Un libro sobre el “Cambio de era” y el periodismo de Kapuscinski

Paco Carrillo, politólogo, sociólogo, profesor y embajador de la Unesco, ha querido celebrar su 70 cumpleaños de una forma original e insólita, sacando a la calle un libro que contiene 70 artículos y 1 poema, con el sugestivo título de “Cambio de era”, editado por la Fundación Málaga y el Diario Sur.

Siempre he considerado a Paco como periodista, un gran periodista, desde que comenzó a colaborar, junto conmigo, en el semanario de Acción Católica Signo, la primera publicación que fue cerrada después de la “aperturista” Ley de Prensa de 1966. Desde ese periodismo de denuncia, en esa primera publicación que fue adelantada de la apertura, ese periodismo de denuncia que hacíamos siguiendo la vieja pauta de que noticia es lo que molesta a alguien y, si es poderoso más, (por eso cerraron la publicación a pesar de todas las protestas de la Iglesia), llegamos a establecer relaciones privilegiadas con el partido comunista en la clandestinidad.

Por eso, leyendo, o releyendo, los artículos de Paco Carrillo en su “Cambio de era” se puede comprobar que estamos ante un periodista, y en parte, ante un reportero peculiar, según el concepto que el gran Kapuscinski, tiene del reportero. “Siempre creí que los reporteros éramos los buscadores de contextos, de las causas que implican lo que sucede”. Ese concepto, se percibe claramente en los trabajados artículos de Paco, en los que suele introducir datos, algunos de primera mano, que ayuda al lector a comprender el conflicto, la narración o la reflexión.

onetoEn esta ocasión, son reflexiones sobre todo, de lo que denomina “Cambio de era” ya que, según él, hemos entrado en una nueva era (sin apenas ser conscientes de ello), cuyo marco podría definirse por la globalización financiera en choque con las economías, digamos “nacionales”, por el capital financiero que crea su propio capital especulativo sin la penetración suficiente para sostener la vieja sociedad industrial, y por la revolución tecnológica. De ahí la descolocación de los sindicatos y de los tradicionales partidos políticos, y de ahí también, el cambio que están sufriendo los medios de comunicación a la búsqueda de un modelo alternativo al actual. Todos los países europeos están afectados por estos nuevos hechos, y sus sociedades están “convulsionadas”, a pesar de la aparente calma en algunas de ellas. Están en trance de “pasar a otra era” que Touraine califica de “sociedad de la comunicación”, la sociedad digital.

“Antes -cuenta Kapuscinski- los periodistas eran un grupo muy reducido, se les valoraba. Ahora el mundo de los medios de comunicación ha cambiado radicalmente. La revolución tecnológica ha creado una nueva clase de periodista. En Estados Unidos, les llaman media worker. Los periodistas al estilo clásico son ahora una minoría. La mayoría no sabe ni escribir, en sentido profesional, claro. Este tipo de periodistas no tiene problemas éticos ni profesionales, ya no se hace preguntas. Antes, ser periodista era una manera de vivir, una profesión para toda la vida, una razón para vivir, una identidad. Ahora, la mayoría de estos media workers cambian constantemente de trabajo; durante un tiempo hacen de periodistas, luego trabajan en otro oficio, luego en una emisora de radio… No se identifican con su profesión. “En el fondo han olvidado, esa importante máxima de que el trabajo de los periodistas “no consiste en pisar las cucarachas, sino en prender la luz, para que la gente vea cómo las cucarachas corren a ocultarse”.

El libro de Paco Carrillo, el libro de los 70 artículos y 1 poema, se refiere en extensión la mayor parte, a las relaciones internacionales desde una clara postura de defensa de los Derechos Humanos Universales, desde el punto de vista de Alain Touraine que siempre sostuvo que los Derechos Humanos no son una creación “etnocentrista europea” no aplicable en otras aéreas culturales”

A lo largo de más de cuatrocientas páginas aborda la política, la economía, las relaciones internacionales, los grandes conflictos, las neurociencias, la razón y las creencias a partir de ese pronóstico que hace ese neurólogo de Dallas que sostiene que, todavía, no se sabe en dónde se encuentra los mecanismos de la razón, si en el cerebro o en todo el cuerpo, ni se puede demostrar ni la existencia, ni la no existencia de lo que él llama el gran desconocido: Dios.

Una segunda parte la dedica el autor a Málaga, su ciudad, la ciudad de todos los andaluces, esa Málaga de la que dice el admirado Manolo Alcántara, que “naufragaba y emergía,” y que, en los últimos años, ha emergido definitivamente para convertirse en capital andaluza de la cultura y sin que se haya hecho verdad eso de que lo mejor del recuerdo es el olvido. En fin, la tercera parte, son obituarios, obituarios de personajes a los que conozco a todos o, a casi todos, a compañeros de profesión y amigos :Juby Bustamente, Huertas Claveria, Alejo Jesús García, Pepín Vidal Beneyto, Joaquín Ruiz Giménez Gregorio Peces Barba, Jorge Semprun, Máximo Cajal…, González Ruiz. Personajes que han marcado la historia de nuestro país y cómo no, nuestra propia historia.

1 comentario
  1. Lucyinthe Sky says:

    Un libro muy interesante! Me encanta que hablen de Málaga Ciudad del Paraíso!
    Sin embargo, no acepto como seguro el que el mundo y su modelo de sociedad y economía sigan en la misma direccion que en los ultimos 30 años, donde tiene lugar tanta precariedad laboral incluida la de los periodistas.
    Las cosas son como nosotros los votantes decidamos que sean —– en un nuevo concepto de democracia (democracia 2.0?) el pueblo bien informado toma las riendas y decide día a día como queremos que sea el mundo. Los U.S.A. no pueden bombardear Europa Oeste por oponernos a su hegemonía, así que nos saldremos con la nuestra!!
    La nueva capital de Europa 2.0 será Mälaga ……

Los comentarios están desactivados.