Se agudiza la crisis de UPyD, en beneficio de Ciudadanos

La dimisión del Comité de dirección de UPyD (Unión Progreso y Democracia) de Luis de Velasco, portavoz parlamentario en la Asamblea de Madrid, y los movimientos iniciados por Toni Cantó para crear una plataforma en la Comunidad Valenciana para entrar en Ciudadanos, algo al parecer que se presenta complicado por las primeras reacciones que se han producido en el partido de Albert Rivera, han agudizado, en las últimas horas, aun más, la crisis interna del partido fundado por Rosa Diez como una posible tercera vía en el bipartidismo reinante.

El descalabro electoral en Andalucía, dónde Ciudadanos es el partido que ha ocupado parte de esa tercera vía; la terquedad de Rosa Diez que se ha venido negando a hacer la oportuna autocritica de lo sucedido; la falta de respuesta a las críticas de las principales figuras del partido entre los que se encuentran Velasco, Cantó, Irene Lozano y otros diputados en el Congreso de los Diputados; en fin ,el empeño de Diez en no querer oír lo que piensa su electorado y su única estrategia de ganar tiempo para convocar un Congreso extraordinario, después de las elecciones autonómicas y municipales, parece formar parte de un suicidio político, ya que todas las encuestas y estudios de opinión que se han venido publicando en estos últimos meses auguran un fracaso sin paliativos. Un fracaso de tales dimensiones que el partido corre el riesgo de desaparecer.

Desde hace un año ha sido imposible un acuerdo de UPyD con Ciudadanos y ,en las sucesivas reuniones entre las dos formaciones, Rosa Diez ha manejado los argumentos más variopintos para impedir cualquier tipo de colaboración con un partido que, según ella, sólo tenía estructura en Cataluña y que en el resto de España tenía acuerdos con partidos regionalistas y locales de difícil encaje en un proyecto nacional. Unas veces era la estructura orgánica, otra, determinados temas ideológicos, en alguna ocasión, la falta de transparencia… Excusas para cerrar la puerta a cualquier tipo de colaboración, una y otra vez, le cerraron la puerta a Ciudadanos, igual que Izquierda Unida le cerraba la puerta a Podemos cuando, poco antes de las europeas, intentaron un acercamiento. Ahora puede suceder que sea Ciudadanos el que cierre la puerta a UPyD, como ha insinuado la candidata a la Generalitat valenciana , Carolina Punset.

Han sido precisamente dos de los más valiosos miembros de la dirección de UPyD, los que este lunes son noticia, Luis de Velasco y Toni Cantó, los que han planteado más claramente la situación interna en la que se encuentra un partido que nació para regenerar la vida política nacional, ante la crisis del bipartidismo, y que ni sabe cómo dirigirse a sus votantes ni sabe escucharlos. Velasco insiste en la estrategia equivocada con la que se ha movido el partido y en el engaño que se ha producido porque, desde el principio, no se ha querido ninguna colaboración con otros partidos.

Es lo que también piensa Toni Cantó, candidato de UPyD a la Generalitat valenciana, y que intenta desesperadamente puntos de contacto con el partido de Rivera, después de haber acusado a Rosa Diez de haber engañado a los militantes porque fue a “hacer que pactaba” de manera irresponsable, sabiendo de antemano que no iba a llegar a ningún acuerdo, -engañó a los afiliados, por lo que se ve al votante no- y sólo por eso debería dimitir”. El de Toni Cantó , fue uno de las mejores intervenciones en la reunión del fin de semana en la que, sólo para ganar tiempo, Rosa Diez pospuso todo a un Congreso extraordinario después de las elecciones autonómicas y municipales , algo que ha dejado desconcertado al militante y al votante de UPyD.

“Rosa me dijo un día,- contó, Cantó- que si se te presenta un dilema entre lo que quiere un afiliado o tu votante, no había que dudarlo. Escucha al votante. Pues bien, nuestros votantes ya han hablado. Llevan haciéndolo durante meses y nuestra dirección no les ha escuchado. Y eso debe cambiar. No podemos seguir refugiándonos en la pureza moral. ¿Creemos en una política practicada por dioses o por seres humanos? No pido en absoluto que renunciemos a nuestros principios, nada más lejos de mi intención, pero tengo claras unas cuantas cosas, entre ellas que.los españoles son conscientes de que el nuevo panorama político de este país, esta nueva transición, necesitará pactos y diálogo. Y nosotros nos hemos convertido -esa es la percepción de nuestros votantes, no creo que nadie aquí lo pueda negar- en un partido rocoso y antipático que se ha cerrado cada vez más en sí mismo”.

Cerrado en sí mismo y a los demás. Y dejando el terreno libre a Ciudadanos…