Autonomías: siguen viviendo por encima de sus posibilidades

La “mutualización” de la Deuda de las Autonomías, algo que se ha sacado de la manga el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro en plenas vísperas electorales, para afrontar un problema económico que se ha desbocado, producirá de nuevo, tensiones en la Cumbre de Política Fiscal y Financiera, que se celebrará esta semana, especialmente entre Comunidades que han cumplido con rigor los objetivos de déficit, y que se consideran discriminadas frente a otras, que han superado de nuevo con creces esos límites, como es el caso de Cataluña y de la Comunidad Valenciana. La actual Deuda de las Autonomías ha superado ya los 232.000 millones de euros.

Ante el desbordamiento e incumplimiento de esos objetivos de déficit se ha planteado, incluso, la posibilidad de que el Gobierno perdonase una parte de la Deuda, algo que es rechazado de plano por Hacienda, ya que entre otras cosas Valencia y Cataluña, serían de nuevo beneficiadas. Lo que sí se ha decidido, cuando va a empezar la campaña preelectoral dentro de unas semanas, es rebajar a cero el interés con el que las Comunidades tienen que devolver los adelantos económicos que se producen a través del FLA (Fondo de Liquidez Autonómico) y del plan de pago a proveedores.

Entre el fondo de liquidez autonómico y el plan de pago a proveedores, las comunidades han recibido más de 85.000 millones de euros desde 2012, una financiación con la que han pagado deuda atrasada y han hecho frente al déficit. Es lo que a algunas Comunidades como Valencia y Cataluña ha impedido entrar en la bancarrota total, porque no hubieran encontrado otras fuentes de financiación, a la vista de las dificultades de los mercados y los elevados tipos de interés. En el último Consejo de Política Fiscal y Financiera, celebrado en julio, se aprobó rebajar los tipos de interés del fondo de liquidez autonómica de 2012, 2013 y 2014 al 1%. Un tipo de interés reducido que entró en vigor el 1 de octubre y estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2015. Según los cálculos de Hacienda, eso permitirá un ahorro de 409 millones para este año, y de 1.637 millones para el siguiente.

Pero ahora, lo que Montoro propone es que el interés que las Autonomías tienen que pagar por la financiación de la Administración central sea cero. Es decir que como hay comunidades que no cumplen, hay que premiarlas .Por eso, como sostienen muchos expertos, perdonar los intereses de la mora es el primer paso para mutualizarla entre todos los españoles. De esta forma, pueden seguir gastando a manos llenas, sin ningún control, y sin pagar ningún interés, sin ninguna penalización, y sin ningún recargo, porque el dinero es gratis para dilapidarlo, y para no afrontar urgente eliminación de gastos superfluos de empresas públicas, de televisiones públicas e, incluso, como en el caso de Cataluña, de representaciones diplomáticas publicas en el extranjero.

El caso de Cataluña es especialmente hiriente para otras Comunidades que se han esforzado por cumplir con los objetivos de déficit, y que no han acudido a las ayudas del Fondo de Liquidez o del plan de pagos a proveedores. Hay que subrayar que Cataluña acapara más de una cuarta parte del endeudamiento de las 17 Autonomías, y que junto con Valencia y Andalucía tiene más de la mitad de toda esa Deuda.

De los 62.837 millones de euros que el Estado ha repartido entre las Autonomías con dificultades, más del cuarenta por ciento (un total de 25.419) han ido a parar a las arcas catalanas con las que se ha financiado y se han ido pagando las deudas contraídas con una Deuda Pública total de más de 63.000 millones de euros. Cataluña es la comunidad autónoma más endeudada en términos absolutos. Esa deuda equivale a más de un treinta por ciento del PIB catalán. Hasta el mes de septiembre Cataluña adeudaba a los autónomos 590 millones de euros… algo que parece no importarle mucho absorbidos como están con la independencia, y con las elecciones plebiscitarias.