificultades sociales que sufren muchos españoles.

Es decir que el aluvión de críticas no está centrado en los medios nacionales, sino también en los medios internacionales que destacan que la financiación con la compra de bonos a interés negativo no es un mérito de la política de Rajoy, sino del “manguerazo” del Banco Central Europeo y en un fenómeno que está ocurriendo en otros países de la Unión Europea aunque sean solo dos, España e Irlanda, los de la periferia que están viviendo esta situación. Es más algún que otro medio insinúa que los mercados están preparados para un posible cambio político en el país, a pesar de esos buenos datos económicos que parecen ser el eje central de la estrategia estrella del Presidente del Gobierno español.

“La estrategia electoral de Rajoy hasta ahora -señala The Guardian– ha consistido en airear a bombo y platillo la recuperación económica, algo difícil de vender a los muchos españoles que siguen sufriendo los efectos de la crisis y los 150.000 millones de euros de recortes que ha decretado su Gobierno. Desde el 25% de españoles en paro a los muchos nuevos empleados que sobreviven con contratos precarios a jornada parcial, la brecha ha creado un terreno fértil para la subida del partido antiausteridad Podemos”.

  1. antonio says:

    Pero qué les pasa a uds. han perdido el oremus? O es que están de campaña y buscando sponsors? Porque tanto desatino debe tener una justificación, aunque sea espuria

  2. el buho says:

    Tranki Marcello, !lloverá! ahora que el coletas se ha anexionado el Bronx a la Famiglia.