Corrupción: Rajoy asediado en el Parlamento

El día después de que el Presidente del Gobierno pidiese perdón por los casos de corrupción de su partido y por determinados nombramientos de personas que no se lo merecían y que han resultado implicados en casos de corrupción, se ha convertido para él, en un verdadero infierno. Toda la oposición, aprovechando un Pleno convocado para un debate sobre el último Consejo Europeo, le ha pedido que, además de solicitar el perdón de la ciudadanía, dé explicaciones en el Parlamento de los numerosos casos de corrupción que afectan a su partido, especialmente al último, que estalló el pasado lunes con la puesta en marcha de la “Operación Púnica”, en la que fueron detenidas medio centenar de personas, entre políticos y empresarios, la mayoría de ellos, con vinculaciones con el PP.

El debate en el Parlamento, ha sido bronco y tenso, y el Pleno sobre Europa, frente a la impotencia del Presidente de la Cámara, se ha convertido en un Pleno sobre la corrupción, ese que han solicitado formalmente todos los grupos políticos, y al que se opone el PP, y que, al final, tiene que ser debatido este jueves, en la Comisión Permanente, dónde es muy probable que lo vete el portavoz del Grupo Popular que sostiene que es “trasnochado” usar políticamente el tema de la corrupción en unos momentos en que, lo más importante, es llegar a un consenso sobre medidas a tomar, algo que el PSOE se niega ante el temor de críticas por parte de Podemos, que sigue esgrimiendo la consigna de que PSOE y PP, la misma mierda es, un grito que hizo fortuna en las manifestaciones del 15 M, y que ha sido incorporado a la lucha del partido que dirige Pablo Iglesias.

Cuando más orgulloso estaba el Partido Popular, que había creído que, con la comparecencia del pasado Martes en el Senado del Presidente del Gobierno, pidiendo perdón por los casos de corrupción y reconociendo los errores que se habían cometido en los numerosos casos que han venido saliendo a la luz pública, con gran indignación de la ciudadanía, e intentando justificar determinados nombramientos, que luego han salido implicados en sendos casos de corrupción, se ha visto sorprendido por la durísima actitud del líder de la oposición, Pedro Sánchez, que, aprovechando el Pleno de este miércoles, ha abierto un cara a cara con el Presidente del Gobierno, al que ha acusado de “estar asediado por los casos de corrupción”, rompiendo de esta manera cualquier posibilidad de un pacto contra la corrupción que se viene negociando desde hace semanas.

Pedro Sánchez, que deliberadamente ha querido estar ausente del desayuno informativo de este miércoles de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, donde sorprendentemente nadie le ha preguntando por los casos de corrupción de Andalucía (EREs, y cursos de Formación) ha preferido enfrentarse con Rajoy en el Congreso de los Diputados, y pedirle explicaciones sobre los casos de corrupción en su partido, después de la redada efectuada el pasado lunes que ha levantado una verdadera ola de indignación en todo el país, hasta el punto de forzar al Presidente del Gobierno y a la presidenta del partido en Madrid, Esperanza Aguirre, a salir ante la opinión pública y pedir perdón a los españoles por casos que han llegado a rebasar todos los límites.

En el Parlamento, cuando Rajoy no se lo esperaba, el secretario general del PSOE, ha querido referirse a los nombramientos de Ángel Acebes, Dolores de Cospedal y Luis Bárcenas, entre otros, que fueron realizados en su momento por Rajoy, y sobre los que, según dijo, debe asumir las correspondientes responsabilidades. También, ha mencionado a Ana Mato, ministra de Sanidad, y ha pedido que sea destituida por la gestión de la crisis del ébola. “No espere a que se den de baja voluntariamente los militantes como ha hecho Rodrigo Rato. Estoy convencido de que la mayoría de militantes y cuadros del PP son decentes, pero por el bien de sus ciudadanos actúe, porque el problema del PP no son sus militantes, sino sus dirigentes”, ha asegurado.

“A usted señor Rajoy le cuesta comparecer para dar explicaciones y cuando lo hizo una vez fue para contarnos que le engañaron”, ha asegurado el socialista recordando la comparecencia del 1 de agosto de 2013 sobre el caso Bárcenas. “Por el bien de la democracia, le estamos esperando”, ha concluido, refiriéndose al Pleno extraordinario que han pedido que se celebre la próxima semana, petición a la que se han unido tanto Rosa Díez de UPyD, como el dirigente de Izquierda Unida, Cayo Lara.

Rajoy ha contraatacado recordándole a Sánchez los escándalos con los que tiene que lidiar el nuevo secretario general del PSOE, que, aunque no sean suyos, si son de Susana Díaz en Andalucía y de Tomas Gómez en la Federación Socialista madrileña, con el caso del Alcalde de Parla, detenido en la macro redada del pasado lunes, al que ha recordado al borde del llanto pero del que no ha querido, por el momento, asumir ningún tipo de responsabilidad política.