Draghi y el cuadro en blanco con la palabra “tonto”

El pasado martes Financial Times para explicar la operación de compra de Deuda Pública que acaba de anunciar Mario Draghi recordaba que hace algunos meses, en Nueva York, un coleccionista privado entregó una pequeña fortuna para comprar un lienzo blanco en el que se habían estampado cuatro letras con tinta negra: FOOL (tonto). El cuadro de un artista americano llamado Christopher Wool, había cambiado de manos hace tres años, por 8 millones de dólares. Su nuevo propietario pagó casi dos veces más. Es lo que en el mundo financiero han bautizado como ” flexibilización cuantitativa”, en inglés quantitative easing (expansión cuantitativa monetaria, cuyo acrónimo es QE), un instrumento de los bancos centrales creado como consecuencia de la crisis financiera última que implica la compra de activos con dinero de nueva creación.

En suma, se trata de una medida desesperada de los bancos centrales para estimular una economía paralizada cuando las herramientas habituales, como las bajadas de los tipos de interés a corto plazo, ya no resultan efectivas. Tanto en la zona euro como en USA, los tipos de interés se han mantenido a niveles muy bajos desde la crisis financiera de 2008. Como no es posible seguir bajando los tipos, se ha entrado en lo que algunos expertos llaman la “peligrosísima navegación de la flexibilización cuantitativa”, que es crear de la nada, electrónicamente, nuevo dinero en la cuenta del propio banco central mediante la oportuna anotación por ordenador. Estos fondos se usan a continuación para comprar activos, como los bonos soberanos, para que el dinero vaya hacia la economía real.

Es decir, en este caso para sacar a Europa de una situación mortecina de la que parece no poder salir, y metida de lleno en una peligrosa deflación, con escaso crecimiento, alto paro, una Deuda que ya no pueden absorber los bancos, y una tensión social que, en muchos países, se está cargando incluso el clásico esquema de partidos políticos. Por eso, a pesar de la negativa de Alemania, y de la canciller Merkel, y de la reticencia de Holanda, Mario Draghi, ha decidido poner en marcha un plan de compra de Deuda Pública de 60.000 millones de Euros al mes, durante 19 meses por un total de 1,5 billones de € .

El plan comenzará a implementarse en marzo y durará hasta septiembre de 2016, aunque ha condicionado, en cualquier caso su duración, en función de la evolución del entorno macroeconómico, y hasta que la inflación suba hasta un nivel ligeramente inferior al 2%. La tesis de Mario Draghi es que la compra de Deuda Pública era «necesaria» para la recuperación económica y para llevar la inflación más cerca del objetivo de la entidad, que es del entorno del 2 %.

Draghi para complacer a la canciller Merkel, ha querido dejar claro que la política monetaria debe ir acompañada “con rapidez” de reformas estructurales y recordó a “varios países” la necesidad de reformar el mercado laboral y de facilitar la actividad y las inversiones empresariales. “Es crucial que las reformas estructurales se apliquen con rapidez”, manifestó Draghi. A su juicio, estas reformas deben ponerse en marcha “de manera creíble y eficaz” tanto para garantizar un crecimiento sostenido en la Eurozona en el futuro, como para que crezcan las expectativas de mayores ingresos y se aliente a las empresas a relanzar sus inversiones ahora, adelantándose a la recuperación.

La medida tomada este jueves por el Banco Central Europeo (BCE) llega demasiado tarde ya que ese plan se une reclamando desde el año 2010. Con lo que no se sabe si el plan va a dar resultados o no, a menos que vaya acompañado de medidas de inversión para la Eurozona. En cierto modo, el plan está descontado, según la reacción de las Bolsas.

La realidad es que durante los últimos días se ha producido una gran demanda de deuda pública de la Eurozona y ha hecho posible que España pida prestado miles de millones de euros a unos tipos mínimos históricos. El martes, el Gobierno español vendió́ un bono a diez años por valor de 9 mil millones de euros con un rendimiento del 1,6%, el más bajo en la historia del país. Los banqueros que lideran la venta se vieron inundados con más de 20 mil millones de euros en órdenes, mientras los compradores restaban importancia a la creciente oposición a la flexibilización cuantitativa entre algunos Estados miembros de la UE.

3 comentarios
  1. Lucyinthe Sky says:

    Vaya coleccion de eufemismos por parte de este ex empleado de Goldman Sachs!
    “facilitar la actividad y las inversiones empresariales”: implementar el TTIP satánico.
    Hay alguien que se cree a estas alturas que no es todo un paripé?
    Vivan el proteccionismo, el nacionalismo y la soberanía monetaria !!

  2. miguel says:

    Los economistas actuales son igual que los curas de antes que soltaban latinajos que nadie entendia para explicar las cosas, lo que tenian que hacer es llamar a las cosas por su nombre

  3. Agromenawer says:

    Draghi empieza a soltar millones tres días antes de que la izquierda de verdad recupere el poder en Grecia. Demasiado tarde reacciona este hatajo de filibusteros que han destrozado el estado de bienestar. Ustedes mismos nos han enseñado a donde nos lleva un capitalismo sin control y una política económica al servicio de las multinacionales bancarias: de vuelta al feudalismo. Pero si en Europa aun queda un mínimo de dignidad y gente informada, este teatro macabro que hunde la Unión tiene los días contados. Grecia es el principio del fin de esta involución destructora.

Los comentarios están desactivados.