Resumen 2014-2015 : Un año preparatorio para un 2015 decisivo

Si hay algo que ha acaparado la atención y el interés del año que está a punto de irse o, que se ha ido ya, es nada menos que la abdicación del Rey Juan Carlos I y la proclamación de su hijo, Felipe de Borbón y Grecia, como Felipe VI ¿Cuándo se tomó esa histórica decisión? ¿Tuvo algo que ver con esta medida inesperada el episodio de la cacería de elefantes de Botswana , acompañado de Corinna a la que siguió todo un rosario de operaciones de cadera que le han dejado con problemas de movilidad, algo dramático para alguien que en toda su vida ha tenido el deporte y el esfuerzo físico, como punto de referencia?

¿Fue el día de la Pascua militar de ese año, cuando un Rey confuso, dubitativo, parecía no poder terminar su discurso oficial, entre la preocupación de la cúpula militar que, inquieta , no sabia que era lo que realmente estaba pasando.? ¿Fue todo efecto de los resultados de las lecciones europeas del mes de mayo en las que un partido antisistema, Podemos, ponía en duda la eficacia de ese bipartidismo que había dado estabilidad al país desde la aprobación de la Constitución de 1978?

Fueran cuales fueran las circunstancias de esa abdicación. que cierra un periodo de treinta y nueve años de Reinado, la realidad es que, quien siempre mantuvo que los Reyes no abdican y que mueren en la cama, se alejaba, definitivamente, del poder, sin molestar, y haciendo todo lo posible porque el Reinado de su hijo fuese tan duradero y fructífero como el suyo. Se cerraba toda una etapa histórica, que se inició con la muerte del General Franco en Noviembre de 1975 y un final de ciclo marcado por desprestigio de la Casa Real, al que tanto ha contribuido el hijo político del Rey, Iñaki Urdangarin.

Casado con su hija menor, la Infanta Cristina de Borbón, acusado, entre otros delitos, de tráfico de influencias, estafa, delito fiscal y blanqueo de capitales, por los que, con toda seguridad, entrará en prisión, después de una petición fiscal de nueve años y medio de cárcel. En su aventura de aprovecharse del dinero de la Administración a cambio prácticamente nada, de ningún trabajo serio, el hijo político del Rey, un jugador de balonmano ambicioso, que siempre presumió de ser Duque de Palma, arrastraba a su esposa, la Infanta Cristina, en sus aventuras económicas según el juez del caso, que ha decidido sentarla también en el banquillo de los acusados, por dos delitos fiscales, cometidos por la patrimonial Aizoon, propiedad del matrimonio.

Si nos fijamos más en las cifras, 2014 parece ser, por ahora, y si no se tuercen los pronósticos, el año en el que dejamos atrás la crisis económica y empieza a haber cierto clima de optimismo y de recuperación económica, aunque ese optimismo no haya llegado a la economía real, ni al crédito, ni a los sectores más desfavorecidos de nuestra sociedad. En su comparecencia anual en el Salón de Tapices del palacio de la Moncloa, Rajoy ha destacado, en vísperas del fin de año, que el crecimiento en 2015 puede ser mejor incluso del previsto (2 por ciento) si la coyuntura se mantiene favorables con unos tipos de cambio del euro y el precio del petróleo bajos. “Todo indica que hemos pasado lo peor, pero no se puede bajar la guardia ni dar marcha atrás en la senda de la recuperación. Queda mucho por hacer”, ha advertido el presidente del Gobierno agradeciendo a los españoles su coraje y responsabilidad. “Pueden sentirse orgullosos de su país”.

El empleo seguirá siendo la gran prioridad, y Rajoy ha anunciado que 2015 será un año “muy bueno” en ese aspecto, y todo indica que crearemos más empleo que el resto de los socios europeos. “Estas son las primeras navidades de la recuperación y la creación de empleo”, ha señalado, aunque, como ha reconocido, todavía hacen falta muchas como estas. “En estos tres años hemos conseguido dar la vuelta a la situación económica y a la imagen internacional de España”, ha señalado.

Aún así, hay que recordar que cerramos el año con una tasa de desempleo del 24,1%, una de las más altas de la Unión Europea. El drama de la inmigración, la aprobación de la leyes de Seguridad Ciudadana y de la Justicia Universal han condicionado toda la legislatura y si hay algo importante que se ha frenado de cuajo es todo intento de reforma constitucional .2014 ha sido, pues, el año del inicio de la recuperación económica. Acabaremos el año con un crecimiento del 1,3 por ciento y la prima de riesgo a niveles de mediados de 2010 y las previsiones para 2015, con una Europa agónica , dónde Francia e Italia no parecen salir de la crisis y Alemania se ha convertido en una locomotora renqueante del crecimiento de la eurozona.

Por otra parte 2014 ha sido el año del protagonismo de los jueces que han empezado una auténtica cruzada contra la corrupción , el verdadero cáncer de la democracia española . Las cárceles este año se han abierto a los políticos (el expresidente balear Jaume Matas, el responsable máximo del PP de Castellón, Carlos Fabra, el todopoderoso secretario del PP madrileño Francisco Granados , el extesorero del PP Luis Bárcenas, ect…), empresarios como el expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán o personajes menores como concejales, responsables de urbanismos, alcaldes, e incluso, figuras de la canción como Isabel Pantoja, todos relacionados con casos de corrupción.

La ciudadanía cada vez mas indignada ha asistido, asombrada, al desarrollo del caso Nóos, el interminable caso Gürtel, a las graves incidencias del caso Barcenas, a la Operación Púnica, a los vergonzosos casos de los ERE andaluces y los cursos de formación, el gran fraude de los sindicatos, a las peripecias de los escándalos de Jordi Pujol y de su esposa Marta Ferrusola y de sus numerosos hijos (Jordi, Josep, Oriol, Oleguer….). Estamos hablando de un total de 1700 causas abiertas por corrupción en 2014 con más de 500 imputados y que dejan a España como el país número 37 del mundo sobre el índice de corrupción., un triste puesto.

Ha sido esa sensación de corrupción generalizada , de indignación de la ciudadanía, lo que ha propiciado el clima para la formación del huracán Podemos, con lo que el bipartidismo ha empezado a cuartearse y ha empezado a temblar con esta nueva tendencia política que ha conseguido sentar como eurodiputado a Pablo Iglesias y a cuatro de su formación en el Parlamento Europeo, y que se propone cambiar radicalmente el actual panorama político nacional. Y no solo tenemos esta cara nueva, en la política española.

El nuevo secretario general del PSOE, el joven Pedro Sánchez , un hombre con buena formación, que habla inglés y francés y que ha formados parte de misiones internacionales, se postula como candidato a la Presidencia del Gobierno por el Partido Socialista. Nuevos aires llegan a las fuerzas políticas y una profunda renovación generacional se está produciendo en los partidos políticos, incluso, en Izquierda Unida, donde Alberto Garzón tomará el relevo de Cayo Lara.

Y no debemos olvidar el pulso marcado por Artur Más y un 9-N que no tuvo los resultados que preveía el presidente catalán que, aún teniendo la negativa del Gobierno, hizo su propia consulta en la que menos del 50% de los catalanes mostró su opinión, pero que ha dejado la pelota dónde estaba, aunque todo hace pensar que 2015 puede ser una fecha decisiva para poder encontrar una solución que evite la separación de España… Una solución cada vez más difícil, sobre todo, por pura desidia de los políticos.