Europa, preocupada por la pobreza en España

Mientras el Gobierno y el ministro de Economía, Luis de Guindos, acentúan su optimismo sobre la recuperación de la economía, algo en lo que vienen a coincidir todos los servicios de estudios españoles e internacionales, y suben las expectativas de crecimiento calculadas entre un 2,5 y un 3% en los próximos cinco años, algo insólito, con las datos actuales, en los países de la Eurozona, incluida Alemania, están aumentando las desigualdades sociales hasta el punto que se está produciendo la paradoja que los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.

La situación ha llegado a tal extremo que a la lista de numerosos informes de The Save The Children, Cáritas Europa y otras ONG, se ha sumado ahora la propia Comisión Europea, alarmada de que nuestro país albergue a más de 12,5 millones de personas en riesgo de pobreza y exclusión social, y considere que “se ha avanzado poco” en la mejora de la situación de los hogares de bajos ingresos con niños. La Comisión es muy dura con España y le echa en cara que figure entre los países de la Unión Europea que “mayores desigualdades” en materia de ingresos registraron en 2014.

Bruselas pone números y caras a este análisis. Recuerda que los niños y los jóvenes son los grupos “más afectados” por la pobreza, así como las familias monoparentales, que presentan también un riesgo elevado. De hecho, el número de personas que sufren privaciones materiales graves ha aumentado en un 6,2% en 2013, frente a un 5,8% un año antes, (+154.000). Su conclusión no deja lugar a dudas: la situación de grupos específicos, tradicionalmente más afectados por la pobreza y la exclusión social (los inmigrantes, y las personas discapacitadas), “ha empeorado significativamente durante la crisis”.

España “ha avanzado poco en la mejora de la situación de los hogares de bajos ingresos con niños, pese a algunas iniciativas modestas”, dice la Comisión Europea. El sistema de protección social sigue teniendo dificultades en términos de cobertura y de eficiencia, y se aprecia que sus efectos redistributivos entre los diferentes grupos de renta son limitados. Para la Comisión Europea, se observa “alguna mejora” debido a las nuevas condiciones económicas, pero los efectos de la protección social en la reducción de la pobreza, en particular de la pobreza infantil, “siguen siendo escasos en España”.

Una pobreza severa que está amenazando a muchas familias que, hasta hace muy poco tiempo, se encontraban integradas en la sociedad y que están hoy en riesgo de ser excluidas de ella. Y la amenaza se extiende a una parte de la clase media que no está psicológicamente preparada para asumir el tránsito hacia la marginación social. En términos claros, que es incapaz de aceptar psicológicamente ponerse en la cola de una institución social para recibir un plato de comida. Algunas instituciones sociales están pensando ya en armar como si fuesen un escenario teatral supermercados ficticios a los que puedan acudir estas personas que han pasado en muy poco tiempo de pertenecer a una familia integrada, con trabajo, salario y vivienda, a engrosar las filas de nuevos pobres.

Una pobreza impropia del primer mundo como la que hace unas semanas hizo pública la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN), una Red de la que forma parte, entre otras instituciones, Cáritas, Cruz Roja y la Once y que se encarga de analizar la evolución del indicador europeo AROPE, un indicador que combina la renta con el consumo y el empleo. Según la EAPN, el 27,3% de la población de España, más de 12,8 millones de personas, se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social. Vivir por debajo del umbral de la pobreza en España significa que se ingresa menos del 60% de la renta mediana de los 17,6 millones de hogares, cifrada en 23.123 euros anuales, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por otra parte se da el fenómeno de que puede aumentar el empleo e incrementarse la pobreza ya que en muchas ocasiones contar con un trabajo no garantiza, ni mucho menos, erradicar la pobreza y la causa hay que buscarla en el carácter temporal del empleo temporal, parcial y precario. El informe de la EAPN viene a coincidir con el último estudio de Cáritas que llama la atención sobre la llamada “pobreza severa”, es decir, vivir con menos de 307 euros al mes, que afecta ya a tres millones de personas en España, el equivalente al 6,4% de la población. Son el doble de las que estaban en esta situación antes del comienzo de la crisis en 2008.

3 comentarios
  1. Antonio says:

    El abuso en los salarios se da ya en todos los sectores. Ingenieros de caminos y arquitectos no llegan a mileuristas, médicos con contratos de miseria al 75% y así podríamos seguir con una larga lista de personas preparadísimas con salarios de miseria. Y eso sabemos todos quien lo consiente.
    En nuestro país vecino, Francia, el médico cobra como médico, el ingeniero como ingeniero….Aquí se desprecia la cualificación.

  2. PalomaArranz says:

    Y ni hablamos de los que tienen dos o tres carreras y están de cajeros en un supermecado cobrando sueldos miserables. Además del sueldo, ni siquiera pueden desarrollarse para lo que tanto se prepararon

  3. Hermman says:

    Me sumo a la fuerte preocupación que José Oneto de manera muy clara refleja en su artículo. Son tiempos de dar una vuelta total a la situación. Europa tiene que intervenir urgentemente en España, no sólo con informes….

Los comentarios están desactivados.