“Podemos” alarma al resto de los partidos…

Esta semana comienza de hecho el curso político y el “cuadro de situación” no ha cambiado mucho desde las últimas elecciones del pasado mayo con una característica dominante: “Podemos”, el partido político que se montó de forma apresurada en pocos días, para las elecciones europeas, y que ha trastocado todo el mapa político nacional, anunciando la crisis del bipartidismo, ha llegado para quedarse porque no fue, simplemente, un fenómeno coyuntural de cabreo del electorado.

La encuesta que publica este domingo El Mundo así lo indica: “Podemos” está solo a un punto del PSOE, tiene cinco veces más apoyos que Izquierda Unida, multiplica por cuatro los votos de UPyD, y triplica los apoyos que consiguió en las elecciones del pasado mes de mayo. Es decir, que estamos en el peor momento de los dos principales partidos que han gobernado el país desde la llegada de la democracia , ya que entre los dos apenas sobrepasan el 50 por ciento (PP 30,1 y PSOE 22,3), con un tercer partido “Podemos” en ascenso (21,2 %, frente a un 9,2 por ciento en mayo y cinco eurodiputados) , con una Izquierda Unida que sigue perdiendo apoyos (4,1%) y con una UPyD que también pierde predicamento y cada vez se encuentra más lejos de convertirse en el partido bisagra con el que sus dirigentes , especialmente Rosa Diez, pretendían ejercer de arbitro en la política española.

En estos momento, el árbitro de la situación política es la formación de Pablo Iglesias, el político más valorado por los ciudadanos (junto con otros dos dirigentes nuevos Pedro Sánchez y Albert Rivera), sin que haya tenido ningún tipo de responsabilidad aunque, eso sí, probablemente, ha venido diciendo y prometiendo lo que el ciudadano quiere escuchar. La encuesta ha producido alarma y preocupación en todos los partidos políticos por el tsunami que puede producir en unas próximas elecciones. Problema para el PP porque la cruzada de Iglesias va dirigida contra todo, pero, especialmente, contra el partido en el poder, causante de todos los males presentes y futuros.

Problema para el PSOE que puede tener la tentación de girar a la izquierda intentando disputar el voto a “Podemos” y, abandonando ese espacio de centro derecha desde el que ha conseguido varias mayorías absoluta. Problema para UPyD que tiene pocas posibilidades de futuro a menos, como señala la encuesta, haya un acuerdo con Ciudadanos, acuerdo que depende de Rosa Diez y no de los militantes, la mayoría de los cuales serian partidarios de un acercamiento entre los dos partidos. Y, finalmente, problema para Izquierda Unida que pierde seis puntos desde mayo y que poco a poco está siendo devorada por “Podemos”.

El “cuadro de situación” se completa, y en cierto modo coincide, con el estudio de Metroscopia que publica El País en el que, como gran dato del fenómeno de cambio que se está produciendo en la sociedad española, es que los partidarios de una reforma de la Constitución son ya mayoría absoluta. Y que el nuevo tiempo político que se vislumbra debería suponer un giro radical en los modos y estilos de partidos y dirigentes.

No deja de ser curioso que los españoles que están profundamente enfadados con partidos y con políticos, exijan que para salir de la actual situación, se den pasos para poner en marcha una “segunda Transición”, una Transición entendida como dialogo en la vida política nacional, generosidad, altura de miras, mutuo respeto y predisposición a concesiones reciprocas. Es decir, la vuelta a los mismos valores que predominaron en los primeros años del cambio político en nuestro país y que, últimamente, han sido puestos en duda, en tanto son una gran mayoría los que piensan que fueron excesivas las concesiones, a las que, ahora, habría que poner remedio.