Andalucía: movimiento sísmico controlado, epicentro detenido

Cuentan que en pleno franquismo un gobernador civil de la época, destinado en una provincia andaluza, recibió un telegrama del entonces Ministerio de la Gobernación, que dirigía el general Camilo Alonso Vega (don Camulo  para la oposición) para anunciarle que se esperaba un movimiento sísmico en su zona de mando, y que el epicentro podía estar en la capital de la provincia, bajo su zona de influencia. Con  prontitud, llegó la  respuesta del eficaz gobernador a Madrid en un escueto telegrama “Movimiento sísmico controlado. Epicentro y sus compinches detenidos”.

La respuesta al terremoto político electoral que se produjo el pasado domingo por parte del Gobierno y de su Presidente, al hundimiento electoral del Partido Popular, colocado en las mismas cifras electorales de la refundación, tiene bastantes puntos de semejanza con el telegrama enviado por el  gobernador civil a la autoridad competente que sólo quería prevenir una catástrofe anunciada. La respuesta de Rajoy ha sido similar a la de entonces “Terremoto controlado.Tenemos que cargarnos las pilas”.

Por  lo menos, ese es el telegrama que han transmitido fuentes que saben lo que ocurrió el lunes en el Comité Ejecutivo del partido, reunido en la sede central de Génova, convocado  con suficiente  antelación,  para valorar los destrozos del terremoto electoral,  y al que se negaron a asistir una docena de barones que parecen haber iniciado, con ese significativo gesto, un distanciamiento del “líder máximo”, al que probablemente, terminarán pidiendo que no haga con ellos campaña electoral para las Autonómicas, temiendo que sean,  precisamente  ellos,  quienes reciban ese esperado voto de castigo por la política de recortes,  y por las medidas más impopulares que se han tomado durante la legislatura.

Totalmente al margen de lo que está pasando, el comportamiento de Mariano Rajoy, convencido de que nunca podrán ganar las elecciones, ese conjunto de “zascandiles, amateurs, comentaristas o tertulianos”, sigue donde estaba, sin comparecer en público, sin hacer la mínima autocrítica de lo que ha pasado con su candidato, Moreno Bonilla, asegurando con optimismo, que ha habido una mejora de más de trescientos mil votos respecto a las elecciones europeas del pasado año, pero sin explicación posible de cómo se ha podido producir la pérdida de más de medio millón de votos y 17 escaños, respecto a las últimas Autonómicas en las que ganó el PP con 50 diputados, al borde de la mayoría absoluta.

“Terremoto controlado. Daños colaterales, también”. Esa parece ser la respuesta del Presidente del Gobierno al primer gran descalabro en el inicio de ese calendario electoral que comenzó el pasado domingo, que continúa el 24 de mayo con las Autonómicas y municipales, que sigue con las Autonómicas catalanas y que se cierran con las generales”. Esas sí, esas las gana el Partido Popular” les  ha  asegurado a los suyos, en la sorprendente reunión del Comité Ejecutivo nacional,  en el que la mayoría de los asistentes se quedó sin habla, mientras el Presidente barajaba decenas de hojas señaladas con colores rojos, azules, morados, naranjas… como si fuesen cartas del Tarot.

Simultáneamente los efectos del terremoto llegaban, no sólo a la sede del PP, sino hasta la sede de UPYD, el partido que ha sido  borrado del mapa, absorbido por la fuerza de Ciudadanos, que se ha convertido en el refugio de quienes vienen defendiendo un cambio sensato, de un cambio lleno de esperanzas,  al margen de aventuras improvisadas, que tienen como punto de mira a Podemos, una aventura que no responde a una realidad mucho más compleja que la que viene defendiendo el partido de Pablo Iglesias.

Ciudadanos en estos momentos, se dibuja como el auténtico peligro para el Partido Popular, de cara a las autonómicas y municipales de mayo y, sobre todo, de  cara a las generales.

  1. mozote says:

    Maestro Marcello:
    Rajoy, como buen germanófilo que es, parece ser que la Kaiserin Merkel le ofreció que uno de sus funcionarios, experto en aires marciales muy propios de los Reich alemanes, le podía enseñar a caminar como caminaban los presidentes germanos del 39.
    Rajoy, viniendo de la Kaiserin Merkel ni lo dudó: aceptó aprender a caminar ya que lo que hacía hasta ahora era: trotar, dar saltos, arrastrarse, caminar como un labriego en un campo de piedras, caminar como si subiese fuertes pendientes, etc. Las lecciones del funcionario alemán fueron satisfactorias porque Rajoy, desde el 2012, desfila marcialmente al ritmo del Paso de la Oca lanzando los brazos hacia adelante con energía a la vez que con la boca hace lo que se llama “el pez globo” y guiña el ojo izquierdo con estruendosa agilidad.
    ¡Es admirable el porte y la elegancia varonil de nuestro amado presidente. El gran favor que le hizo su jefa la Kaiserin Merkel!.

  2. viajeroA3 says:

    El tal Pedro Sánchez recuerda permanentemente aquella frase que dice: “es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido, que abrirla y confirmar que se es”.